Humor sin visa

 Reynaldo Ruiz.

Según fuentes oficiales, por un tema de seguridad personal y evitar una afectación al orden público, las autoridades costarricenses giraron la alerta para restringir el ingreso al país del humorista nicaragüense, Reynaldo Ruiz.

Este nicaragüense pondría en riesgo su vida en caso de entrar a Costa Rica, en razón de que existe -según el Gobierno-, información de Inteligencia que revela que podría verse afectado por terceras personas. La causa sería la publicación de un video llamado “La Tiradera”, que hizo anteriormente el señor Ruiz y en el que se burlaba de los costarricenses.

 “Costa Rica considera deleznables las manifestaciones xenofóbicas que pequeños sectores de ambos países profieren entre sí. Respetamos la libertad de expresión pero consideramos más importante el resguardo de la integridad física de estos dos artistas de nuestro hermano país Nicaragua. La xenofobia entre costarricenses y nicaragüenses es rechazada por ambos gobiernos que procuran mejorar sus relaciones bilaterales por el bienestar nacional”, destacó el ministro de Seguridad Pública, Gustavo Mata Vega.

De nuevo se enfrentan las dos posiciones típicas: una, las que defienden la libertad de expresión total, sobre todo en el humor y dos, las que desean limitarla.

En este caso se agrega el elemento de si se reprimió la libertad del humorista a viajar para hacer su espectáculo. ¿Hizo bien el Gobierno de Costa Rica o no?

Desde afuera es fácil opinar, pero tenemos derecho a hacerlo. En nuestro caso, creemos que al humorista hay que informarle lo que sucede, el peligro a que se expone y si de todas formas quiere actuar en Costa Rica, que lo haga. Las autoridades deben velar por el orden y la paz en esas presentaciones. Y si el pueblo costarricense, o parte de él, se siente ofendido por el humor xenófobo del nicaragüense, tiene la libertad de no asistir a sus espectáculos. Y si algunos quieren ir más allá, que lo demanden civilizada y democráticamente.

Así todos contentos y libres, ¿no es cierto? Claro, es nuestra opinión, pero tan válida como el que tenga una contraria. Y ojo, a nosotros nos agrada en absoluto el humor cargado de odio, descriminatorio, ofensivo, humillante, irrespetuoso, grosero, vulgar, etcétera. Pero nos interesa mucho más el respeto a la libertad de expresión.

 

Humor Sapiens

“Crear, pensar y vivir con humor”.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.