Idalberto Delgado

La Hablana ¿? - La Habana 1990
Humorista escénico y audiovisual

Este talentosísimo comediante cubano se destacó siempre por su profesionalidad y su vis cómica.  Siempre representaba personajes pasivos, calmados, inocente y sobre todo funcionaba idealmente como "pala"; es decir, sirviendo de contraste al otro. Compartió escena y pantalla con lo mejor de l humor cubano de todos los tiempos.
Su Obra:

Televisión

  • En la década del 50 protagonizó con Manela Bustamante, la serie humorística en vivo “Cachucha y Ramón”.
  • En 1955 actúa en la serie “Pototo y Filomeno”, con los grandes Leopoldo Fernández y Aníbal de Mar.
  • En esos años también interviene en el programa cómico “La taberna de Pedro”, junto a Norma Suárez, Jesús Alvariño, etc.
  • En la década del 60 trabaja en “Casos y cosas de casa”, junto a Marta del Río, Natalia Herrera, José Antonio Rivero, etc.
  • En la década del 80 protagoniza “Tito, el taxista”, con Aurora Basnuevo y otros.
  • En 1988 trabaja en la serie “así era entonces”, con Enrique Arredondo, Mario Limonta, etc.
  • También fue muchas veces invitado a “Detrás de la Fachada” y otro programas.
     

Radio

  • En 1948 participa en la novela “El derecho de nacer”.
  • Desde 1963 protagonizó el inolvidable programa humorístico “Alegrías de sobremesa”, junto a Marta Jimenez Oropesa, Enrique Arredondo, Wilfredo Fernández, Agustín Campos, Carlos Montezuma, etc.
     

Cine

  • “No me olvides nunca” (1956, de Juan J. Ortega), con Manela Bustamante, Rosita Fornés, el mexicano Luis Aguilar, etc.
  • “Las doce silas” (1962, de Tomás Gutiérrez Alea), con Reynaldo Miravalles, Enrique Santiesteban, etc.
  • “El bautismo” (1968, de Roberto Fandiño), con Julito Martínez, Eloísa Álvarez Guedez, etc.
  • “Vals de La Habana Vieja” (1985, de Luis Felipe Bernaza), con Ana Viñas, Reynaldo Miravalles, etc.
     

Teatro

  • Actuó en numerosas comedias teatrales.
  • Abrió una Sala que llamó “Idal”, con 218 asientos. Y entre otras, estuvo en cartelera por mucho tiempo una comedia titulada “Gane un millón”.
     

Humor Gráfico

  • Fue un caricaturista aficionado. Incluso publicó algunas y hasta hizo una exposición con sus obras.
     

Anécdota

Uno de los creadores de Humor Sapiens.com cuenta esta historia sobre Idalberto Delgado:

Resulta que en 1987, nuestro grupo la Seña del Humor de Matanzas, cumplía 3 añitos y lo celebramos en el Teatro Sauto con un espectáculo de números viejos y nuevos. Conseguimos de Cultura Provincial que nos pusieran un auto para traer y llevar a algún invitado de la Habana. No invitamos a Virulo, Carlos Ruiz, Jorge Guerra, Ana Lydia Mendez, Zulema Cruz y otros del Coniunto Nacional de Espectáculos, porque siempre iban y porque también celebraríamos con ellos nuestro cumpleaños en la Sala Atril del Teatro Karla Marx (antiguo Blanquita) en La Habana. Así que invitamos a Idalberto Delgado. Debo decir, que de las viejas estrellas del humor cubano, él, Eloísa Álvarez Guedez, Aurora Basnuevo, Natalia Herrera, Enrique Arredondo y algunos otros apoyaron siempre a jóvenes como nosotros, que comenzaban su carrera en el humor en esa época. Pero hubo algunos –pocos, eso sí-, que no lo hicieron. Eso siempre pasa (no voy a dar nombres aunque nos dieron la espalda, porque son grandes de todas formas y eso para nada mancha su inmensa obra).

Pues Idalberto aceptó enseguida la invitación y como llegó a las 7 y 30 y la función era a las 9 p.m., el auto lo llevó para mi casa (por ser el director general del grupo). Ahí le di el guión que habíamos escrito Aramís Quintero y yo, y que siempre interpretábamos Enmanuel Sabater y “un servidor”, como se dice siempre. El sketch se llamaba “Los borrachos”. Y le dimos un par de pases leyéndolo y yo diciéndoles algunas intenciones. En fin, un brevísimo trabajo de mesa.

Pues fuimos para el Sauto y comenzó la función donde yo actuaba junto a los demás, así que nunca pudimos pasar de nuevo “Los borrachos” con él. Y a mediados del espectáculo lo presentamos y el público lo aplaudió de pie, de tan querido que era. Entonces actuamos el número, yo con tremendo miedo por dos razones: una, porque no habíamos ensayado casi nada y aquello podría salir pésimo; y dos, porque actuaba con un ídolo, con un fuera de serie del humor, y el nerviosismo me mataba, me temblaban las piernas y no es mentira.

Pues comenzó el sketch y me fui dando cuenta, para mi total asombro, de que Idalberto no se equivocaba, no se le olvidaba nada y hasta le aportaba al personaje. Cuando más, cambiaba algunas palabras, pero el sentido era el mismo. Y así, con esa confianza y alegría, pude disfrutar la mitad final del número.

Cuando terminamos, el público de nuevo se puso de pie aplaudiendo y yo estaba en las nubes.

Lo despedimos con todo nuestro agradecimiento y él incluso tuvo tiempo para decirnos que íbamos por buen camino, nos dio varios consejos, nos deseó mucha suerte y jamás nos vimos de nuevo. No coincidimos nunca ni en televisión, ni en ningún otro escenario más. Murió en 1989.

No había podido rendirle homenaje a ese increíble comediante, a ese gran hombre que fue Idalberto Delgado, grande entre los grandes. Que donde quiera que esté siga haciendo reír y que sepa que lo admiro y lo quiero siempre.

Así era entonces"Bernabe y el sargento Arencibia"

Cachucha y Ramón

Manela Bustamante&Idalberto Delgado"Cachucha y Ramón"