Francesillo de Zúñiga

Béjar, Salamanca, hacia 1480 – Ibídem, 1532.
Humorista literario y escénico español.

Francés de Zúñiga, llamado Francesillo por Adolfo de Castro fue un escritor, historiador y bufón de Carlos V.

Es extendida la creencia de que a fines de ese año entra al servicio del emperador como bufón. Lo que es indudable es que ese año se le concede privilegio para fundar un mayorazgo en la persona de su hijo Álvaro. En enero de 1523 llega a la corte el marqués de Pescara, con quien trabó una gran amistad, que se patentiza en el Epistolario que se ha conservado con él. Escribió una crónica satírica titulada Coronica istoria (sic) , comenzada a escribir en 1525. Cuenta hechos que llegan hasta 1529 y se difundió de forma manuscrita. Refleja el ambiente cortesano desde un prisma grotesco, caricaturesco y satírico que preludia el estilo de Francisco de Quevedo,

Su estilo es preesperpéntico y recuerda a Valle-Inclán: degrada a las personas con animalizaciones y metáforas descendentes, y contrastando lo serio y lo ridículo. Utiliza abundantes juegos de palabras y precisa muy bien los datos que incluye en su crónica; 

 

En contra de la imagen popular no era deforme ni tonto, sino un hombre de letras, confidente del emperador. En 1532 fue asesinado, después de que comenzara a circular una crónica que había escrito y que le granjeó muchos enemigos por las burlas a miembros de la Corte y otros personajes notables. Burlándose también de forma recurrente de la jerarquía eclesiástica.

Francesillo fingía estar loco. Lo más llamativo de este bufón u hombre de placer, como también se les llamaba, es esa doble condición de hazmerreír y literato. Además de la crónica, escribió muchas cartas a grandes personajes de la época, en las que aprovechó una vez más para burlarse de todo y todos, haciendo uso de un gran estilo.