Entrevista a Rudy

Humorista literario, escénico y gráfico. Argentina.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

RUDY: Sí. La verdad es que me gusta. Las entrevistas a veces te hacen reflexionar sobre tu trabajo, eso que haces todo los días sin pensar demasiado en qué es lo que estás haciendo, no porque lo hagas mecánicamente, sino porque creo que el humor es más un trabajo "preconsciente" (de acuerdo a Freud) que consciente. Entonces en una entrevista, una pregunta "bien puesta" te hace pensar, y eso te enriquece. A mí todo lo que sea charlar con colegas, reflexionar juntos, o entrevistas, me gusta y me divierte.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

RUDY: Bueno, no veo mucho humor argentino en televisión, no porque no lo haya, sino porque yo suelo ver películas o series (Seinfeld, Los Simpson, el viejo Superagente 86). Lo que sí hay son programas periodïsticos, hechos realmente por periodistas que son considerados de humor, por el tono burlón. Esos programas pueden ser buenos o malos (los hay de ambas clases) pero para mí no son humorísticos. Luego hay programas de humor en los que la tevé reflexiona sobre sí misma, y eso a mí mucho no me interesa. En la radio suele haber muy buenos humoristas, columnas de humor en programas de interés general, muy buenas; no los sigo a todos, pero como medio la radio es riquísima. y permite a mi gusto un trabajo más cómodo, digamos, sin corbata. hay más lugar para el chiste corto, el humor repentino, incluso las reflexiones humorísticas de los oyentes. No hay, eso sí, esos programas de humor que recuerdo de cuando era chico, digamos 35 años atrás, de personajes inolvidables. Tampoco en la tevé. Pero por ejemplo, desde hace 15 años, todos los días desde la medianoche hasta las 2 am está el programa radial de Alejandro Dolina, que con maestría nos hace reír sobre... sobre todo.

En teatro no estoy muy al tanto, pero por supuesto este año disfruté como siempre de la inmensa calidad de Les Luthiers. Sé que hay muchos y buenos intentos en el under, monologuistas, pero no los he visto. En la literatura no hay mucha en este momento que pueda considerarse humorística. Digamos que "humoristas que escriban" somos pocos en la Argentina, pero en general lo que aparece es bueno.
Y la gráfica, te diría que la Argentina es un país muy rico en humor gráfico. Si bien no ha aparecido últimamente nada que me sorprenda especialmente, el nivel sigue a mi gusto siendo muy bueno. Por ahí en todos los medios que mencionaste lo que falta es eso, algo que sorprenda y sacuda un poco el panorama, siendo nuevo y bueno a la vez. Porque a mi gusto, que sea nuevo en sí no es una cualidad. Puede ser nuevo y horrible. Se me ocurre que estamos viviendo en la Argentina, y en el mundo, un momento de estupor: el mundo no es como pensábamos que sería hace 30 años, pero tampoco como era hace 3 años (luego, por ejemplo, de las Torres Gemelas, o de Enron, o de Bush mismo, en EE UU. O de la crisis económica argentina, para ser más local.) Entonces uno se pregunta ¿y ahora cómo es el mundo? O, ¿dónde estoy parado? ¿Quién es el enemigo? Todo cambia demasiado rápido.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

RUDY: Bueno, Fontanarrosa decía que "en la División internacional del trabajo" a los argentinos nos tocó la parte de hacer reír". Podría mencionar humoristas gráficos como Quino, Fontanarrosa, Mordillo, Sendra, Oski, Maitena, Caloi, Daniel Paz; Monologuistas de todos los tiempos como Tato Bores, Gila, español, pero vivió mucho aqui) Juan Verdaguer, Nini Marshall; Humoristas músicos como Les Luthiers, actores cómicos... bueno, muchísimos, en todos los tiempos. Humoristas que escriben como César Bruto, Fontanarrosa. Grandes del humor como Ernesto Acher (que ahora vive en Chile). Humoristas que escriben, pero además son músicos, y además hacen humor para chicos, como Luis Pescetti. Y muchos más.

Hay humoristas muy recordados, otro que con talento y esfuerzo tratan de seguir en lo suyo a pesar de lo difícil que resulta. Hubo una revista de humor, llamada "El mosquito" en 1863. Y a principios del siglo XX, Caras y Caretas" y Fray Mocho". Hubo revistas como Hortensia, de humor cordobés. Otras como Satiricón, absolutamente irreverentes y renovadoras, o Hum(r), reflejando la actualidad. Todo un movimiento en los 60-70, de café concert, gente que escribe, hace guiones y también hace o hizo humor por tevé, como Jorge Guisnburg. En fin, que somos muchísimos los humoristas en Argentina. Sin olvidarnos del maravilloso humor popular, que no tiene "autor" sino "autores".

