Investigaciones científicas sobre el humor

Les mostramos aquí la síntesis de los resultados de variados estudios y experimentos realizados por especialistas del mundo entrero sobre la Risa y el Humor.

Hemos recopilado ya 75 investigaciones. Le agradeceríamos –si conoce alguna otra-, que nos la envíe para enriquecer el listado. Aseguramos darle el crédito, si así lo desea.

Genes y emociones positivas

Un grupo de científicos de la Universidad de Northwestern, en Estados Unidos, ha determinado que nuestros genes son los responsables de nuestra reactividad emocional. Los investigadores analizaron los alelos cortos y largos del gen 5-HTTLPR, que está relacionado con la serotonina, de 336 sujetos.

Si tenemos en cuenta que los seres humanos heredamos un alelo de nuestra madre y otro de nuestro padre, los expertos querían saber si la longitud de éstos tenía una vinculación directa con las emociones positivas. 

De esta forma, este grupo de personas participó en tres experimentos distintos. En el primero tenían que ver una serie de dibujos animados mientras los científicos apuntaban sus reacciones. En el segundo tuvieron que visualizar una comedia, mientras que el tercero consistía en discutir sobre un tema en desacuerdo. 

Las personas con el alelo corto del gen 5-HTTLPR mostraron mayores expresiones emocionales positivas que aquellas con el alelo largo del gen. "Nuestro estudio proporciona una imagen más completa de la vida emocional de las personas con el alelo corto", ha señalado Claudia M. Haase, coautora del estudio.

La gente que tiene alelos cortos pueden ser más vulnerables en un ambiente negativo, mientras que pueden divertirse más en un contexto positivo. Lo mismo ocurre al contrario, a las personas con alelos largos les afectan menos las condiciones ambientales. 

 

Mal humor y obesidad

El nutriólogo Juan Manuel Romero Villa, afirmó que cuando estamos enojados, el organismo segrega adrenalina y cortisol que ocasionan un proceso de inflamación, esto hace que las células no puedan liberar energía y cuando no la liberan, el peso se incrementa.

Durante la presentación de su libro “El que se enoja engorda”, en la Universidad Iberoamericana de Puebla, el autor mostró su obra como resultado de su investigación académica y trayectoria profesional.

Su propuesta se basa en su experiencia de más de 14 años, periodo en el que ha detectado que algunos pacientes presentan como rasgo común en su padecimiento de obesidad, el tema del enojo.

Romero Villa comentó que existe una relación directa entre vivir en el enojo y la obesidad. “No solamente se trata de una emoción, el enojo es duelo y a veces también dolor”, indicó.

El humor y la eficacia de los docentes

El Instituto Nacional de Formación y Capacitación del Magisterio (Inafocam) de la República Dominicana, a través del Departamento de Investigación y Evaluación, presentó en la XVIII Feria Internacional del Libro 2015, los resultados de la investigación: “características personales de los docentes y su relación con la eficacia de aula”.

La investigación permitió identificar que en las áreas educativas hay resultados consistentes que indican la influencia de los factores psico-emocionales en la práctica docente. Este hallazgo se produjo al analizar la relación que tienen algunas variables emocionales del maestro con la eficacia del docente.

La investigación también buscaba determinar el papel específico del humor en el proceso educativo, encontrando una relación positiva entre la competencia o habilidad personal para utilizar el humor por parte del docente y el humor como mecanismo de control de la situación. Además, se ve una correlación positiva entre la eficacia en la enseñanza, la valoración social y las actitudes hacia el humor.

El sudor contagia buen humor

El sudor cumple funciones como la refrigerar y disminuir la temperatura del cuerpo, cuando se encuentra expuesto a altas temperaturas o frente la actividad física, eliminar toxinas, impulsar funciones cardíacas, limpiar el sistema respiratorio y hasta limpiar y mejorar el aspecto del cutis.

A todo esto se le suma la de emitir hormonas que comunican y contagian el humor de quién está transpirando. 

Según Gün Semin, uno de los científicos involucrados en la investigación que publicó la revista científica especializada en psicología, Psichological Science, "exponerse al sudor producido por una persona que se encuentra feliz induce a un "simulacro" de felicidad en los receptores, e induce al contagio de este estado emocional (…) Esto sugiere que alguien que es feliz podría infundir en las personas que se encuentran a su alrededor felicidad. En algún sentido, el sudor de alguien feliz es algo así como la sonrisa, se contagia".

Los risueños viven más

Según explican desde la Sociedad Española de Neurología (SEN), algunos estudios han llegado a firmar que las personas risueñas tienen un 40 por ciento menos de problemas vasculares y que viven 4 años y medio más de la media. Por otra parte, diversos estudios han demostrado que el humor puede ayudar a ser más inteligentes, porque es una forma de ejercitar el cerebro.

