Una cala superficial e incompleta sobre el Humor, la Risa y las Religiones (Parte III)

Por Pepe Pelayo (escritor, comediante , fotomontajista y estudioso de la teoría y aplicación del humor).
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Este artículo lo armé, extrayendo fragmentos de mi libro en proceso de edición “La risa divina. Humor levemente impío”, sólo para publicarlo aquí, en humorsapiens.com. Mi objetivo es llamar la atención sobre datos e informaciones que recopilé para hacer mis reflexiones en el libro. Pero por ningún motivo ni el artículo ni el libro es antireligioso.

Como verán, en esta tercera parte, seleccioné el Budismo, el Confusionismo y el Taoísmo (ya el Cristianismo, el Judaísmo, el Islamismo y el Hinduismo lo había abordado en la primera y segunda parte y publicados en este mismo sitio).

Budismo

* Casi todos nos hemos sonreído, aunque sea interiormente, al ver a ese simpático y bonachón gordito, sentado y con la gran panza afuera. Esa imagen emite una sensación de ternura, confianza y bienestar, ¿no es cierto? Es la figura de Buda, el de la sonrisa eterna… ¿Buda?

* Esa imagen pertenece a Hotei. Hotei es conocido en el mundo de habla hispana como el "Buda sonriente" o el "Buda gordo" o, simplemente, como "un buda" y, muy posiblemente, la homofonía entre Buda y Bu Dai, como se le conoce en China, es la responsable de la confusión.

* Las imágenes de “Buda” representan un símbolo de prosperidad o riqueza, alegría, paz, sabiduría, etcétera, que proviene de la cultura oriental, donde este sabio fundó una corriente de pensamiento, mas que una religión, y hoy es una de las tres mas importantes de oriente.

* Hotei ha sido incorporado a las religiones budista y shintoísta y está basado en un excéntrico monje ch'an (zen). Se ha convertido en una deidad que propicia la felicidad y la abundancia y, en Japón, forma parte de los siete dioses felices, oshichi fukujin.

* Derivada del brahmanismo (religión politeísta), el budismo fue fundado en la India en el siglo VI a. C. por Buda Gautama y ha ido evolucionando hasta adquirir la gran diversidad actual de escuelas y prácticas. Ha habido ciertas dificultades para definir el budismo en Occidente.

* Por ejemplo, esa sonrisa de Buda (Hotei), no tiene relación con el humor como lo entendemos aquí. Está más cerca del humor como estado de ánimo y con esa alegría “espiritual” que hemos acotado ya en las otras religiones.

* Contrariamente a lo que ya vimos en el Occidente, en el Oriente, la risa es muy apreciada. Los budistas Zen buscan la iluminación a través de una gran carcajada.

* Pero no todo es feliz para la risa en el Oriente. Por ejemplo, los escolásticos budistas, opuestos al humor, llegaron a clasificar la risa en seis sutiles gradaciones, desde la tenue y casi imperceptible sonrisa del Buda, hasta la risotada sonora. La escala de la sonrisa es directamente proporcional a la distancia de la que el devoto está de la iluminación. 

* También el budismo, tras su paso por China e influenciado por el contacto con la tradición esotérica del taoísmo (ver más adelante), dio como resultado la escuela Chan. En dicha escuela, que postula la posibilidad de acceder a la iluminación de manera inmediata, el humor tiene un lugar esencial.

* Ojo: cierta escuela budista enseña técnicas para caminar sonriendo y dice que se trata de algo tanto o más beneficioso que la meditación.

* En China, en 1924, el intelectual Lin Yutang (1895–1976) acuñó el neologismo “youmo” como transcripción fonética del inglés “humor”. Hasta ese momento, el término “huaji” servía para referirse a lo cómico.

