¿Qué es la Risa? ¿Cómo clasificarla?

“La risa se desliza y se escapa a la especulación filosófica, o se yergue y la desafía altaneramente”, dijo Bergson.

Definición de la risa hecha por Herber Spencer: “Risa: descarga de la excitación nerviosa excesiva”.

Descripción de la risa​ hecha por Sir Francis Bacon: “…la risa produce una dilatación en la boca y labios; una expulsión continua de respiración con un ruido estentóreo que produce la interjección de la risa y la agitación de los pechos y laterales; si es violenta y continuada, los ojos se llena de agua”.

risa.jpg

Existen más definiciones, tantas como pensadores, psicólogos y otros profesionales la han estudiado.

Pero si nos fijamos, ninguna de ellas nos asegura que la risa sea exclusiva de lo cómico, lo humorístico. Y no fijarse en ese detalle es la causa más frecuente de que muchos otros pensadores, psicólogos y otros profesionales se equivoquen y traten de definir el humor confundiéndolo con la risa, incluso tenemos variadas Teorías intentando explicar el Humor y lo que en realidad explican es la Risa.

Mencionaré algunas para ilustrar nuestro punto:

1) Teorías biológicas, evolucionistas y del instinto.- Explican que la risa es un sistema arraigado e inamovible que tiene un fin utilitario.

2) Teoría de la superioridad.- Indica que la risa es un triunfo personal.

3) Teoría de la incongruencia.- Insiste en que la risa está provocada por un inusual, inconsistente o incompatible apareamiento de ideas, situaciones, conductas o actitudes (para nosotros es la teoría que mejor explica el fenómeno de lo cómico, como base del humor, porque el resto que aquí mencionamos y otras, sólo explican lo cómico, lo humorístico, de manera muy parcial).

4) Teoría de la sorpresa.- Declara que el elemento esencial de la risa es la precipitación y la imprevisibilidad.

5) Teoría de la ambivalencia.- Afirma que la risa es una reacción a la simultaneidad de dos emociones incompatibles o contradictorias.

6) Teoría de la configuración.- Explica la risa como la percepción de una cierta conexión entre elementos que aparecen incongruentes o sin relación aparente.

7) Teoría de liberación o de alivio.- Afirma que la risa es provocada por el alivio de la tensión.

Voy a exponer brevemente la Conjetura Humor Sapiens que intenta comprender este enredo, este meollo, este caos conceptual.

Para nosotros, Alex y Pepe Pelayo, identificandonos con el psicólogo integral canadiense Rod A. Martin, lo cómico es lo que ocurre en el cerebro humano cuando se percibe una información diferente a la que se tiene guardada y se produce de ese modo una incongruencia. En ese proceso cognitivo, si el cerebro “descubre” una relación, un vínculo y “resuelve” el acertijo de la incongruencia, entonces como premio, da órdenes de segregar ciertas hormanas que producen una emoción placentera, cuya manifestación externa es la sonrisa o la risa. Esa incongruencia puede estar en algo que uno percibe en su entorno, o es creada en la propia imaginación, o en un mensaje que le envía otra persona con la intención de que disfrute el proceso cómico que él ya pasó en su cerebro. Y si sucede de esta última manera, entonces lo hace a través de las leyes de la comunicación humana; es decir, una fuente envía un mensaje a un receptor y si éste “descubre” la incongruencia con su información propia, ahí siente la emoción placentera y ríe. En otras palabras, si la intención de la fuente es hacer reír al receptor y éste ríe con su mensaje, eso es el humor.

Por lo tanto, el humor es la expresión de lo cómico.

Y lo vemos desde una simple conversación cotidiana hasta la más elaborada manifestación artística. Lo cómico y lo humorístico se producen solamente en un contexto social, porque somos seres sociales.

Entonces tenemos que a través de lo cómico se produce un placer, llamémoslo epecial, el cual termina en risa, sonrisa o sonrisa interior.

Pero hay otras risas que no son producto de lo cómico. ¿Cuáles? Tenemos la risa sensorial (la del niño en los primeros meses de su existencia. Por ejemplo, cuando va descubriendo su cuerpo, cuando le acarician las mejillas, cuando se les dan de comer, etcétera. A esta risa se le añade las cosquillas. Diferencias entre tipos de cosquillas: cuando se la hace uno mismo, cuando se la hacen al que está prevenido y cuando la hace un extraño. Por lógica, influyen ciertos factores psíquicos también).

Pero hay otras risas como la fingida (la de los actores, la de ciertos políticos, la del diplomático, también la de cortesía); la risa patológica (la de los imbéciles, la de los histéricos, la de los dementes), la provocada por agentes físicosquímicos (gas hilarante, opio, hachís, la hoja de sardonia), la risa nerviosa (cuando nos pillan haciendo algo que creemos inadecuado, cuando a veces nos preguntan algo que no sabemos y deberíamos saber, etcétera.), la risa social (cuando la compartimos para demostrar interés, amistad, placer en lo que escuchamos o vemos, etc., es una de las más abundante).

Y hay más. Tenemos la risa de la burla que no entra en el proceso cómico. Es decir, existe un tipo de burla que no es humorística, pero que sin embargo, produce risa. No es sana, claro que no, pero no podemos negarla.

