Entrevista a Luis Freire Sarria

Humorista literario. Perú.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

LUIS FREIRE: No tanto, prefiero que las lean.

 

PP: En este año 2014, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

LUIS FREIRE: En la televisión, chato, lamentable. EN la radio no lo sé. En el teatro prospera la comedia individual o stand up comedy o espectáculo de un solo comediante, generalmente crítico, político y ácido. En la gráfica solo un puñado de buenos humoristas esencialmente políticos. El humor escrito no le interesa a los medios impresos, salvo alguna excepción. Solo existe un suplemento humorístico gráfico- escrito en un diario. En la literatura si se despliega el humor. ​

 

PP: En todos los países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

LUIS ​FREIRE: No he escuchado nunca esa frase por aquí. De hecho, existe un humor popular chonguero pero también que “desviste” a los políticos y cuanta figura pública es pública. La “chapa” o sobre nombre es un arte nacional que hinca siempre en algún defecto o característica negativa de la persona. A un borracho X, por ejemplo, le pueden decir: “Vampiro”, porque no puede vivir sin chupar; “Etiqueta”, porque vive pegado a la botella; “Mechero”, porque solo el alcohol lo enciende; “Culebra”, porque se mueve siempre en zigzag. Una vez escuché que a un cojo lo apodaban “Martillo neumático”, porque golpeaba el cemento con un solo pie. ​

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

LUIS FREIRE: Es tan fácil o difícil hacer reír como llorar dependiendo de la calidad de la risa o la lágrima que se quiera provocar. Los noticieros televisivos buscan provocar el llanto compasivo y lo logran fácilmente, las telenovelas igualmente. Con esa misma facilidad el humor barato arranca las risas simplonas del público. El verdadero humor es tan difícil como el drama de calidad. ​

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

LUIS FREIRE: Yo no soy humorista, soy un escritor que genera humor. Pasada la melodramática adolescencia, el humor apareció en mi escritura sin que me diera cuenta, como una manifestación de mi descontento conmigo mismo, la sociedad y el universo en que vivo. Yo no escribo para hacer reír, yo escribo por el placer que me produce la invención, así como para expresarme como persona y como partícipe de mi tiempo​.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

LUIS FREIRE: Nace y se hace, nace con el talento para producir humor y se hace cuando la rebeldía, la soledad o alguna situación biográfica lo impulsan a la ironía, la sátira o la burla.​

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

LUIS FREIRE: El peor, cuando me di cuenta de que mi humor sutil, poco coyuntural y literario no le interesaba a los farandulizados diarios del país. Eso sucedió a partir del año dos mil. Entonces, me dediqué a las novelas. El mejor momento fueron los cuatro primeros años del quincenario Monos y Monadas a finales de los setenta y comienzos de los ochenta. ​

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

LUIS FREIRE: Es difícil que me ría, si el humor es realmente original, puede que me arranque una sonrisa. Antes me reía más.​

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

LUIS FREIRE: Bueno, en un diario en broma que integraba el quincenario Monos y Monadas incluí una falsa noticia que daba cuenta del grammy que había ganado Madonna con una versión rock del himno nacional del Perú. Un diario provinciano se tragó la broma e inició una furiosa campaña para pedirle a “las fuerzas vivas” del país que pidieran la extradición de Madona por insultar a los “sagrados símbolos de la patria”​.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

LUIS FREIRE: Con ninguno en particular, puedo admirar a varios, generalmente escritores o actores como el finado Peter Sellers o alguna buena serie como Frasier. ​

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

LUIS FREIRE: Si tienes talento, ser tú mismo y sólo tú mismo, no tener miedo ni respetar a nadie ni a nada en tu humor, salvo a la dignidad humana y a lo que hay que respetar para no ser una mierda como persona. A menos, claro, que peligren tu seguridad y tu salud. En ese caso, mejor es callarse que agacharse. La calidad te salvará, salvo que vivas en un país gobernado por imbéciles. Si no tienes el talento, no tienes nada que hacer.​