Investigaciones científicas sobre el humor

Les mostramos aquí la síntesis de los resultados de variados estudios y experimentos realizados por especialistas del mundo entrero sobre la Risa y el Humor.

Hemos recopilado ya 75 investigaciones. Le agradeceríamos –si conoce alguna otra-, que nos la envíe para enriquecer el listado. Aseguramos darle el crédito, si así lo desea.

Beneficios de las emociones positivas como el humor

Alive Isen (Universidad de Stanford), resumió un amplio cuerpo de investigaciones empíricas indicando que cuando las personas experimentan emociones positivas (incluyendo el placer que porduce el humor), en comparación con emociones neutrales o negativas, presentan mejoras en una gama de habilidades cognitivas y comportamientos socieles. Por ejemplo, muestran mayor flexibilidad cognitiva, lo cual les facilita una resolución de problemas más creativa; una organización e integración memorística más eficiente; una reflexión, planificación y discernimiento más eficaces, y altos niveles de responsabilidad social y comportamientos prosociales, como la ayuda y la generosidad.

Más sol, mejor humor

A pesar de que el cambio de horario elimina una hora de sueño, beneficia significativamente el estado de ánimo, el humor e, incluso, el sueño, según ha asegurado a Europa Press el coordinador del Grupo de Trabajo de Salud Mental en la Sección Sueño de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), Enric Zamorano.

Esto se debe a que a partir de ahora habrá más horas de sol, lo que provoca que el cuerpo segregue más melatonina y, por ende, el sueño sea de más calidad y se esté más animado durante el día. "Los ciudadanos de países mediterráneos donde hay más cantidad de luz tienen un mejor humor que los que viven en las regiones del norte donde hay más depresión", ha aseverado.

Por ello, el experto ha asegurado que lo que afecta al organismo es la cantidad de luz que recibe y no tanto que duerma una hora menos. En este sentido, ha comentado que la adaptación al nuevo horario suele ser "mínima" aunque ha reconocido que hay personas, como por ejemplo los mayores, que sí les puede costar adaptarse, aunque no más de dos días.

Escritura y buen humor

Plasmar tus ideas y sentimientos sobre un papel guarda beneficios incontables para la salud. Así lo afirman diversos psicólogos que se han dado a la tarea de desarrollar talleres de escritura creativa en Barcelona (España).

Aseguran que escribir ayuda e incrementa la memoria, controla los desórdenes del humor, alivia los síntomas de la depresión e incluso eleva los ánimos de los enfermos con cáncer. No se necesita ser escritor, intelectual o periodista. Los diarios personales, por ejemplo, son algo más que estampar anécdotas y pensamientos.

Para buscar pareja es mejor ser divertido que listo

Una investigación realizada por la Universidad de Zurich reveló que ser alegre y juguetón es más importante que el ser amable, inteligente o tener un buen sentido del humor para hombres y mujeres. Además, las personas juguetonas buscan parejas con sentido del humor, actitud relajada y alto grado de creatividad. Los investigadores describen a las personas juguetonas como aquellas que disfrutan las bromas, los juegos de palabras y la espontaneidad, toman las cosas a la ligera y tienen una actitud despreocupada.

Este estudio se basa en la investigación del antropólogo Garry Chick, de la Universidad Estatal de Pennsylvania, quien desarrolló la teoría de que la alegría en los adultos es un rasgo deseable en la elección de pareja debido a que para las mujeres este rasgo demuestra un bajo nivel de agresividad, y para los hombres significa vitalidad en el sexo débil. Con base en esta aseveración, René Proyer y Lisa Wagner del Departamento de Psicología de la Universidad de Zurich han demostrado esta caraterística también juega un papel importante en la elección de pareja en la cultura europea.

Emociones positivas y negativas

Un ejemplo de cómo puede influir las emociones positivas sobre la persona, viene expuesta en una editorial de la revista Mayo Clinic Proceedings. El trabajo firmado por Maruta, Colligan, Malinchoc y Offord (2000), autores que tras examinar las historias médicas de 839 individuos en las que se incluían test de personalidad, trazan la hipótesis de que afrontar la vida con optimismo permite alcanzar mayor longevidad.

En cosquillas, alegría y burla, la risa es ditinta

Una nueva investigación descubrió que los diferentes tipos de risas hacen que nuestro cerebro reaccione de diferente manera.

Los científicos de la Universidad de Tubingen, Alemania, que investigan la percepción de la risa, encontraron las partes de nuestro cerebro sensibles a las reacciones de una risa de alegría o de burla, así lo publica The Daily Mail.

Sin embargo, las regiones de nuestro cerebro que son más sensibles a registrar los sonidos más complejos, reaccionan más a la risa del "cosquilleo".

