Bob Hope

Eltham, Reino Unido, 1903 - Toluca Lake, California, 2003.
Humorista escénico y audiovisual estadounidense.

Nacido como Leslie Townes Hope, fue un famoso e influyente comediante.

En sus inicios participa en algunos concursos, imitando a Charles Chaplin. En uno de ellos lo ve el comediante Fatty Arbuckle y en 1925 le da trabajo. Un año después, Hope forma parte de un número llamado "The Dancemedians" con las Hermanas Hilton.

Después de cinco años en el mundo del vodevil, comienza a aparecer en algunos musicales de Broadway. Sus actuaciones eran bien recibidas y los críticos comenzaron a destacar su sentido del humor.

Fyera de Estados Unidos, Bob Hope era un tipo simpático que hacía películas poco graciosas. Para los estadounidenses, la muerte de este actor alcanzó ayer la categoría de drama nacional.

Al valor de su comedia, simple y directa, se sumaba siempre su legendaria obsesión por entretener a los soldados de EE UU en bases repartidas por todo el mundo.

Hope, inspirador de varias generaciones de cómicos, triunfó en radio, en cine, en televisión y en espectáculos de todo tipo.

Muchos no lo valoran como un gran cómico. Era más bien un tipo entrañable, un comediante cuya mayor virtud era su capacidad involuntaria para caer bien.

Su humor tenía dos cualidades que ahora están eternamente incorporadas a la rutina de varias generaciones de cómicos. Por un lado, le encantaba despreciarse a sí mismo, reírse de su torpeza como jugador de golf o de la extraña geometría de su nariz. 

Bob Hope se esmeró durante toda su vida por elaborar un humor genuinamente masivo, limpio de connotaciones políticas o religiosas. 

En los años veinte ya estaba en la cima del vodevil, en los treinta era el rey de la radio, en los cuarenta era la estrella de las grandes productoras de cine y a principios de los cincuenta dominaba la televisión. Hizo 53 películas entre 1938 y 1972, muchas de ellas con su viejo amigo Bing Crosby, pero a Bob Hope se le va a recordar en EE UU como el cómico que actuaba frente a grupos de soldados. En la Segunda Guerra Mundial, en los conflictos de Corea o Vietnam o incluso en la guerra del Golfo, Bob Hope encontraba su lugar favorito en escenarios improvisados en los que hacía esa ceremonia tan americana que se define como "entretener a las tropas".