Julio Málaga Grenet

Arequipa, 1886 – Lima, 1963.
Humorista gráfico peruano.

Fue un destacado caricaturista e ilustrador.

A partir de 1907 trabaja en la dirección del semanario Monos y Monadas. Esta revista dedicó sus páginas a temas de actualidad nacional y extranjera pero su principal característica fue la crítica política. Este Semanario festivo y de caricaturas, circuló por vez primera el 31 de diciembre de 1907. 

En 1908 empieza a trabajar en la revista semanal Variedades (1908-1930), sucesora de Prisma, (1905-1907). Málaga Grenet era el encargado del diseño de la portada, así como de una sección titulada “Chirigotas”, en ambas tocaba de un modo satírico temas de actualidad, sobre todo en el ámbito político. 

Un año después, aparecen sus dibujos en la revista Gil Blas y Fígaro. Más tarde será nombrado Director Artístico de ambas revistas. Pero a inicios de 1910, el semanario Fígaro es clausurado, en parte debido e una caricatura suya, este incidente lo impulsa a viajar a Buenos Aires. Tres años después, ya se desempeñaba como director de arte de la prestigiosa revista Caras y Caretas.

Simultáneamente trabaja para revistas como Mundo Argentino, El Hogar, Plus Ultra, Última Hora, La Razón, Giornale d’Italia, Crítica, en estos tres últimos firmando con el seudónimo Faber.

Estando en Argentina, se contacta con revistas parisinas como Les annales, Le Flambeaud, Le Matin, enviándoles material regularmente.

En 1916 regresa a Lima para trabajar en la dirección del diario El Perú, diario que pese al esfuerzo y reformas, sale de circulación al año siguiente. La misma suerte correría también Excélsior, en donde se desempeñó como dibujante. Ese año es llamado para colaborar en la revista Don Lunes.

Nuevamente en Buenos Aires, en 1921 es nombrado director artístico del suplemento dominical del diario La Nación, permaneciendo en ese cargo hasta 1923, año en que viaja a Nueva York, introduciéndose en el medio publicitario.

En 1930 viajó a Europa, donde trabajó como ilustrador de las revistas parisinas Le Rire y Fantasio. Viajó luego a Madrid, donde residió por 6 años, y luego a Buenos Aires.

En 1940 retornó a Lima, en donde colaboró en Excélsior y Cultura Peruana.

En 1945 es nombrado subdirector de la Escuela Nacional de Bellas Artes del Perú y profesor de Artes Gráficas.