* ¿Por qué Lin hizo eso? Para él y sus seguidores, el nuevo término “youmo” era un símbolo de progreso y modernidad. Mientras “huaji” significaba, a su parecer, intentar aparecer gracioso, “youmo” era un humor inteligente, sin censura. En la historia del humor chino, “huaji” se asoció con la tradición, con la ortodoxia confuciana, de un humor insignificante, de connotaciones populares, espontáneo y crudo, sin calidad estética, así como fuertemente circunscrito según su valor moral o pedagógico.

* El nuevo “humor”, moderno y cosmopolita, era más elusivo, sutil y misterioso. Para Lin Yutang, el humor abre el camino al futuro de la humanidad.

* Sin embargo, “el gran heraldo de la modernización” el escritor chino Lu Xun (1881-1936), canonizado por el maoísmo, criticó severamente el humor y a sus proponentes, calificándolos de hedonistas escapistas. Para él, el humor era un lujo de los imperialistas, un divertimento que sólo seres como los británicos podían inventar. A nuestro Buda se le fue desdibujando su sonrisa en esa tierras. Larga época donde se pasó así. Ahora, más o menos, comienza de nuevo a florecer en su rostro.

Confusionismo

* Realmente no encontré mucho material al investigar la relación entre el humor, la risa y el confusionismo. Perdón, pero al redactar esto no pude evitar el evidente juego de palabras entre “confusión” y “Confucio”; claro, si él leyera esto, muy probablemente quemara este libro.

* Pero veamos algo importante: las Anacletas de Confucio (libro clásico chino). Para que se entienda mejor: las Anacletas son a Confucio lo que los Evangelios a Jesús. Fueron escritos por dos generaciones sucesivas de sus discípulos y se logró terminar en el año 400 a. C.

* Las Anacletas de Confucio fue el texto que influyó más en la consideración cultural y social del humor. La ortodoxia moral confuciana no tuvo ningún interés en el humor, y lo relegó a la periferia de la cultura, al tarro de la basura donde acaba todo lo desechable respecto al perfeccionamiento del hombre y al servicio del estado (junto, por ejemplo, con el erotismo, la diversión, o incluso los sentimientos).

* Confucio odiaba los juegos de palabras ingeniosos (el que se me ocurrió de su nombre con “confusión” no es muy ingenioso que digamos, pero lo hubiera odiado igual). Para él, una lengua afilada reflejaba una mente superficial. (Como la del humorista, digo yo).

* En las Anacletas aparece: El Maestro dijo: “Un caballero que carece de gravedad no tiene autoridad y lo que ha aprendido es superficial”. (Este capítulo es superficial entonces, porque podría ser serio, pero grave, jamás).

Taoísmo

* El taoísmo es la filosofía oriental más favorable a la risa y al sentido del humor más fino.

* Aconseja al hombre vivir en el presente y gozar de la vida, abandonando el pasado y sin preocuparse por el futuro, con conciencia de equilibrio y armonía.

* Hace más de 4.000 años en el imperio chino existían templos donde las personas se reunían para reír con la finalidad de equilibrar la salud. La filosofía china del tao aconseja que para estar sano y ​mantenerse en forma hay que reír 30 veces al día. ¡Imagínense! Los expertos occidentales afirman que con tres veces al día es suficiente, siempre y cuando sea por más de un minuto cada una.

* El taoísmo es un sistema de filosofía de vida basado primordialmente en el Tao Te King (libro clásico chino), que la tradición atribuye al filósofo chino Lao Tsé.

* El taoísmo religioso se fundó en el siglo III a. C., pero no se convirtió en un movimiento religioso organizado hasta el siglo II d. C.

* En el taoísmo del Maestro Zhuang (filósofo chino del siglo IV a.C.), la valoración del humor como estado de ánimo da un giro radical. La risa significó la aceptación de la muerte y del curso natural de las cosas. Aún más, a través de la risa se confirman los lazos de amistad entre los hombres.

