Investigaciones científicas sobre el humor

Les mostramos aquí la síntesis de los resultados de variados estudios y experimentos realizados por especialistas del mundo entrero sobre la Risa y el Humor.

Hemos recopilado ya 75 investigaciones. Le agradeceríamos –si conoce alguna otra-, que nos la envíe para enriquecer el listado. Aseguramos darle el crédito, si así lo desea.

Caminar vs. humor

Nuestro estado de ánimo puede afectar la forma en que caminamos: llevamos los hombros caídos si estamos tristes o avanzamos dando saltitos si estamos felices.  Ahora, un equipo de investigadores de Canadá ha demostrado que esto también funciona a la inversa, es decir, que si caminamos como si nos sintiéramos felices o tristes podemos influir sobre nuestro estado de ánimo en uno u otro sentido. En un estudio realizado, los sujetos que caminaron en un estilo más "deprimido" -con menos movimiento de los brazos y con los hombros inclinados hacia delante- experimentaron estados de ánimo peores que los que fueron inducidos a caminar con un estilo más "feliz".  Uno de los autores del estudio, el investigador del Canadian Institute for Advanced Research (CIFAR) Nikolaus Troje, ya había demostrado en investigaciones previas que las personas deprimidas se mueven de manera muy distintas a la de las personas que se sienten felices o simplemente de buen humor.  "No es de extrañar que nuestro estado de ánimo, la forma en que sentimos, afecte a la manera en que caminamos, pero quisimos ver si la forma en que nos movemos también afecta a cómo nos sentimos", explica Troje.

Pelear y sonreír

Una de las hipótesis sobre el origen evolutivo de humor surge de estudiar la sonrisa y la risa en otros animales, especialmente primates. Observaciones de primatólogos revelan que muchos de nuestros parientes más cercanos utilizan una expresión facial que es similar a una sonrisa humana. Esa sonrisa aparece en extremas situaciones, como una señal de sumisión después de una pelea entre dos individuos. 

Un nuevo estudio, publicado en la revista Emotion, quería probar esto, al observar si las sonrisas son signos de presentación, y si las personas que no sonríen son más propensos a ganar peleas. Los investigadores encontraron una forma inteligente para poner a prueba esta hipótesis observando las expresiones faciales precompetitivas de los luchadores profesionales.

La idea detrás de este estudio es que las personas que sonríen más o lo hagan con mayor intensidad, son menos agresivos y también tienden a tener bajos niveles de testosterona. Los estudios demuestran que las personas de bajo estatus sonríen más que las personas de mayor estatus, y en general, la sonrisa es vista como un signo de apaciguamiento. 

Humor y relaciones amorosas

En una universidad norteamericana se reclutaron 136 estudiantes universitarios (35 hombres, 101 mujeres) que se encontraban en una relación durante un promedio de 19 meses, para un estudio.

Los investigadores dieron seguimiento a los estudiantes durante tres semanas, tiempo durante el cual los participantes completaron un diario informes cómo utilizan el humor con sus parejas y si eran son o no felices en su relación. 

Estudio de la risa conversacional

Robert Provine, profesor de psicología y ayudante de dirección del programa de neurociencia de la Universidad de Maryland, E.U., buscó adoptar una «táctica naturalista y descriptiva» para revelar los disparadores subconscientes y las raíces instintivas de la risa. Inicialmente observó a sujetos en su laboratorio, pero encontró que la risa era demasiado frágil, ilusoria y variable bajo escrutinio directo. Por ello, decidió observar la aparición de risa natural y espontánea en la vida diaria. Empezó a escuchar y grabar a escondidas la risa conversacional (aquella que sigue típicamente al discurso de la conversación un segundo después), documentando 1200 episodios, y estudió más tarde los patrones de quiénes reían y cuándo, para analizar sus cualidades.

Alcohol y risa

Bien es sabido en la cultura popular que las personas ebrias suelen reírse mucho. No obstante, se realizó un experimento científico para comprobarlo. Psicólogos británicos de la Universidad de Hull les dijeron a 48 voluntarios que se tomasen una bebida alcohólica o una gaseosa, a partes iguales, para posteriormente ver una película cómica. En los resultados se apreció que los que tomaron la bebida alcohólica rieron más que los otros.

Ubicación anatómica del sentido del humor

Según científicos de la Universidad de California, el sentido del humor está en la circunvolución frontal superior izquierda del cerebro, en el área motora.

El estudio se le realizó al cerebro de una adolescente de 16 años, mientras hacía diferentes tareas. Si la estimulación era suave, la chica sonreía, si aumentaba, estallaba en risas. Ella lo atribuyó a la foto de un caballo, a un párrafo que estaba leyendo, o a la presencia de los investigadores.

En esta zona también reside la creatividad y la capacidad para pensar en el futuro y la moral.

Los diez chistes más antiguos de la historia

Chistes más antiguos de la historia

La Universidad de Wolverhampton encargó a un grupo de académicos británicos que encontraran los diez chistes más antiguos de la historia.

El estudio reveló que los chistes han variado en el transcurso de los años. Algunos han tomado el formato de pregunta y respuesta, mientras que otras son acertijos o proverbios ingeniosos.

Según Paul McDonald, profesor de la Faculdad de Humanidades y Ciencias sociales de la Universidad británica, todas comparten una disposición a abordar tabúes y un grado de rebeldía. Los "juegos de palabras modernos" y el "humor escatológico" ya figuraban en los chistes más arcaicos.

Humor y entorno

Investigación hecha por S.G. Brisland y otros científicos conductivistas (Laughter in the Basement. It´s a Funny Thing, Humor, Anthony J. Chapman, ed. New York: Pergamon Press. 1977)

En Gran Bretaña, en un edificio de la Universidad planearon y construyeron lo que denominaban “entorno humorístico”. Equiparon la zona con máquinas de diversión con las que los visitantes podían jugar, pusieron en marcha efectos sonoros decisivos y enseñaron tebeos y bromas impresas. Había ropas y máscaras para que la gente pudiera disfrazarse y pequeños juguetes que podían utilizar.

Clasificaciones del sentido del humor

Investigación hecha por Rod Martin, psicólogo canadiense de la Universidad de Ontario.

Durante un tiempo encuestó a un sinnúmero de personas con un cuestionario confeccionado por él. El resultado fue que clasificó a las personas según su sentido del humor en: Humor de crítica (gente con estilo agresivo, de pura crítica y burla, diciendo para defenderse “es solo broma”); Humor social (gente ideal para compartir se ríen de sí mismos al mismo nivel que de otros y dice: “nos divierten las mismas cosas”); Humor flagelante (gente que se convierte en el “payaso” al convertirse en el blanco de las bromas de los demás. Es una actitud autodestructiva); Humor vital (gente de espíritu único, se ríen de situaciones absurdas de cada día, aun cuando están solos. Es un humor de superación personal, porque es un prisma que permite enfrentar desafíos y eliminar la hostilidad y ansiedad).

Humor y amor

Investigación hecha por John Gottman, psicólogo estadounidense que ha estudiado la interacción de más de 660 parejas.

Observó que aquellos que se sentían más satisfechos con sus relaciones sentimentales tenían niveles más altos de humor y risas recíprocas durante las peleas, que los que experimentaban más infelicidad en su matrimonio. Según él, solo un 31% de las discusiones eran problemas solucionables, el resto, era difícil de resolver. Los hombres recurren al humor para calmar los ánimos.

Páginas

Índice de Investigaciones