Entrevista a Gus

Humorista gráfico argentino

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

GUS: Bueno, en realidad, no han sido muchas las entrevistas que me han hecho, así que, no solo me gusta, sino que estoy agradecido y halagado por la oportunidad que me dan de expresarme y mucho más, viniendo de un alguien que, no solo se dedica al humor, sino que, además, dedica su tiempo, esfuerzo y cariño a estudiarlo y difundirlo..

 

PP: En este año 2015, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

GUS: Argentina es un país en donde se cultiva el humor en general y el humor gráfico en especial, ya que además, es una tierra que ha dado y da muy buenos dibujantes. Existen muchos ejemplos reconocidos a nivel internacional como Mordillo, Quino, Fontanarrosa y Caloi en humor gráfico, Horacio Altuna en historietas, Oscar Grillo en Animación y Osvaldo Perez D’elías en caricaturas. Sin embargo, no resulta fácil vivir del humor gráfico, ya que por distintas razones, que tienen que ver mayormente con lo económico, existen pocos medios en los que se pueda publicar. La Feria del Libro que se realiza todos los años, es un éxito. Allí puede verse la avidez y el interés de la gente. Y tengo entendido que los libros de humor siguen teniendo buena salida. Autores como Liniers o los ya clásicos mencionados como Fontanarrosa y Quino, siguen teniendo un buen índice de ventas. Un caso emblemático de éste último es la mundialmente conocida tira Mafalda. Dentro del mercado, se mueve un poco mejor la literatura infantil ilustrada. En resúmen, creo que son muy grandes los esfuerzos de las editoriales, pero hay que destacar, que, desde hace muchos años, la industria gráfica ha sido una de las más perjudicadas. También el avance de la tecnología, como en el caso de Internet, seguramente ha sido y es, una competencia al respecto, aunque, justo es decir, que las redes sociales ayudan y mucho cuando de difusión y conecciones se trata. Con respecto al humor en general, por ejemplo, en el caso de la televisión, se han perdido, casi totalmente, los programas exclusivamente de humor con gags y sketchs.  En la radio, creo que pasa algo similar. Y no es que no se utilice el humor, sino que parece ser que ha mutado hacia otras formas. Por ejemplo, ahora, casi todo los programas, incluso políticos y noticieros, tienen humor. Es normal ver a imitadores, contadores de chistes o personajes animados interactuando con el conductor de turno. Si sumamos la oferta de la televisón por cable, podríamos sumar también algunos programas de stand-up por ejemplo. Con respecto al teatro, creo que allí mejoran las cosas en el genero del humor, si sumamos las comedias, las obras de lo que se llama el teatro “under” y algún espectáculo musical.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

GUS: Con respecto a la frase, debo decir que parece un chiste en sí, ya que, si levantamos una piedra, quien salga de allí, humorista o no, será alguien muy agradecido con nosotros, pero con muy pocas ganas de contar un chiste, al menos hasta reponerse ¿no? De todos modos, como mencioné, este es un pueblo que cultiva el humor tradicionalmente y más el gráfico desde hace muchos años. Existen ejemplos como el periódico El Mosquito de 1863 a 1893 y Caras y caretas entre 1898 y 1941 por citar un par de ejemplos. Y creo que, en general, no solo en Argentina, sino en toda Latinoamérica, fluye el humor de una manera especial, por ser una región históricamente castigada a nivel económico y social. Esto es, de por sí, un gran disparador para el humor. Con el humor, no solo se puede hacer catarsis, sino que se pueden decir muchas cosas que de otra forma serian mucho menos digeribles. Con el humor se aprende a leer entre líneas, a pensar. Por eso muchas veces se lo considera peligroso. En mi país, ha habido un caso emblemático en referencia a lo que estamos hablando y es el caso de la revista Humor Registrado, dirigida por el Dibujante caricaturista Andres Cascioli. Esta publicación nació en 1978, en plena dictadura militar. Fue un bastión de resistencia creativa de esos duros años y, no solo sobrevivió a ese proceso, sino que duró hasta 1999. Podríamos decir, que lo que no logró la dictadura, lo lograron las crisis económicas de aquellos años. De allí, salieron humoristas, dibujantes, escritores y periodistas muy talentosos que marcaron un camino y que siguen aún vigentes. En este momento, me viene a la mente una de las mejores definiciones del humor que he escuchado hasta ahora y que me acompaña desde hace muchos años. Su autor es el humorista gráfico argentino Guillermo Mordillo, quien dice que: “EL HUMOR ES LA TERNURA DEL MIEDO”.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

GUS: Partiendo de la base que casi todos, en mayor o menor medida, nos conmovemos o entristecemos por las mismas cosas, pero no todos nos reímos de las mismas cosas, tal vez esa frase sea cierta. En todo caso, para quienes hacemos humor, el desafío será hacer “llorar de risa” ¿no es cierto?

