Investigaciones científicas sobre el humor

Les mostramos aquí la síntesis de los resultados de variados estudios y experimentos realizados por especialistas del mundo entrero sobre la Risa y el Humor.

Hemos recopilado ya 75 investigaciones. Le agradeceríamos –si conoce alguna otra-, que nos la envíe para enriquecer el listado. Aseguramos darle el crédito, si así lo desea.

Buen humor y éxito reproductivo

Pese a las guerras, hambruna, colapso económico y tragedias personales, la mayoría de los seres humanos se siente feliz casi todo el tiempo, según han demostrado extensos estudios durante las últimas dos décadas. De hecho, la gente parece tener “puntos de ajuste de felicidad” a los que vuelve incluso después de las perturbaciones más extremas, dice un equipo de investigadores encabezado por Ed Diener, de la Organización Gallup. La causa de nuestro punto referencial de felicidad pudiera relacionarse con la ventaja evolutiva: el buen humor lleva a mayor creatividad, sociabilidad y al final, al éxito reproductivo, dicen los investigadores.

Tu humor según fecha de nacimiento

La estación del año en que venimos al mundo afecta al humor que uno tendrá durante su vida, según revela un nuevo estudio llevado a cabo por investigadores de la universidad Semmelweis de Budapest. Los niños nacidos en verano sufrirán vaivenes del humor durante su vida, mientras que los que nacieron en invierno probablemente no serán personas irritables, afirman los autores de la investigación, citados por The Telegraph

En el estudio, que investigó la conexión entre la personalidad y la estación del año del nacimiento, participaron 400 personas. Los científicos autores de la investigación explican que venir al mundo en determinada estación afecta el nivel de dopamina y serotonina, que controlan el humor, aunque hacen falta otras investigaciones para inferir los mecanismos de esta influencia.  
 
Los investigadores han revelado que el número de personas con temperamento “ciclotímico”, que se caracterizan por cambios bruscos de estados de ánimos, es mucho mayor entre los participantes del estudio que nacieron en verano. Aquellos con un temperamento “hipertímico” tienden a estar siempre de buen humor y, según el estudio, nacen en su mayoría en primavera. Asimismo, los nacidos en otoño probablemente no serán depresivos, mientras que los nacidos en invierno no se convertirán en el futuro en personas irritables. 

Los científicos, encabezados por la Dra. Xenia Gonda, están buscando sean los marcadores genéticos los que explicarían esta conexión, ya que todavía no se puede decir nada sobre los mecanismos que operan en este vínculo. 

¿Los humoristas son seres especiales?

Un estudio examinó los rasgos de la personalidad de los comediantes. La investigación sobre otras personas creativas siempre ha demostrado que existe una relación entre la creatividad y los rasgos psicóticos que tienen que ver con la esquizofrenia y las manías (la mitad de trastorno bipolar). El nuevo estudio quería comprobar si la conexión era cierta para los comediantes también.

El estudio incluyó a 523 comediantes (404 hombres, 119 mujeres, la edad de 31 años promedio), que fueron reclutados a través de las sociedades de comedia, sitios web, redes sociales e invitaciones personales por parte de los investigadores. Como grupo control, 364 agentes (153 hombres y 211 mujeres, 30 años de edad media) también fueron reclutados de una manera similar a los comediantes. Ambas muestras fueron tomadas en el Reino Unido, EE.UU. y Australia. La mayoría de ellos (57% de los cómicos y el 73% de los actores) eran amateurs. Como control adicional se trabajó con 831 personas comunes y corrientes, que constituyen las normas medias de la población de las escalas utilizadas en este estudio (246 hombres y 585 mujeres, edad de 31 años).

Los sujetos completaron un cuestionario que mide cuatro aspectos diferentes de psicoticismo (que no debe confundirse con psicópatías).

Creatividad y humor

Los autores de esta investigación mandaron la tarea de inventarle un título divertido a una caricatura sin título del New Yorker. Ciento cincuenta y nueve personas (93 mujeres, 66 hombres) participaron en el estudio. Jueces independientes calificaron esos títulos por su nivel de comicidad. Además, los sujetos también vieron unas 30 caricaturas originales de The New Yorker y tuvieron que clasificarlas en cuán divertidas pensaban que eran. Los participantes también completaron una prueba estándar de personalidad.

Los resultados mostraron que la creación de títulos humorísticos se correlacionó negativamente con la apreciación del humor. No está claro el por qué, pero podría ser que los creadores de humor tienen niveles más altos de creatividad y esperan mayores niveles de creatividad de la gente que crea o cuenta chistes, en comparación con aquellos que no son tan buenos en la creación de humor.