El reírse de alguien y el reírse con alguien conlleva diferentes consecuencias sociales, aseguró el líder del estudio, el Dr. Dirk Wildgruber. Su investigación confirma que el cerebro es capaz de reconocer la diferencia entre los tipos de risas.

Risa y mapa cerebral

Estudios ubican la zona del cerebro para la risa. Vinod Goel, de la Universidad de Alberdeen, en Estados Unidos, y Ray Dolan, del Instituto de Neurología de Londres, publicaron en Nature Neuroscience una investigación sobre este rincón cerebral: se trata del córtex prefrontal medial, detrás de nuestra frente. Los científicos comprobaron, por medio de resonancia magnética, qué sucedía en el cerebro de 14 voluntarios a quienes se intentó hacer reír contándoles 60 chistes de dos clases: unos basados en palabras de “doble sentido” y otros literales: la información se procesaba por distintos caminos neuronales, pero confluía en el córtex prefrontal medial.

Los investigadores registraron imágenes de los cambios en la oxigenación sanguínea que, cuando hay risas, acompañan la actividad mental. Las neuronas reaccionaban con mayor intensidad cuanto más gracia les hacía el chiste, el cual primero se “entiende”, o sea, se procesa a un nivel cognitivo. Cuando esa señal llega al córtex, arriba también la respuesta de placer emocional, el humor, la risa. Uno de los datos cruciales es que en esta zona del cerebro viven sus más sofisticadas funciones, las que nos vuelven humanos. La risa está conectada con el hemisferio derecho, responsable de la creatividad, la intuición, el arte y el juego.

Más sobre risa y cosquillas

Los psicólogos Christine Harris y Nicholas Christenfeld realizaron un experimento de alteración de roles y estimulación inducida (armaron dos grupos de estudiantes: a unos les pasaron películas cómicas, a los otros no; después expusieron a todos a las cosquillas. Así, mostraron que la risa por cosquillas no refleja el mismo estado mental que la risa originada por la comicidad. Harris determinó, además, que las axilas son las partes más sensibles a las cosquillas, y le siguen cintura, costillas, pies y rodillas.

La connotación social de la risa

A veces se ríe tu compañero del trabajo o de salón, y luego el otro y el otro y así se inicia una contagiosa epidemia. Esto tiene una explicación científica. Investigadores ingleses encontraron evidencia del contagioso “virus” de la risa. De forma similar a como lo manifiesta el neurólogo Robert Provine, el cerebro es un “ente” sociable y responde con una sonrisa a las carcajadas de otro. El estudio, realizado en el Colegio Universitario de Londres y publicado en Journal of Neuroscience, sostiene que cuando vemos un rostro sonriente, se nos activa un conjunto de células nerviosas llamadas neuronas espejo, que impulsan la propia sonrisa. Esto es muy fácil de observar en los bebés, que responden de la misma forma a quien les sonríe. Pero las neuronas espejo también reaccionan de forma auditiva.

Los investigadores seleccionaron sonidos vocales que correspondían a emociones positivas, como la diversión y el triunfo, y negativas, como el temor y el disgusto. Con estudios de resonancia magnética funcional, monitorearon las respuestas cerebrales de un grupo de voluntarios. Las neuronas espejo se activaron reaccionando a todos los ruidos y los músculos faciales se prepararon para actuar, y la reacción más intensa ocurrió en el caso de las risas y voces triunfantes. El estudio afirma que tenemos un cerebro social, que asegura una plataforma biológica que transmite más lo positivo que lo negativo y favorece la comunicación empática. Nos hacemos bien los unos a los otros al reírnos

Los animales ríen.

Nicholas Dodman, investigador de la Escuela de Veterinaria Cummings Massachusetts, asegura que los animales comprenden con claridad, que los mamíferos experimentan emociones primarias como el miedo, la tristeza, la ira y la felicidad, y hasta emociones secundarias como los celos y la vergüenza

Dodman dice que los perros hasta tienen sentido del humor y se ríen con una especie de chiflido. El científico describe un estudio que examina como la grabación de este sonido logra calmar a los perros recluidos en un refugios para animales.

En In the Shadow of Man, la antropóloga Jane Goodall, que documentó una larga convivencia con una comunidad de chimpancés, afirma que los grandes monos ríen, pero no vocalizan la risa: los orangutanes exhalan a cierto ritmo cuando les hacen cosquillas. En este sentido, un chimpancé ríe como un bebéEn la naturaleza, las cosquillas y la risa como respuesta son parte de los juegos de aprendizaje relacional.

Páginas

Índice de Investigaciones