Curiosidades

Sonrisa y confianza

Sonreír generalmente aumenta la sensación de confianza que transmitimos a otras personas, pero para quienes tienen personalidades antisociales, el efecto es el contrario.

El estudio de la Universidad de Nueva York reunió a 262 personas para que participaran en un juego de inversión financiera con otra persona, que en realidad era ficticia. Los investigadores describían a esta persona imaginaria y le asignaban rasgos propios del trastorno límite de personalidad, caracterizado por episodios de ira, impulsividad y frecuentes cambios de humor.

Los papás y el humor

La representación de padres en las producciones de comedia acostumbran a centrarse en bromas que involucraban al padre de familia, dejándole en mal lugar. Algo que ha ido creciendo respecto a sus homólogos del pasado.

Los padres de hoy, pues, reciben más burlas por su torpeza, inoperancia, falta de sensibilidad, inteligencia, etc. 

La enfermedad de los chistes

De acuerdo con el medio de comunicación Discover, los médicos han estudiado a dos casos de “Witzelsucht”, cuyos enfermos mostraban una etiología y un transcurso diferente del trastorno.

El primer paciente era un hombre de 69 años que durante cinco años experimentó ansias permanentes de hacer chistes. Inclusivo llegaba a despertar a su esposa por la noche para contarle uno nuevo.

Los médicos apuntaron que la aparición del trastorno en su caso podría ser causado por un dañado núcleo caudado, a raíz de un ataque cerebrovascular o por una hemorragia en el espacio subaracnoideo.

Risa envasada

Al igual que el bostezo, la risa es un comportamiento social neurológicamente programado, cuyo origen se encuentra en la necesidad de sincronizar el estado de comportamiento grupal. Es, por ejemplo, el motivo por el que hay una pista de risas grabadas en las series cómicas de televisión.