La Tomatina

"La Tomatina" Foto: Aaroncorey / / CC BY-NC-ND 2.0

Fecha: 
Último miércoles de agosto
Localidad: 
Municipio valenciano de Buñol
País: 

En 1945 (último miércoles de agosto), unos jóvenes pasaban el rato en la Plaza del Pueblo para presenciar el desfile de gigantes y cabezudos y otros actos de las fiestas patronales. Los muchachos quisieron incorporarse al desfile de músicos y muñecones, pero su ímpetu hizo que cayera un participante que, enojado, empezó a golpear todo lo que encontraba a su paso. Por casualidad, allí había un puesto de verduras que fue pasto de la multitud enfurecida: la gente empezó a tirarse tomates unos a otros, hasta que las fuerzas del orden público pusieron fin a aquella batalla vegetal. Al año siguiente, los jóvenes repitieron el altercado de forma voluntaria y llevaron los tomates de su casa. Comenzó la tradición. La Tomatina fue prohibida a principios de los 50, pero el pueblo protestó y la fiesta volvió a permitirse, uniéndose más participantes y tornándose cada vez más frenética. Finalmente se permitió la Tomatina y se instauró la celebración de forma oficial con sus reglas y su buena organización.

La fiesta comienza la noche anterior con la “empalmá”, que consiste en alargar la diversión hasta la mañana siguiente, cuando se reparte un desayuno popular en la plaza mayor. Comida, bebida, bailes, cantos. Por la mañana, después de conseguir el jamón que cuelga de un palo enjabonado, se da el comienzo a la batalla más divertida de la historia, la Tomatina. Después de la "guerra roja" siguen las fiestas y las diversiones.

Se han llegado a reunir más de 50 000 personas de 60 países. Es considerada Fiesta de interés turístico internacional.