Caminar vs. humor

Nuestro estado de ánimo puede afectar la forma en que caminamos: llevamos los hombros caídos si estamos tristes o avanzamos dando saltitos si estamos felices.  Ahora, un equipo de investigadores de Canadá ha demostrado que esto también funciona a la inversa, es decir, que si caminamos como si nos sintiéramos felices o tristes podemos influir sobre nuestro estado de ánimo en uno u otro sentido. En un estudio realizado, los sujetos que caminaron en un estilo más "deprimido" -con menos movimiento de los brazos y con los hombros inclinados hacia delante- experimentaron estados de ánimo peores que los que fueron inducidos a caminar con un estilo más "feliz".  Uno de los autores del estudio, el investigador del Canadian Institute for Advanced Research (CIFAR) Nikolaus Troje, ya había demostrado en investigaciones previas que las personas deprimidas se mueven de manera muy distintas a la de las personas que se sienten felices o simplemente de buen humor.  "No es de extrañar que nuestro estado de ánimo, la forma en que sentimos, afecte a la manera en que caminamos, pero quisimos ver si la forma en que nos movemos también afecta a cómo nos sentimos", explica Troje.

Pelear y sonreír

Una de las hipótesis sobre el origen evolutivo de humor surge de estudiar la sonrisa y la risa en otros animales, especialmente primates. Observaciones de primatólogos revelan que muchos de nuestros parientes más cercanos utilizan una expresión facial que es similar a una sonrisa humana. Esa sonrisa aparece en extremas situaciones, como una señal de sumisión después de una pelea entre dos individuos. 

Un nuevo estudio, publicado en la revista Emotion, quería probar esto, al observar si las sonrisas son signos de presentación, y si las personas que no sonríen son más propensos a ganar peleas. Los investigadores encontraron una forma inteligente para poner a prueba esta hipótesis observando las expresiones faciales precompetitivas de los luchadores profesionales.

La idea detrás de este estudio es que las personas que sonríen más o lo hagan con mayor intensidad, son menos agresivos y también tienden a tener bajos niveles de testosterona. Los estudios demuestran que las personas de bajo estatus sonríen más que las personas de mayor estatus, y en general, la sonrisa es vista como un signo de apaciguamiento. 

Humor y relaciones amorosas

En una universidad norteamericana se reclutaron 136 estudiantes universitarios (35 hombres, 101 mujeres) que se encontraban en una relación durante un promedio de 19 meses, para un estudio.

Los investigadores dieron seguimiento a los estudiantes durante tres semanas, tiempo durante el cual los participantes completaron un diario informes cómo utilizan el humor con sus parejas y si eran son o no felices en su relación. 

Estudio de la risa conversacional

Robert Provine, profesor de psicología y ayudante de dirección del programa de neurociencia de la Universidad de Maryland, E.U., buscó adoptar una «táctica naturalista y descriptiva» para revelar los disparadores subconscientes y las raíces instintivas de la risa. Inicialmente observó a sujetos en su laboratorio, pero encontró que la risa era demasiado frágil, ilusoria y variable bajo escrutinio directo. Por ello, decidió observar la aparición de risa natural y espontánea en la vida diaria. Empezó a escuchar y grabar a escondidas la risa conversacional (aquella que sigue típicamente al discurso de la conversación un segundo después), documentando 1200 episodios, y estudió más tarde los patrones de quiénes reían y cuándo, para analizar sus cualidades.

Alcohol y risa

Bien es sabido en la cultura popular que las personas ebrias suelen reírse mucho. No obstante, se realizó un experimento científico para comprobarlo. Psicólogos británicos de la Universidad de Hull les dijeron a 48 voluntarios que se tomasen una bebida alcohólica o una gaseosa, a partes iguales, para posteriormente ver una película cómica. En los resultados se apreció que los que tomaron la bebida alcohólica rieron más que los otros.

Ubicación anatómica del sentido del humor

Según científicos de la Universidad de California, el sentido del humor está en la circunvolución frontal superior izquierda del cerebro, en el área motora.

El estudio se le realizó al cerebro de una adolescente de 16 años, mientras hacía diferentes tareas. Si la estimulación era suave, la chica sonreía, si aumentaba, estallaba en risas. Ella lo atribuyó a la foto de un caballo, a un párrafo que estaba leyendo, o a la presencia de los investigadores.

En esta zona también reside la creatividad y la capacidad para pensar en el futuro y la moral.

Páginas

Índice de Investigaciones