Humores del mundo - Mundo de los Humores - Polonia (Izabella Kowalska-Wieczorek)

Osvaldo Macedo de Sousa
Historiador, escritor, curador, promotor y especialista en humor gráfico.
Izabella Kowalska-Wieczorek

Al buscar imágenes de humor polaco, nos sumerge la belleza estética de sus autores, quienes, además de una mirada filosófica de la vida, cultivaron siglos de lucha por la voz propia y el amor por las artes. Para comprender mejor este humor tan especial, entrevisté a una autora que también es muy especial: Izabella Kowalska-Wieczorek. Izabella, ¿cómo describirías el humor polaco a lo largo de su historia? «Las culturas de los invasores y los oprimidos a menudo se entrelazan y fusionan, y los límites de estas influencias se desdibujan. Gracias a las influencias alemanas y rusas, el humor polaco también evolucionó. En otras palabras, en un país oprimido, el humor siempre actúa con fuerza redoblada. Debido a la situación política, a lo largo de la historia (divisiones, guerras, influencias extranjeras), el humor polaco siempre ha logrado sobrevivir, porque nunca ha habido escasez de temas para los satíricos: escritores, comediantes y artistas visuales. Se utilizaban metáforas camufladas, simbolismos legibles sólo por el grupo social al que iba dirigido el mensaje, dificultando así la labor de los censores.»

¿Entonces tu humor es el resultado de ese espíritu de opresión, como subterfugio, como elemento de supervivencia mental? «¡Sí! En estos períodos de sumisión y opresión, el humor y la sátira ayudaron a sobrevivir porque unieron a las personas en desgracia, les dieron la oportunidad de expresar oposición y luchar contra el enemigo común a través de la sátira y lo grotesco. En tiempos difíciles, el humor alivia la tensión y la agresión, protege contra la depresión y el colapso».

¿Ese espíritu de resistencia abarcó los diversos géneros creativos y tuvo muchos seguidores? «Muchos artistas eminentes terminaron satirizando y ridiculizando las debilidades humanas como los pintores Jerzy Duda-Gracz y Witkacy, quien también era escritor - humorista, al igual que Konstanty Ildefons Gałczyński, Miron Białoszewski y Witold Gombrowicz. Las comedias de Aleksander Fredro y Gabriela Zapolska todavía nos hacen reír en los cines. En el mundo gráfico, Bruno Schultz fue el maestro de la sátira. Eryk Lipiński fue una gran influencia en la difusión del humor y en el reconocimiento del dibujo satírico como una dirección igualitaria e independiente en el arte. Mis caricaturistas de prensa favoritos son, entre otros, el gran escritor y caricaturista de mi infancia: Sławomir Mrożek y actualmente Andrzej Mleczko, Marek Raczkowski y Andrzej Sawka. Estoy muy impresionado con las obras románticas de Jerzy Głuszek y los brillantes dibujos de Paweł Kuczyński».

Hoy, eres de gran riqueza plástica, así como de una finura poética escalofriante, donde los problemas políticos se entrelazan con los problemas sociales y ambientales. «Polonia hoy está dominada por un humor político y social específico. Nos reímos con tristeza y sarcasmo. En la era de Internet, la conciencia pública va en aumento y el humor a menudo se refiere a cuestiones globales relacionadas con la supervivencia de las personas en el planeta. Esta especie de “humor de lucha” dominante critica la política estatal actual, apoya la lucha por un mundo mejor, pero también ayuda a sobrevivir a la pandemia ridiculizando al Covid-19 y mostrando al virus en una posición perdida, lo que ayuda a la gente a creer en la derrota del plaga. La gente siente que no está sola, tiene menos miedo. Los artistas de todas las áreas del arte tienen una importante misión que cumplir, porque junto al humor regalan sonrisas y esperanza».

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Izabela Kowalska Wieczorek

 

Copyright © Osvaldo Maceda de Sousa. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.