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

RUDY: Supongo que sí, porque podría decir que para hacer llorar basta con leer el diario en voz alta, pero no sé. En verdad, los que tratamos de hacer reír no tratamos de hacer llorar, y para un humorista debe de ser más difícil hacer llorar porque en realidad la búsqueda de la risa del otro va más allá de lo profesional, es "algo personal". Yo disfruto cuando hago reír a otro, y no cuando lo hago llorar. Entonces tendría que esforzarme para buscar algo que haga llorar, mientras que buscar algo que haga reír, puede ser costoso a veces, pero tiene un plus de placer personal.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

RUDY: Digamos que siempre me gustó el humor, primero como lector, oyente, televidente. En determinado momento yo no sabía que "humorista" era una profesión. Después, lo que no sabía es que podía ser "mi" profesión. Yo estudié medicina, me recibí, me dediqué a la psicopatología. Al mismo tiempo empezaba a publicar. En determinado momento me di cuenta de que, como psicoanalista,. era un humorista al que se le ocurrían chistes sobre lo que decían sus pacientes. A ellos les hacía bien, porque también lograban reírse de sí mismos, que me parece que es un paso importante hacia la salud. Pero yo no estaba cómodo en ese sitio. Así que, bueno, me decidí al humor "full time", cosa que hago desde 1988.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

RUDY: Se hace, más que nace. Pero hay algo, que es un gusto, un "sentido del humor" que es, no sé si algo "de nacimiento" pero sí es algo que no se aprende. Digo, por ejemplo, yo nací en una familia en la que el sentido del humor era algo natural. No recuerdo a ningún miembro de mi familia que no lo tuviera. Eso, creo que me ayudó. Tiene que ver con cierta manera de percibir la vida, me parece.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

RUDY: Es difícil de pensar un momento. Pero los mejores son aquellos momentos en los que percibo un "crecimiento": cuando tuve el gustazo de conocer y trabajar con Tato Bores, con Ernesto Acher, cuando alguien me cuenta que se ríe de mis chistes. Cuando sale un nuevo libro, cuando veo que alguien "sintoniza" con lo que quise decir. Cuando a mi hijo adolescente (y, por lo tanto crítico de su padre) le gusta un chiste mío.
Los peores momentos son cuando siento que no tengo nada que decir, o cuando siento que lo que pueda decir no le va a interesar a nadie (ni a mí), o que diga lo que diga va a ser lo mismo. Cuando veo que el humor más "de burla" se torna masivo, y el más sutil se vuelve "para poca gente".

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

RUDY: No me río "como humorista". Cuando me río, es como público común, con ingenuidad. No sé. Muchos autores, películas, libros, series, el humor judío, los juegos de palabras, las situaciones en las que el débil se ríe del poderoso, los gags absurdos. Cuando me río de mi mismo. El lenguaje, sí, disfruto mucho del humor "de palabras". También de cierto cinismo, humor "agridulce". Del humor "psi".

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

RUDY: No recuerdo nada en especial. Quizás alguna, por ejemplo, hace unos años, la mamá de un compañero de mi hijo, que al conocerme me pregunta: ¿Y vos qué hacés? y le respondo: "Soy humorista". Y ella: "sí, pero ¿de qué trabajás?"

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

RUDY: Muchos: Sholem Aleijem (escritor judío, siglo 19) Mark Twain. Woody Allen, Los Hermanos Marx, Les Luthiers, Fontanarrosa, Sendra , Daniel Paz, Gila, Seinfeld. Hay una pelicula de Billy Crystal, que en la Argentina se llamó "El cómico de la familia" (en inglés "Mr Saturday night") que es la película que me hubiera gustado filmar. Después hay otros que me encantan, como Los Monthy Phyton, que tienen un código muy diferente del mío, pero los disfruto muchísimo, Tom Sharpe, Ephraim Kishon, Richard Armour, Mel Brooks.

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

RUDY: ¿Aconsejar? Uy, me resulta difícil dar consejos. No creo tener ninguno. Pero bueno, quizás sí... no sé, decir lo que uno tenga que decir, pensar con la propia neurona por más difícil que resulte en estos tiempos de masividades y dogmatismos, tratar de conservar la libertad en la cabeza y ser fiel a uno mismo, a sus ideas y a sus absurdos.

Rudy y Pati - Humor gráfico
Rudy y Pati - Humor gráfico
Rudy y Pati - Humor gráfico

Monologo Tanguero, de y por Rudy