Humores del Mundo - Mundo de los Humores | Humor judío - humor israelí / Dios y la Risa

Osvaldo Macedo de Sousa
Historiador, escritor, curador, promotor y especialista en humor gráfico.
Humores del Mundo - Mundo de los Humores  | Humor judío - humor israelí / Dios y la Risa

 

No es lo mismo hablar de humor judío que hablar de humor israelí, aunque ambos pueden ser cómplices en algunos aspectos y en la judeidad cómica. Si el primero ha sido la catarsis de un pueblo en diáspora, el israelí, más sionista, está imbuido de la sátira política de una geografía, de una ideología colonialista en la recuperación de un territorio “perdido” durante siglos. Por tanto, podemos decir que si bien su historia tiene poco más de medio siglo, el humor judío es milenario.

¿Será que Aquel cuyo nombre no debemos decir tiene humor y lo ha puesto de manifiesto en los textos sagrados? Nadie lo duda. Los historiadores del humor suelen decir que hay 12 chistes principales, ya están en la Biblia, y el resto no son más que variaciones. Esta “anécdota” tiene una base cierta, ya que la risa divina está en los orígenes del pueblo judío y enseguida encontraron la esencia del humor - «Dios se rió y se hizo el mundo».

Abraham, el patriarca de este pueblo (y de todos los monoteístas occidentales – judíos, cristianos, musulmanes… ateos… que, a pesar de tener el mismo Dios, se pelean por su preferencia y su sonrisa) experimentó enseguida el humor de Dios – él y sus esposa, Sara, cuando incrédula de que los nonagenarios iban a ser padres se rió del mensajero celestial; Dios ordenó bautizar a este hijo con el nombre de Isaac (Yits'haq - el que se reirá de la incredulidad del poder de Dios). Entonces Dios le juega una mala pasada a Abraham cuando le pide que vaya a sacrificar a su hijo en la cima de la montaña... A lo largo de la Biblia, los nombres de los personajes tienen una doble lectura, todas las historias tienen una interpretación paralela, así como las metáforas, proverbios y cantos que enriquecieron este sagrado testimonio. Esto no se puede leer literalmente, sino que se debe meditar, interpretar y redescubrir en el mensaje más allá del juego de palabras e ideas donde el humor flota libremente, muchas veces sin que nos demos cuenta.

Dentro del judaísmo, los jasídicos son quienes mejor exploran este lenguaje pedagógico, y quienes mejor lo utilizan como medio para sobrevivir a los horrores que la vida ha traído a un pueblo constantemente perseguido. Para ellos, la alegría es un valor esencial en la vida, porque, como dijo el rabino Baal Shem Tov, el humor es lo que guía a la mente de un lugar de conciencia estrecha a un lugar de conciencia plena. Por otro lado, el rabino Najman escribió: "¡La gente está triste porque nada les va bien, sin darse cuenta de que nada les va bien porque están tristes!" Así, en sus rituales hay danzas, cantos y alegría.

La alegría se convierte en norma judía, prescrita en celebraciones religiosas (Bat, Bar Mitzvah…), donde incluso se impone. En la antigüedad, hubo una celebración que incluso tuvo el nombre de «Fiesta de la Alegría», y de la que nació un dicho: «Quien no ha visto la alegría en la Fiesta, no sabe lo que es la alegría».

Otra celebración ligada al humor y la alegría, y que aún hoy se celebra, teniendo lugar durante el mes hebreo de Adar, es Purim. Se lleva a cabo para conmemorar el Decreto de Amman, que liberó al pueblo judío del yugo persa. Esto sucedió gracias a Ester y Mardoqueo, con Mardoqueo simbolizando el bien y Amán el mal. Esta fiesta debe celebrarse con total alegría, si es necesario, con la ayuda de bebidas alcohólicas, hasta el punto de no poder distinguir más entre el bienaventurado Mardoqueo y el maldito Amán. En esta fiesta también se utilizan máscaras, y otros juegos humorísticos para la interacción social y la inversión de los valores del mundo.

Sin embargo, no se acepta todo humor y alegría, ya que son bastante intolerantes con la ligereza de gestos, acciones y risas y, por ello, tienen el término «sakhaq» que incorpora la risa alegre y el «iaag» que es la risa sarcástica y malvada. ser evitado.

El judaísmo no era una religión que se imponía, sino que germinaba y, por tanto, siempre podía reírse de sí misma. Esta es quizás la gran diferencia con las otras dos religiones monoteístas que nacieron en este Medio Oriente, basadas en la historia judía, pero queriendo imponerse como una nueva revelación divina.

Como el pueblo judío de hoy es un conglomerado de grupos de los cinco continentes con historias similares pero diversas, el humor tiene una singularidad. Es sarcástico, quejumbroso, resignado, la mayor parte del tiempo, desconcertante y negro. El judío se ríe de sí mismo, de sus estereotipos, evitando reírse de los demás. Media en los conflictos entre las personas y las estructuras de poder con una sonrisa salomónica. Lucha contra las hipocresías, la arrogancia y la venalidad. El humor judío lucha por una ética personal sin prejuicios, por una sociedad más justa, casi como una oración, casi como un viaje más al «muro de los lamentos».

