Los Enharinados

Fecha: 
28 de diciembre
Localidad: 
Ibi, Alicante, Comunidad Valenciana
País: 

La fiesta de "Los Enharinados (els Enfarinats)" se celebra cada 28 de diciembre (festividad de los Santos Inocentes) en Ibi (Alicante, Comunidad Valenciana).

La fiesta es de origen incierto, aunque, probablemente se sitúe en el Siglo XVI. Se recuperó en 1981, después de que a finales de los años 50 dejara de celebrarse. Desde su recuperación se han introducido algunas innovaciones, como la costumbre de rebautizar algunas calles y plazas del pueblo, dándoles nombres más divertidos.

Los Enmantados son los personajes que, vestidos con una manta sobre los hombros, cada 27 de diciembre por la noche, recorren las calles de Ibi pregonando los bandos y la pronta asunción al poder de los Enfarinats.

Con destino al ayuntamiento, los transporta una furgoneta que suele hacer paradas frente a algunas instituciones en mérito a que sus cabezas, o sus actos están involucrados en la pronunciación de los pregones críticos que riman los principales acontecimientos del año; bien sazonados con la sátira inherente a la ocasión.

Lo más importante para los pregoneros es anunciar las nuevas medidas que el gobierno entrante tomará y las nuevas normas bajo las que se regirá la población. Obviamente, éstas serán de las más absurdas. Estos amantats no son otros que los Enfarinats del día siguiente.

Los Enharinados, son los personajes principales de la celebración y son interpretados por vecinos de condición civil -indispensable- casados. El grupo cuenta con 14 integrantes que mantienen la unidad en base a la amistad que tienen entre ellos, siendo un bando cerrado y de difícil acceso.

Los Enfarinats, cada 28 de diciembre, imponen la Justicia Nova, hacen respetar sus nuevas normas y aplican las respectivas sanciones a los que no las cumplan. Los castigos son simples pagar una multa o ser enharinado y encarcelado.

No todo podía ser perfecto, en el ejercicio del poder y como es natural, la autoridad nueva se encontrará con una muy recia oposición. Los opositores están vestidos con una característica chistera negra con adornos de papel en forma de estrellas. Estos tienen un objetivo, el de hacerse del poder que momentáneamente los Enharinados ostentan y ¿de qué manera?, pues luchando en la Batalla de harina, huevos y cohetes.

La oposición, a pesar de ser una loca oposición, representa el orden común y se presenta a partir de las 11:00 horas en la plaza para declarar la guerra a los Enharinados, pues no están de acuerdo con su nuevo gobierno.

La plaza de la iglesia se convierte cada 28 de diciembre en la base principal de los Enharinados, donde ubican la cárcel o presó y donde también se lleva a cabo la lucha entre ellos y los opositores. La Presó es donde los atrapados (cualquier desafortunada que haya cruzado sus dominios) son acusados, enjuiciados y castigados por la Justicia Nova.

El principal evento de la Fiesta de los Enharinados de Ibi es la Batalla de los Enharinados en la que se utiliza como proyectiles diversos elementos como la harina, el huevo y verduras, por supuesto, no faltan los petardos explosivos. En ella se enfrentan ambos bandos –enharinados y oposición- que están ansiosos por ganar el poder –simbólico- del mandato político de la población.

Si durante el mandato de los Enfarinats alguien cruza por sus dominios -la plaza de la iglesia- y no cumple las descabelladas órdenes de estos, pagará muy caro su osadía, pues será acusado de delitos inimaginables, siendo enjuiciado y sentenciado a ser empanado con harina y huevos como castigo y, por si fuera poco, llevado a la cárcel Enfarinat donde le caerán petardos borratxos.

En cada edición de la Fiesta de los Enfarnats, está garantizado que habrán muchos encarcelados, porque nunca falta un despistado descuidado o un resuelto valiente que caiga en los dominios de los Enharinados de Ibi.

Como resultado de la lucha, la oposición es derrotada y arrinconada a la escalinata de la iglesia; finalmente, se declara el triunfo de los Enharinados.

Terminada la blanca batalla todos los Enharinados y demás participantes, se dirigen a realizar una rigurosa inspección de los comercios, instituciones y casas para pedir colaboraciones que estarán destinadas a la Casa de Mayores San Joaquín.

Pero ello solo puede ser hecho al estilo de los Enharinados, es decir aplicando la Justicia Nova y su rigurosa Ley del Embudo. Es así que los Enfarinats, durante la fiscalización no dudarán en utilizar el enorme embudo de porta el Juez, el desmesurado metro, el litro gigante, el colosal kilo -que exageradamente pesa cinco veces más de lo normal-, una vasta letra de cambio, el descomunal libro de tasas, etc.

Todo aquello que difiera con estas medidas básicas estará en falta. Y como es lógico, nadie será capaz de cumplir tan exageradas normas, por lo que casi todo el pueblo acaba cometiendo un delito y pagando la respectiva multa. Caso contrario, el infractor no dude que será empanado.

Por supuesto que a la hora de la comida hay tregua y se pone en práctica un acuerdo de no agresión –temporal- para que la tranquilidad reine en los estómagos de todos los Enharinados y el público.

Por la tarde, luego de la recaudación y el merecido almuerzo, los Enharinados se dirigen a la Casa de Mayores San Joaquín para contarles los principales acontecimientos del día y hacer entrega de la recaudación.

A continuación, de vuelta a la fiesta pero esta vez en el Polideportivo, tiene lugar el acto de cierre de la festividad, el infaltable Baile o Dansà. Para empezar, el Rey y el Virrey de los casats piden el respectivo permiso al Alcalde Enfarinat; es en este momento que termina el gobierno de los Enharinados de Ibi.

Es así que los Enfarinats, que ya no ejercen el poder pasan de protagonistas a espectadores, pues ahora son el Rey y el Virrey los que conducen la última parte de la celebración.

La Dansà, es el baile ejecutado por hombres y mujeres muy bien vestidos; los primeros cubiertos con capas muy elegantes y las segundas con suntuosas galas. Durante la Dansà también participan los famosos tapats o tapados.

Al promediar las 17:00 horas, el alcalde Enfarinat da la orden y la danza empieza. Participan grupos que ejecutan bailes regionales. El 30 de diciembre se repite la presentación de los bailes del Virrey.

Los Tapats o tapados son los personajes a los cuales hay que observar con detenimiento pues no se sabe si son hombres o mujeres, por la ambigua vestimenta que utilizan y porque, para variar, llevan máscaras y capas.

Es así que la población está sometida durante todo el día 28 de diciembre al poder –transitorio- de los Enfarinats; pero, por supuesto, con mucho gusto porque la Fiesta de los Enharinados de Ibi, es para el pueblo y todo aquel visitante que quiera disfrutar de unas placenteras vacaciones en las casas rurales de Alicante.