* Para finalizar con el taoísmo, haré una excepción. Casi siempre he plasmado en estas páginas breves textos fruto de mis averiguaciones, o mejor, los he adaptado a mi manera de redactar, buscando unificar el tono de este libro. Sin embargo, es tan importante y clarificante para lo que significa el humor y la risa en el taoísmo lo que les muestro ahora, que no quise intervenirlo. Se trata de unos párrafos del libro “El Misterioso Mundo Taoísta”, escrito por  Karma Yeshe Yiatso (Antonio Vicente Sierra de Cárdenas), Yikten Gompo. Disfruten:

* ”El taoísmo no es antiactivista, no tiene fanáticos ni militantes. Se ríe de las personas que creen tener todas las respuestas, se burla de los que organizan y manipulan a los demás para su propio beneficio.

Hay una sutil burla hacia la ignorancia de los hombres que se creen muy inteligentes, y lo único que logran es poner en su contra las Leyes del Universo. Este es el motivo por el cual el taoísta se ríe debido a que muchos no respetan en su ignorancia las leyes del cosmo y de la armonía.

El humor taoísta no es cínico ni malicioso, es inocente como la risa incontenible de un niño, cuando observa que su amiguito no encuentra su juguete escondido.

De todas formas es mejor reírse de la ignorancia humana antes que amargarse, envenenarse o llenarse de odio debido a ella.

Aquel que no respeta la armonía espiritual del universo es digno de ser burlado con una risa compasiva, porque suele creer que es muy astuto escupiendo al cielo, olvidando que el escupitajo le caerá en pleno rostro. Este es el humor taoísta. Todos nosotros hemos reído al contemplar en la vida y en la televisión hasta donde llega la locura y el absurdo de muchos seres humanos, y en esos momentos, hemos disfrutado del humor taoísta sin darnos cuenta.

Posiblemente, el adorno humorístico de eterna sonrisa presente en todos los taoístas, proviene de su comprensión tácita de que las cosas de esta vida no tienen tanta importancia, que ninguna preocupación merece la pena, que la pesadez del alma siempre es seria, mientras que la ligereza del espíritu siempre es alegre”.

 

Conclusiones (tomando en cuenta las tres partes)

* Las conclusiones son evidentes: salvo raras excepciones, el humor y la risa no son conceptos que se llevan bien con la solemnidad y la gravedad de los rituales, de los dogmas, de la necesidad que tienen ciertos dioses de reprimir y lograr con miedos y amenazas a vivir eternamente en los infiernos para que los adoren. Por ello, mientras más se liberan los creyentes de esas ataduras, más se acercan al humor (lo que no significa que para disfrutar del humor haya que perder la fe).

* Las religiones orientales han valorado más la risa y el humor como disposición ante la vida, que las occidentales.

* También es concluyente que se pensaba que los tiempos oscuros y de fanatismo religioso quedaron atrás, pero no es así. Aún fanáticos creyentes se empeñan en lo contrario, intentando con cierto éxitos arrebatarnos la alegría, el humor, la risa. En otras palabras, el fanatismo religioso tiene una incapacidad patológica para el humor.

* Pero la mejor conclusión es esta: los seres humanos son los que mantienen y fomentan las religiones. Y como tales tienen defectos como cualquiera, ¿no es cierto? Pues a ustedes, amigos creyentes, les digo que estas reflexiones, análisis y puntos de vistas no están hechas para ir en contra de sus creencias. No se trata de atacar, destruir, ofender o humillar su fe y menos a sus dioses. Se trata de que ustedes deben entender la importancia del buen humor y la risa sana, aún en forma de crítica, de sátira, si las intenciones son buenas. El humor, el verdadero, el sano, el correcto, está para mejorar, para superarnos, está para construir. Es un arma de construcción masiva, como dijo alguien. El humor y la risa no son diabólicos per se.

* Todos tenemos derecho a pensar y creer en lo que queramos y el resto debe respetar esa decisión del prójimo. Y tanto las personas de fe, como las que no, debemos ser tolerantes y reír y alegrarnos juntos.

* “Bienaventurados los que ríen, porque vivirán mejor ésta y cualquier otra vida”, podría ser otro hermoso salmo, ¿no es cierto?