Para los “goi”, los no judíos, la herencia contemporánea de este espíritu irreverente y filosófico es el stand up comic, la cantidad de comediantes judíos que pululan en el mundo y en Hollywood. En USA más de la mitad de los comediantes son judíos: los hermanos Marx, Woody Allen, Danny Kaye, Mel Brooks, Gene Wilder, Peter Sellers, Bette Midler, Zero Mostel, Seinfeld, John Stewart, Don Rockies, Larry David, Larry King, entre otros.

De la diáspora a la utopía, del sueño al reencuentro, fluyeron cascadas de humor terapéutico, artilugios de supervivencia de un pueblo que, a pesar de todo el fatalismo de su existencia, nunca se rindió, no sólo riéndose, sonriéndose a sí mismo, sino encontrando su “tierra prometida”.  Así se formó el famoso "humor judío".

A veces, los sueños de unos pueden ser la pesadilla de otros, porque nuestras acciones siempre interfieren con los demás, beneficiándolos o perjudicándolos. Así, con sangre, lágrimas o sonrisas, después de más de un milenio y medio, renacía el Estado judío, Israel. La pregunta aquí es: ¿es el humor judío, el humor de las personas en diáspora, lo mismo que el humor israelí, el de una sociedad geográfica y territorialmente instalada, con preocupaciones políticas y sociales específicas? Cuando en 1993 coorganicé con la Asociación de Caricaturistas de Israel su primera retrospectiva, Israelidades, el académico israelí Elon se lamentó: «El humor judío tradicional, con su incisiva autoironía, ha desaparecido entre los israelíes. Su ámbito ahora se restringe al gobierno y la política»

Interrogado sobre este punto, el caricaturista Ilya Katz me respondió: «El humor israelí es mucho más rico que el “humor judío” de los judíos de Europa, porque ahora viven en Israel judíos de diferentes continentes, que trajeron aquí las peculiaridades del humor de sus países, enriqueciendo esta mezcolanza humorística».

¿Cuál es el género artístico más predominante, la literatura, la oralidad, el teatro y la historieta? «De hecho, no se puede decir que haya uno más específico, ya que se manifiesta en todos los géneros artísticos como el cine, la literatura, el oral, el teatro y el dibujo humorístico».

¿Y qué caracteriza a este humor israelí? «Se trata fundamentalmente de la vida en Israel, sus peripecias y burlas, sin dejar de burlarse de la vida de otros judíos en el mundo y de todo lo que les pasa y les passa».

¿Es la vida difícil para un comediante en Israel? "Claro que no".

Son muchos los artistas que se expresan en este universo y en la caricatura, podemos decir que los primeros trabajos publicados datan de principios del siglo XX, pero sería a partir de la década de los treinta que comenzarían a ganar espacio en el nuevo panorama regional. prensa, concretamente en el periódico Davar con obras de Arie Navon. En 1939, apareció el primer semanario humorístico: Egel Há'zahnav. Cuando se proclamó el Estado de Israel en 1948, el dibujante Kriel Gardosh, más conocido como Dosh, creó el personaje «Srulik», figura iconográfica del joven israelí, pueril y pionero, en el diario Ma’ariv. Esto se convirtió en el símbolo de la joven nación, su ícono humorístico, que a veces todavía se usa hoy.

 

Y como este es el mes de Navidad, celebrando el nacimiento de un judío en tierras de Judea, acompaño este texto sobre los Humores del Mundo con otros sobre el mundo de los humores.

 

Mundo de los Humores - DIOS Y LA RISA

Por: Osvaldo Macedo de Sousa

 

Los que creen saben, aunque yo no sepa nada concreto. Es la eterna duda socrática de saber o no saber, esa es la cuestión. Creo que hay un Poder Superior. A través de mi educación me enseñaron a llamarlo Dios, con el Mensaje de conducta existencial transmitido por Jesús. Otros rezan al mismo Dios, a través de mensajes transmitidos por Abraham, Moisés... por Mahoma,... por Buda... Todos creen, y todos sueñan que tienen la única verdad.

En realidad, las historias entre ellos varían poco y el Mensaje puede parecer diferente, pero la esencia es la misma. El Mensaje es casi similar, solo que envuelto en diferentes formas fonéticas.

El problema no está en Dios, sino en las palabras de los Hombres. Que lo digan los traductores. No es fácil traducir perfectamente las ideas, los pensamientos contenidos en las palabras de los demás. Peor aún cuando ese Mensaje pasó por varios escribas, por varias mutaciones de la lengua, o lenguas, porque como dice el refrán - el que cuenta un cuento suma un punto. Por eso el mismo Dios tiene tantas religiones, tantas sectas, tantas variantes.