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

GUS: Algunos humoristas gráficos dicen que aprendieron a dibujar para poder expresar su ideas. En mi caso, si bien siempre me gustó el humor, siempre me gustó mucho dibujar. Pero fue recién cuando comencé a estudiar en la Escuela de Garaycochea (otro grande del Humor Gráfico argentino), en donde, definitivamente, fusioné ambas cosas. De todos modos, el humor siempre estuvo presente en mi vida, ya que mi amor por el dibujo nació de las historietas de Patoruzú e Isidoro, de las caricaturas de un Maestro como Jorge de los Ríos (con quien años más tarde tuve el honor de estudiar) y de los chistes que publicaban en diferentes medios, grandes talentos como Garaycochea, el querido Maestro Ferro y muchos más.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

GUS: Como en toda profesión, unos pocos “nacen” y los demás tenemos la posibilidad de recibir una semilla, a la que debemos regar y cuidar con mucho esfuerzo y amor para poder “hacernos”.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

GUS: Como mejor época, elijo mis años de estudio y de mis primeras publicaciones, ya que si bien he adquirido mucha más experiencia con los años, con todo lo que eso implica, fué en esos tiempos donde forjé la base de todo lo que vino después. Como peor época no puedo elegir una en especial. Como dije, es muy difícil, por las causas mencionadas anteriormente, vivir solo del humor gráfico y lograr cierta estabilidad. Al principio, trabajaba, además de dibujar, en diferentes cosas paralelamente. Hubo una época, entre el año 1998 y el año 2010, en que, ante la falta de trabajo, me refugié en el campo de la Animación, realizando distintas tareas, siempre con un lápiz y sobre un tablero. Pero ese fue un caso diferente, ya que, no solo seguí dibujando en una tarea tan ligada a la creatividad y al humor, sino que me enriquecí como dibujante. Luego, con la llegada de programas de animación como el Flash o el 3D, decidí dedicarme solo al humor, la caricatura y la historieta humorística.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

GUS: La risa es sanadora y a mí me gusta reírme. Por eso, a pesar de la experiencia que uno pueda tener, es bueno conservar ese espíritu amateur que, además, en el caso de quien se dedica al humor, es absolutamente necesario. Hay que dejarse llevar y no perder la capacidad de sorprenderse y jugar. Personalmente, estoy abierto a todo tipo de humor. Me gusta la sátira y el absurdo. El humor simple, casi inocente y bien hecho, también y, por supuesto, como buen argentino y latinoamericano, el humor con contenido de crítica social. Los buenos contadores de chistes y anécdotas siempre me causan gracia. El humor es maravilloso.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

GUS: Apenas había comenzado a publicar algunos chistes, cuando antes de comenzar el mundial de Italia 1990, me ofrecen la posibilidad de comenzar a publicar una tira diaria en el suplemento deportivo de un diario. Comenzaria 15 días antes del Mundial y teminaria 15 días después. Casi dos meses publicando todos los días. Así que, con entusiasmo y con temor, preparé todo con mucha anticipación, era una gran oportunidad. Un día antes de aparecer la primera tira, un reconocido humorista gráfico de trayectoria, publicó en el diario de mayor tirada del país, el mismo chiste que yo. Así que tuve que preparar con mucho apuro otro material y por suerte salí airoso. Si hubieran salido el mismo día, pocos hubieran creído en una coincidencia. Con el tiempo, creo que terminé sintiéndome contento por haber tenido la misma idea que ese gran humorista a quien, además,  yo admiraba.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

GUS: Algunos ya los he nombrado, como Quino, Fontanarrosa, Caloi, Garaycochea y Mordillo. Me gusta mucho también Daniel Paz, del diario Página 12. También admiro mucho a brasileño Ziraldo, al francés Albert Uderzo, dibujante y co-autor de la historieta Asterix y al caricaturista norteamericano Al Hirschfeld.

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

GUS: Bueno, más que un consejo, yo le expresaría mi deseo de que siga por este camino del humor, como dije al principio, no solo dedicándose a él, sino también estudiándolo y difundiéndolo. Esto es algo que, los que nos dedicamos a cualquier tipo de manifestación humorística, agradeceremos siempre.

Gus - Humor gráfico
Gus - Humor gráfico
Gus - Humor gráfico