Entrevista a Pati

Humorista gráfico argentino

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

PATI: Sí, al menos no me molesta.

 

PP: En este año 2014, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

PATI: Creo que no está en su mejor momento. Argentina tiene una tradición de grandes humoristas en todos los rubros. Pero hablando específicamente del humor gráfico, que es lo mío, hay una tendencia a una especie de “no humor”, que se acerca más a lo reflexivo pero que se alejó del humor que a mí me gusta, y el que formó a mi generación, que tiene más que ver con la obra de Quino o Fontanarrosa, entre otros grandes.

 

PP: En todos los países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

PATI: Eso es como los que en una fiesta te dicen: “Ah... ¿vos sos humorista? Tendrías que venir a mi oficina para inspirarte. Creo que en todos lados, especialmente en los pueblos más sufridos, abundan los humoristas.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

PATI: Creo que las dos cosas son difíciles si uno no apela a los golpes bajos y a los recursos más evidentes.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

PATI: Leyendo a Mafalda cuando era muy pequeño.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

PATI: Todavía no sé por qué me gustó tanto el humor desde tan chico. Supongo que son cuestiones muy profundas que nunca me preocupé en averiguar. Creo que a uno le puede gustar mucho el humor, pero el humorista de profesión se hace.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

PATI: Los comienzos siempre son lo más difíciles, pero una vez que comencé a trabajar con constancia (y de eso hace más de 25 años) todo fue maravilloso.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

PATI: No, me cuesta reírme cuando el humor me resulta previsible. Como humorista uno conoce ciertos mecanismos que se usan a menudo. El humor es, básicamente, sorpresa y cuando le ves los hilos se hace difícil la sorpresa. Por supuesto que hay muchos que todavía me matan de risa: Seinfeld, Les Luthiers, Dan Piraro, y... bueno, son muchos también.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

PATI: No me acuerdo ninguna ahora. La verdad, la vida del humorista gráfico es bastante aburrida. A uno le apasiona lo que hace, y por eso lo disfruta tanto, pero visto desde afuera no es tan divertido estar sentado durante horas frente a un papel o a una computadora.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

PATI: Desde chico me fascinaban Quino y Fontanarrosa. Fue por ellos que quise dedicarme a esto. Después vinieron otros, pero ellos son mi primer amor en la profesión. Sobre mi mesa de trabajo tengo un original de cada uno de ellos dedicado y enmarcado.

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

PATI: Que trabajes mucho y, básicamente, que te diviertas.

Pati (Adrián Franco) - Humor
Pati (Adrián Franco) - Humor
Pati (Adrián Franco) - Humor