Jerónimo de Cáncer y Velasco

Barbastro, ¿1599? - Madrid, 1655.
Humorista literario y escénico español.

Fue un dramaturgo y poeta del Siglo de Oro.

Para la Academia del Buen Retiro, reunida para Felipe IV en 1637, compuso “El Vejamen de la Academia castellana de Madrid” (dedicado a Sebastián Rodríguez de Villaviciosa), pieza muy popular en esas justas o certámenes poéticos de índole bufonesca. 

Sobresalió en la poesía festiva y chistosa, en la que prodigó equívocos y retruécanos conceptistas, además de la parodia mitológica. Compiló su poesía en el libro “Poesías varias” (Madrid, 1651), donde destacan romances, jácaras, quintillas de ciego y agudos epigramas.

Son justamente célebres sus comedias burlescas y sus entremeses, algunos de los cuales son “Este lo paga”. (Laurel de entremeses varios, Zaragoza, 1660) “El cortesano”. (Tardes apacibles de gustoso entretenimiento, repartidas en varios entremeses. Madrid, 1663) o “Los Putos”. (Ociosidad entretenida, en varios entremeses, bailes, escogidos de los mejores ingenios de España. Madrid, 1668.) Tiene muy graciosos romances, quintillas de ciego y jácaras; de estas algunas felizmente imitadas de Francisco de Quevedo.

También fue un frecuente autor de comedias de varios ingenios; colaboró en estos menesteres con Pedro Calderón de la Barca, Agustín Moreto, Luis Vélez de Guevara, Juan de Matos Fragoso, Juan de Zabaleta, etc.. Por sí solo, únicamente hizo dos comedias burlescas, “La muerte de Baldovinos”, que es una parodia de “El marqués de Mantua” de Lope de Vega con tantos disparates que fue condenada por la Inquisición, y “Las mocedades del Cid”.