A más risas, mayor calidad de pareja.

La investigadora Sophie Scott de la Universidad College de Londres, ve la risa como una "emoción social", algo que nos une y ayuda a que formemos lazos, independientemente de si algo es gracioso o no. Eso explicaría por qué las parejas se ríen continuamente de las gracias del otro, mientras los observadores exteriores permanecen indiferentes. "Alguien dirá: Tiene un gran sentido del humor, por eso me gusta". Pero lo que quiere decir realmente es: "Me gusta y se lo demuestro riéndome cuando estoy a su lado". De hecho la risa parece ser la principal forma de mantener relaciones.

Scott se basa en investigaciones que muestran cómo las parejas que se ríen juntas se liberan del estrés de una situación complicada más fácilmente y, en general, suelen estar juntos más tiempo. Otros estudios recientes reflejan que la gente que se ríe de los mismos videos graciosos en internet es más propensa a compartir información personal entre ellos.

Las mayor cantidad de risa no es por humor

La neurocientífica Sophie Scott, del University College de Londres, ha pasado los últimos años investigando por qué la risa es tan importante y, a la vez, un comportamiento muchas veces mal interpretado.

Un estudio realizado por Scott en Namibia le hizo darse cuenta de que la risa es uno de los "tics" vocales más valiosos. Investigaciones previas mostraron que todos podemos reconocer seis emociones universales, sin importar la cultura -miedo, ira, sorpresa, disgusto, pena y felicidad- basándonos en las expresiones faciales.

Scott se propuso averiguar si codificamos más información en nuestra voz que en nuestras expresiones. Así que le pidió a indígenas de Namibia y a ingleses que escuchasen grabaciones de distintas voces y que describiesen las emociones que reconocían, incluyendo las seis universales más alivio, triunfo y alegría.

La risa era la emoción más fácilmente reconocida en ambos grupos. "Inmediatamente se diferenciaba de las otras emociones", aseguró Scott. Y cuanto más investigaba, más se fascinaba por las complejidades de este comportamiento.

Por ejemplo, se dio cuenta de que la mayoría de las risas no tenían nada que ver con el humor. "La gente piensa que se está riendo de las bromas de los demás, pero en una conversación la persona que se ríe más es la que está hablando", dice Scott.

Humor europeo vs norteamericano

Scott Weems, doctor en neurociencia cognitiva por la UCLA, la prestigiosa universidad californiana con sede en Los Angeles, asegura en su ensayo de título "Ja", muchos datos científicamente comprobados.

Por ejemplo, a los europeos les gustan, en general, los chistes absurdos o surrealistas, mientras que los estadounidenses se ríen sobre todo con aquellos que incluyen insultos o "vagas amenazas". ¿Y cuáles son los mejores chistes?: "Los más cortos, sin palabras de más".

¿El hombre es el único animal que ríe?

Se dice que el hombre es el único animal que ríe, el homo ridens sería así la definición de lo humano mucho más específica que la de homo sapiens.

Pero según investigaciones del psicólogo Jaak Panksepp (Centro de Neurociencias de la Mente y el Comportamiento del Dpto. de Psicología de la Universidad de Northwestern), que divulgó la revista Science (Clarín, 2005) la risa apareció en el rostro del ser humano antes de que hablara (es lo que hacen los bebés humanos, por otro lado) y no es exclusiva de los hombres. Los circuitos neurológicos de la risa existen en las regiones más antiguas del cerebro. Había formas de risa y juegos en otros animales miles de años antes de que el ser humano apareciera con sus carcajadas y, tiempo después con su expresión oral.

Tal como también lo expone Bateson en sus Metálogos (1991) el juego y la alegría, acompañada de sonidos particulares para esa emoción que pueden equipararse a la risa, son propios de perros, ratas y chimpancés. 

(Diccionario crítico de términos del humor y breve enciclopedia de la cutura humorística argentina. Coordinadora. Ana Beatriz Flores. Universidad Nacional de Córdoba. 2014). 

Beneficios de las emociones positivas como el humor

Alive Isen (Universidad de Stanford), resumió un amplio cuerpo de investigaciones empíricas indicando que cuando las personas experimentan emociones positivas (incluyendo el placer que porduce el humor), en comparación con emociones neutrales o negativas, presentan mejoras en una gama de habilidades cognitivas y comportamientos socieles. Por ejemplo, muestran mayor flexibilidad cognitiva, lo cual les facilita una resolución de problemas más creativa; una organización e integración memorística más eficiente; una reflexión, planificación y discernimiento más eficaces, y altos niveles de responsabilidad social y comportamientos prosociales, como la ayuda y la generosidad.

Páginas

Índice de Investigaciones