Entrevista a Tony Fergo

Humorista literario. Panamá.

PP ¿Le gusta que te hagan entrevistas?

FERGO: Si. Si el entrevistador no es un pesimista que confunde humor con pus.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

FERGO: El humor tiene jerarquías culturales. Ríe mejor el que llora más. A falta de pan, un chiste. En televisión, a falta de Gómez Bolaños, con su Chespirito y su Chavo del Ocho, quedó un vacío. En radio sobrevive Trespatines. En teatro el “play” traducido y poco de lo demás. Humor, cero. Literatura, aspiro a que mi mensaje atraiga gente que sabe escribir y hacer chistes, pero no ambas cosas juntas. En gráfica está lo mejor de nuestro humorismo, personalmente recostado en la burla política. Muy digna la burla.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

FERGO: Aquí, trópico, Caribe, hay un pueblo receptivo al humorismo, pero… Como muevas una piedra, te arriesgas a que te la tiren por la cabeza.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

FERGO: Decía Felix B. Caignet, autor de “El Derecho de Nacer” que los dramaturgos son los chulos de dolor ajeno”. Y era un dramaturgo con tremendo sentido del humor.

Pero sintetizo: hay más gente haciéndote llorar, que humoristas tratando de que rías.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

FERGO: Desde niño. Leía a Vital Aza y conversaba con un gran humorista, poeta y actor cubano, Sergio Acebal. No me hice humorista. Se me salió de reunirme con ellos. En especial Castor Vispo, el autor de la Tremenda Corte, creador de Trespatines.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

FERGO: Si no nace, lo hace el ambiente. En el convivir con pícaros te hace un buen político. El reunirse con humoristas, es como el sarampión: se te pega.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

FERGO: Como humorista, conocer a los mejores de Cuba. Y el que me consideraran parte de ellos. O sea, que no desentonaba. El peor no lo tengo registrado. ¡Soy tan optimista!

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

FERGO: Me gustan a rabiar los humoristas ajenos. Alvarez Guedes, Quino, Gila, Pepe Biandi, Sandrini, Chespirito, Trespatines, Daniel Samper. Y los clásicos Alvaro de la Iglesia, Groucho Marx, Enrique Jardiel Poncela.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

FERGO: Una vez sustituí a un amigo escribiendo el libreto del día, bajo secreto de autor. Era favor pagando favores. Cuando el libreto llegó a manos del productor, comento: “fulano cada día escribe mejor, pero no lo entiendo”.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

FERGO: Gómez Bolaños, Cástor Vispo, Sofocleto de Perú, como autores con sentido social en unos, y en otros, de redacción. En arte Quino, Vic de Panamá. En fin, muchos, todos.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

FERGO: Ser tú, en tú, donde cada persona se siente que es él. Que juegues con los absurdos que al final se vuelven realidades. Que al terminar, deje un mensaje social positivo.

Lamento no conocer tu arte a plenitud: ¿actúas? Necesitas el yunque. Tú eres el gracioso gracias a que otro (que sea bueno) reciba el golpe.

¿Escribes? Es mas fácil. De todas formas, crea, fabrica como autor, tu personaje, Leopoldo Fernández era “negrito” del teatro cubano, pero no hubiera salido de ahí. Entre Gaspar Pumarejo, dueño de la Unión Radio, y Castor Vispo, escritor humorístico, “fabricaron” a un pícaro cuya ”mamita” era el cerebro –al decir él– de sus picardías.

Ah, pero ahí estaba el mejor “yunque” que dio Cuba: Anibal de Mar, el Juez. Y como extra un Adolfo Otero (Rudesindo) inigualable, y la mulata chusma, Nananina.

Y ubicaron un lugar: el juzgado. Y se hicieron las trampas, jugando con la gramática.

Hoy hace falta abrir la cerrada puerta del humorismo. No se ve en el horizonte. No hay Cantinflas, Trespatines, Chespirito.

Hay dos caminos: buscar metas largas. Se necesita gente. O mantener el nicho conseguirlo y no complicarse la vida.

Gracias, Pepe. Me excedí y eso que ¡estoy sin tiempo!

 

Facebook de Fergo