Entrevista a Kemchs

Humorista gráfico. México.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

KEMCHS: A veces sí y a veces no.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

KEMCHS: Creo que está cumpliendo su función. Yo como caricaturista enfocaría más la pregunta al ámbito del humor gráfico: en mi país la función de los caricaturistas ha sido determinante para los movimientos políticos. Sin duda alguna, desde épocas inmemorables el caricaturista ha estado cumpliendo una función social. Esto es desde la época de la independencia, pasando por la época revolucionaria, incluyendo todos los movimientos políticos y sociales como el movimiento de 1968 y actualmente, ya con una mayor cantidad de medios y de humoristas gráficos, el peso de la opinión de todos nosotros ha sido relevante en la política nacional. En el ámbito teatral el humor también ha cumplido su función social. Hay muchas obras de humor político que de igual forma han sido críticos al sistema y que la sociedad los tiene en gratos recuerdos en este ámbito. No quisiera dejar de comentarte que también el humor por el humor tiene fans, aunque siendo honesto, los han dejado un poco relegados en mi país, el humor por el humor en los diferentes terrenos, esto es cine, radio, televisión y medios impresos, actualmente no tiene mucho acogimiento.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

KEMCHS: No creo que se pueda comentar lo mismo de los humoristas en mi país, aunque la comedia tuvo mucha fuerza desde los años 50. Prueba de ello es que el cine mexicano de esa época era cine de exportación y habría que recordar que en muchas películas de esa época surgieron grandes cómicos, hoy en día estos cómicos invaden la televisión mexicana, pero yo soy de la opinión que hoy en día no es su mejor época.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

KEMCHS: Definitivamente, sí. En alguna época estuve haciendo una tira cómica llamada “Los torcidos”, en el periódico más importante de mi país, “Unomásuno”. De ahí me surgieron invitaciones para hacer pequeños guiones para radio, en los cuales estuve trabajando y realmente era sorprendente como invertía tanto tiempo en hacer guiones humorísticos y como la radio y la televisión devoraba grandes cantidades en muy pocos segundos. Después de un tiempo decidí que no era lo mío y continúe usando esos pequeños guiones para mis tiras cómicas y de esa reflexión y de mi trabajo de casi 30 años haciendo humor, me doy cuenta que es una labor ardua. Por ello pienso que es una parte difícil de trabajar.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

KEMCHS: Yo creo que un tipo de trabajo como el nuestro no es tan definitorio ni tan determinante para decir: “de hoy en adelante haré humor”. El caso de los caricaturistas hacemos crítica social con nuestras imágenes y después les agregamos una chispa de humor. El hacer este tipo de trabajo simplemente se va dando y cuando volteas ya tienes que estar produciendo humor. De todas formas te comento que mis primeros trabajos humorísticos los realice siendo yo aún estudiante de preparatoria y mi primera publicación apareció en la Gaceta de la UNAM y profesionalmente empiezo a publicar en los años 80.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

KEMCHS: Definitivamente nace. Simplemente el ejercicio constante del manejo del humor va haciendo que este diamante en bruto se vaya puliendo.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

KEMCHS: Es una pregunta difícil, ya que nuestra carrera como humoristas tiende a tener altas y bajas y me es difícil definir lo mejor y lo peor. Durante estos casi 30 años me ha pasado de todo.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

KEMCHS: Yo creo que sí, aunque no sé si a ti te pase lo mismo, pero en ocasiones cuando me cuentan un chiste, o lo veo en alguna escena de cine o teatro, nuestra mente se adelanta al final y muchas veces ya sabemos en qué puede terminar Cuando menos a mí, eso me sucede bastante. No intervengo cuando me cuentan los chistes, pero muchas veces ya sé que en acabará.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

KEMCHS: Una de las anécdotas que comento seguido, es que para mí ha sido una gran satisfacción el haber inventado un chiste para mis cartones y que después alguien en la calle me lo cuente como chiste popular. Realmente es agradable que te venga de revote un chiste que se platica en la calle y que tú sabes perfectamente que surgió de tu creatividad.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

KEMCHS: Definitivamente, con mis compañeros de trabajo que son los caricaturistas.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

KEMCHS: Que no pierdas el sentido del humor.

Kemch - Humor gráfico
Kemch - Humor gráfico
Kemch - Humor gráfico