Veamos otra risa que nos interesa más: la de la alegría. Es la que se relaciona con este estado de ánimo. Aquí debo citar un párrafo aclaratorio del libro Bienaventurados los que ríen (Aramís Quintero y Pepe Pelayo. Humor Sapiens Ediciones. pág. 17): “La alegría es un estado anímico positivo que no se exterioriza por sí solo mediante la risa o la sonrisa. Pero como estado positivo condiciona o favorece la aparición de la risa o la sonrisa ante cualquier cosa que la provoque directamente. Estando alegre, la inclinación a reír es mayor, incluso por motivos que en otro momento quizás no la provocarían. De ahí que la alegría se asocie a la risa. Es pues evidente el vínculo profundo que existe entre alegría, risa y humor. Vivir con alegría es vivir con humor y viceversa”.

Pero ojo, nos referimos ahí al humor como estado de ánimo, no al humor como expresión de lo cómico.

Para la Conjetura Humor Sapiens, ese placer que produce el proceso cómico se puede lograr por otras vías que no es “el humor como expresión de lo cómico”. Es el caso de la alegría, del triunfo, del alivio, etc. De ahí que exista la risoterapia. Que no es más que reír sin ninguna causa hasta que esa risa llegue a provocar el placer especial que nos hace sentir tan bien. La risoterapia hace el proceso inverso.

Para resumir. Es importante para una buena calidad de vida sentir un placer especial que se produce por la segregación de hormonas llamadas “de la felicidad” y así reír o sonreír.

Una manera de vivir con ese buen estado de ánimo es desarrollando el sentido del humor (o sentido de lo cómico, para ser más precisos y consecuentes en nuestra Conjetura) para provocar el proceso cómico y llegar al importante placer especial y la risa, o tratar de conseguir ese placer y esa risa a través de la alegría, y otras emociones positivas.

Cuando decía que muchos estudioso del Humor se confunden al tratar de definirlo a través de la Risa, se enredan por la cantidad de tipos de risas distintas que existen.

Y claro, encontramos otras clasificaciones. Por ejemplo,

1) Por su naturaleza: La risa espontánea. Es la involuntaria, la no premeditada (cuando vemos o escuchamos algo inesperado).

2) Por su naturaleza: La risa planificada. Es tener una actitud favorable hacia la risa. No es falsa ni forzada (cuando nos disponemos a escuchar un chiste).

3) Por su naturaleza: La risa provocada. Es la motivada por algo externo al individuo. Tiene de las dos anteriores (cuando vemos una película cómica. Nos podemos encontrar algo que no esperábamos y al mismo tiempo estamos conscientes que podemos reírnos en algún momento).

4) Por su naturaleza: La risa autogenerada. Es la que se genera por un proceso cognitivo en la misma persona y que solo esa persona entiende (cuando recordamos algo gracioso).

5) Por intencionalidad: Reír de… Es la risa que encierra una actitud utilitarista, individualista e incluso defensiva del que se ríe. Puede ser agresiva en todos sus grados. Excepción: reír de… sí mismo. Lo que demuestra toma de conciencia, un ego sano y confianza en uno.

6) Por intencionalidad: Reír con… Es la risa que nos ayuda a sentirnos más conectados y unidos. Conlleva una actitud de apertura y confianza.

7) Por lo externo:

a) La sonrisa. Es una risa esbozada con ausencia de sonido. La boca se ensancha mientras las comisuras de los labios son estiradas hacia atrás y ligeramente hacia arriba. Existe muchos grados de intensidad, desde el sonreír velado, hasta mostrar los dientes. Intervienen también las mejillas, la nariz, los ojos y casi todo el rostro.

b) La risa moderada. Tiene las características de la sonrisa, pero con modificaciones faciales y se acompañan de sonidos, producidos por alteraciones –moderadas-, del aparato respiratorio. Predomina el sonido “a” en los hombres, el “e” en mujeres y el “i” en los niños.

c) La risa fuerte. En este caso las sacudidas son tan profundas que parecen partir del diafragma y de los músculos toráxicos, que comprimen los pulmones para producir fuertes aspiraciones.

d) La risa inmoderada. Los elementos de las risas anteriores se intensifican, interviniendo movimientos notables de los miembros del tronco. Se caracterizan por su violencia y su manera de ser convulsiva. Hay lágrimas. Parece un ataque. Se ocultan los ojos. Cabeza y cara se hinchan de sangre. Respiración difícil. Dolor en pecho y costado. Pies pateando el piso, etcétera.

Conclusión. Está demostrado la importancia de la risa. De la sana, claro, en la salud, en las relaciones sociales, etc.. Por lo tanto, todos debemos reír, ya sea como producto del sentido del humor (sentido de lo cómico), o por cualquier emoción positiva. Los beneficios son innumerables.

Observación. Las Conjeturas Humor Sapiens son productos de muchas horas y horas de análisis, de lecturas, de debates y especulaciones, pero eso no significa que tengamos la verdad absoluta. Menos en un campo tan subjetivo como éste y tan desconocido a la vez. Día a día los científicos y pensadores descubren aspectos nuevos. Nuestro propósito es ordenar ese caos teórico, tratar de comprender nuestra profesión, porque somos más creadores de humor que estudiosos desde el punto de vista académico. Por lo tanto, vemos lógico que alguien no esté de acuerdo con nosotros. Eso sí, nos haría felices debatir las opiniones, intercambiar puntos de vistas, para ganar todos.

En el próximo Boletín Humor Sapiens compartiremos unos cuantos ejercicios de risoterapia y otros, para que usted desarrolle esa habilidad de reír, si no lo ha hecho aún.