Creo que en el fondo hay algo divino en los “Libros Sagrados”, pero lamentablemente muy adulterados por las conveniencias de los Hombres a lo largo de siglos de interpretaciones. La primera de las preguntas que cuestiono en esta Historia divina es cuando dicen que fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios. Por un lado, no puedo aceptar que Él sea tan feo. Por otro lado, no creo que Él sea tan despiadado, tan sanguinario, tan dictatorial. Yo sí creo que Dios fue idealizado a imagen y semejanza del Hombre.

La segunda cuestión que me plantean los “Libros Sagrados” es la falta de justificación de la rareza en la que Dios aparece riendo, o sonriendo, porque son raros los momentos en los que describen la risa divina, como si esta extraordinaria facultad de la inteligencia fuera sólo humano. Copistas y traductores, o no comprendieron la profundidad de los mensajes, la irreverencia irónica o cómica de las alegorías, parábolas, paráfrasis, frases moralistas, o “boicotearon” el mensaje humorístico en una dramaturgia trágica de la palabra. La esencia de la vida es la tragedia de la supervivencia, y sólo los seres superiores pueden darse el lujo de mirar la vida cotidiana con humor. Para los Hombres que eran transmisores de palabras divinas, siempre fue más fácil imponer el respeto por una tragedia que por una comedia. Es más fácil traducir conceptos dramáticos que cómicos. Es más fácil imponer un Dios estruendoso y castigador (un Padre tirano) que un Dios feliz y cómplice de irreverencias en el camino del Bien (un Padre prójimo).

La primera mala interpretación comienza justo en la creación del mundo. Sobre un papiro alquímico del siglo XVI. III d.C. (conocido como el papiro de Lleida), alguien describió que de la risa de Dios nació el Mundo. De la primera risa viene la Luz; del segundo nace Agua; del tercero surge Ermes; de la cuarta a Generación; del quinto, Destino; del viernes el Tiempo…. Y en el séptimo Dios respiró hondo. Pero, como terminó llorando y riendo, el alma nació de las lágrimas.

La Concepción y la Risa son un tema común en varios mitos, en los que la teoría del “Big-Bang” no hace más que ilustrar con mayor profundidad. Cuando la explosión cómica se produce en nuestro cuerpo, nace una nueva visión de la vida. De la explosión cósmica nació el Universo. De una risa divina pasó a ser Luz, separando las tinieblas del conocimiento, dando nueva esperanza al Universo.

Después de la creación del mundo, viene la cuestión del nacimiento del Hombre, donde la historia de la serpiente y la manzana está muy mal contada. Es cierto que la serpiente, o un animal que sale del agua arrastrándose, aparece en muchos mitos de la creación y en muchas explicaciones científicas. Es cierto que a los satíricos ya los críticos se les llama a veces lenguas de víbora, en las que la ironía es como los meandros del pensamiento. Sin embargo, casi podemos garantizar que la serpiente de Adán y Eva no era humorista.

En nuestra investigación no pudimos identificarlo, pero en relación a la manzana tenemos algunas sospechas. Cuando dibujó con Adán y luego creó con Eva, parecía haber creado el Paraíso. Dos tontos enamorados que no vieron nada más a su alrededor. Todo era hermoso, todo era un atardecer en una terraza junto al mar. Parecía perfecto, no necesitaban trabajar, la mesada era suficiente, las olas eran buenas, la música era perfecta... Sin embargo, faltaba algo... En Man siempre falta algo, un vacío, un insatisfacción por no tener, o por tener... ahí es cuando aparece la serpiente de la nada. Nunca sabes de dónde vienen, pero lo hacen. Un animal descontextualizado en la calma paradisíaca, vendedor de otros paraísos como “éxtasis” u otras alucinaciones, depredador de insatisfacciones, envidioso que quería vender copias piratas del árbol del conocimiento, pirata de “descargas” de sabiduría .

Había, según el relato (sobre todo cuando son religiosos), un árbol del Saber que producía las mejores manzanas de la filosofía humorística, ese fruto que abre los ojos al progreso, que con su irreverencia abre nuevos mundos al saber. Fue esta tentación la que se deslizó ante la pareja enferma. Adán, inducido como siempre por Eva, lo intentó... pero era tan codicioso que se atragantó con el chorro de jugo del conocimiento. Así nació la manía de que el hombre fuera el bufón de la corte para disfrute de la mujer que luego lanzó la primera risa humana. En este explosivo “Big-Bang”, la realidad se impuso. El hombre conoció entonces la inteligencia abstracta y objetiva, descubriendo que no existe una sola verdad, sino diferentes perspectivas del mundo. Se hizo obligatorio elegir entre el optimista y el pesimista según el libre albedrío de cada uno.

Así se revelaba la eterna comunión entre el humor y lo divino. Nacía así el eterno enfrentamiento entre la comedia y la religión, dos caras de lo sagrado que el maniqueísmo humano dividía en impuro y puro, en “no serio” y “serio”.

 

Imagen
osvaldjudioo1.jpg
Imagen
osvaldojudio2.jpg
Imagen
osvaldojudio3.jpg
Imagen
osvaldojudio4.jpg
Copyright © Osvaldo Macedo de Sousa. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.
Destacado 4
Desactivado