Antonio de Zamora

Madrid, 1665 - Ocaña, 1727.
humorista escénico español.

Fue un reconocido dramaturgo. En 1722 reunió y publicó una colección de sus piezas con el título de Comedias nuevas. Se muestra en este repertorio como un seguidor de la escuela calderoniana, refundiendo muchas comedias del XVII

Cultivó los géneros de comedias históricas (Cada uno es linaje aparte, La doncella de Orleans (sobre Juana de Arco), La defensa de Tarifa, La destrucción de Tebas) y comedias de figurón, donde destacó especialmente por Don Domingo de don Blas y Don Bruno de Calahorra, pero sobre todo por El hechizado por fuerza, estrenada en 1698 y una de sus comedias más famosas, donde se satiriza al necio Don Claudio; en ella, y al estilo de Molière.

Otra de sus obras de más éxito fue No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague y Convidado de piedra, que trata de la leyenda de don Juan, pieza menos sutil que la de Tirso de Molina y algo más realista que la de José Zorrilla, pues no deja el final abierto a la duda como este. 

A Zamora le atrajeron además los temas costumbristas y fantásticos (dentro de estos últimos, fue muy popular su comedia de magia El mágico de Salerno). Cultivó asimismo la zarzuela,

Sus entremeses representan una transición hacia el populismo de los de Ramón de la Cruz, y entre ellos destacan Las bofetadas, Los gurruminos y las gurruminas, Pleito de la dueña y el rodrigón, y los bailes El amor buhonero y El juicio de Paris, todos ellos logrados apuntes escénicos llenos de gracia y sátira; pueden encontrarse en la Colección de entremeses de Cotarelo.