¿Cómo va surgiendo la risa en el ser humano?

Pepe Pelayo (escritor, comediante y estudioso de la teoría y la aplicación del humor, cubano-chileno)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

1) La psicología evolutiva ha estudiado que cómo a partir de las 6 semanas de vida, el bebé comienza a sonreír. La sonrisa es una vía de comunicación y de relación, porque ve que atrae la atención de los demás.

2) La sonrisa es debido al bienestar orgánico que viene de la cenestesia, que es la sensación general de la existencia del propio cuerpo, independiente de los sentidos.

3) La risa aparece como expresión de una idea alegre en la cuarta semana, según Heyfelder; desde la sexta a la octava, según Champneys; desde la séptima a la novena, según Darwin; desde la séptima a la décima, según Sigismund.

(Como se puede observar, los bebés comienzan a reír casi cuando les da la gana Nota del autor).

4) Los movimientos de los brazos, propios de la risa, surgen en el sexto mes. A los nueve meses el niño se ríe todavía frecuentemente de un modo ruidoso, cuando se le presentan cosas nuevas con tiempo suficiente para que las estudie bien.

5) A los 15 meses hace lo mismo cuando escucha sonidos nuevos. Después ríe cuando se pone de pie con ayuda. Desde el noveno al duodécimo mes, la risa parece cambiar de aspecto, haciéndose más consciente. El niño se ríe más inteligentemente que antes. Al finalizar el año se le añade la risa imitativa, que tiene lugar cuando otros individuos ríen en su presencia.

6) La risa maliciosa ha sido observada por primera vez al finalizar el segundo año. Dice Preyer que la risa y la sonrisa en esas edades son movimientos expresivos espontáneos, que indican sentimientos de placer. Es algo innato, no aprendido. Influye mucho el medio ambiente y la manera de obrar de los padres.

7) En años posteriores a lo visto hasta aquí, el niño reirá guardando proporción con el desarrollo de su psiquismo general, principalmente con el desarrollo de la imaginación creadora y el gusto estético.

8) Cuando haya un desarrollo significativo, más o menos completo de las facultades superiores del niño, ahí entrará la risa intelectual ya descrita.

9) Si el bebé es lanzado al aire y vuelto a atrapar con seguridad, ríe de vencer a sus temores. Si uno se esconde de pronto, el bebé se asusta y siente miedo de haber perdido la persona que le da confianza y seguridad. Al ver que aparece la persona, libera ese temor y ríe. Se comienza a asentar las bases del sentido del humor.

 

A medida que crece, el número de veces que reirá o sonreirá el pequeño irá disminuyendo, pues numerosas condicionantes culturales y experimentales harán de filtro selectivo.

(Nosotros, los padres, los profesores y demás, somos los responsables que ellos puedan crecer sin perder ni la frecuencia ni la calidad de sus risas. Nota del autor).