Investigaciones científicas sobre el humor

Les mostramos aquí la síntesis de los resultados de variados estudios y experimentos realizados por especialistas del mundo entrero sobre la Risa y el Humor.

Hemos recopilado ya 75 investigaciones. Le agradeceríamos –si conoce alguna otra-, que nos la envíe para enriquecer el listado. Aseguramos darle el crédito, si así lo desea.

¿Por qué reír se siente tan bien?

En una investigación finlandesa publicada en 2017, se encontró que la risa genuina es capaz de liberar opioides endógenos -encefalinas y/o endorfinas, neurotransmisores involucrados en la reducción de la sensación de dolor e incrementar el bienestar, en regiones cerebrales involucradas en el procesamiento de recompensas y la excitación -el núcleo caudado y el tálamo-, así como la corteza insular, involucrados en el procesamiento del dolor, así como la interocepción, encargada de informar si hay algún cambio en el equilibrio corporal.

El humor como estrategia de confrontamiento

Diversas investigaciones han señalado que el sentido del humor y la risa son elementos terapéuticos ante la tensión y la ansiedad (Kuiper y Martin, 1998; Lefcourt et al., 1995; Moran y Massan, 1999).  Y es que, mientras el estrés se asocia con malestar psicológico (Gillis, 1992; Spielberger, 1979), el humor parece proteger a la persona de los efectos negativos del mismo (Abel, 1998; Labott et al., 1990).A nivel fisiológico, el humor se ha relacionado con relajación muscular, control del dolor y el malestar (Deaner y McConatha, 1993; Kuiper et al., 1992, 1995, Kuiper y Martin, 1993).

Humor y atracción

Investigadores de la Universidad de California en 2009 dieron base científica a algo que ya se sospechaba. Las personas con escaso o nulo sentido del humor, fueran hombres o mujeres, generaban menos atractivo que aquellos que se reían de las bromas de la otra persona o quienes lo hacían juntos.

¿Los hombres son más graciosos que las mujeres?

Paul J Silvia de la University of North Carolina at Greensboro; Emily C. Nusbaum de Yale University y Gil Greengross de Aberystwyth University, entre otros científicos estadounidenses, publicaron un estudio donde se concluye que el 63% de los hombres son considerados más graciosos que las mujeres.

Durante el experimento, los investigadores analizaron los resultados de 28 estudios publicados entre los años 1986 y 2018, en los que los participantes evaluaron el sentido del humor de otros voluntarios sin saber su sexo y llegaron a la conclusión de que el 63% de los hombres son más chistosos que una mujer promedio. 

Nuevo estudio sobre humor y trabajo

Una investigación realizada por Steffanie Wilk, profesora asociada del Departamento de Economía de la Universidad de Ohio, examinó la relación entre el estado de ánimo de los trabajadores y su dedicación. Tomaron videos a lo largo de tres semanas a un grupo de agentes comerciales al comienzo del día y en otros momentos de la jornada.

Luego de analizar la personalidad de cada empleado y la actitud de los clientes hacia ellos, descubrieron algunos patrones que se repetían según cómo se encontraran al comienzo de su turno. Los que estaban contentos permanecían así durante el día y tendían a ofrecer un mejor servicio en las llamadas. Sin embargo, los que llegaban al trabajo tristes o enfadados solían empeorar después de interactuar con las personas que estaban al otro lado del teléfono. Su productividad caía un 10%, debido a que necesitaban tomar más pausas.

Humor y sexo

El dicho de “el tamaño no lo es todo” nunca había sido tan cierto como hasta ahora, y es que un estudio de la Universidad de Albany dijo que el buen humor es aún más importante. Si en la intimidad quieres disfrutar más y tener mucho más placer debes considerar un factor más allá del aspecto, el tamaño o los movimientos. El buen humor que compartes con tu pareja podría ser un factor determinante para que grites de emoción en la habitación y la explicación es más lógica de lo que crees. De acuerdo con los investigadores, el vínculo que formas en tu relación con base en la comunicación podría ser más significativo que otros factores externos.

Humor negro e inteligencia

¿Te ríes con chistes de humor negro? Según un estudio científico publicado en la revista Cognitive Processing, tu reacción puede estar vinculada con la inteligencia. Se define como humor negro: "aquel “que trata temas siniestros como la muerte, la enfermedad, la deformidad, la discapacidad o la guerra con diversión amarga y presenta temas tan trágicos, angustiosos o morbosos en términos humorísticos”.

En el documento, un equipo de psicólogos concluye que las personas que aprecian el humor negro, podrían tener un coeficiente intelectual más alto, presentar menor agresividad y resistir los sentimientos negativos de forma más efectiva.

Sentido del humor y vida duradera

¡Atención! Un estudio descubrió que el sentido del humor podría darte la posibilidad de vivir más años. Esta investigación fue publicada en Psychosomatic Medicine y realizada por Solfrid Romundstad, Sven Svebak y Are Holen, investigadores de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología (NTNU). Se inició con la intención de descubrir la relación que tiene el sentido del humor con la supervivencia y algunas enfermedades.

Risas enlatadas versus chistes malos

Las "risas enlatadas" en programas de televisión o en series cómicas resultan molestas para alguna gente, pero son clave para que los chistes, sobre todo los malos, parezcan más graciosos, según sostiene un estudio publicado este lunes por la revista Nature. La investigación, desarrollada por la University College London (Reino Unido), sugiere, además, que este recurso televisivo funciona mejor cuanto más espontáneas y menos forzadas son las carcajadas pregrabadas.

Ironía, sarcasmo y creatividad

Se trata de una forma elevada de humor. Un estudio de la Escuela de Negocios de Harvard avala la teoría de que quienes usan la ironía o el sarcasmo poseen un cerebro más poderoso y están familiarizados con el pensamiento creativo. «Para crear o codificar la ironía es necesario superar la contradicción entre el significado literal y el real de una expresión», explica Francesca Gino, principal autora del estudio. «Este proceso está conectado con el esfuerzo de abstracción que a su vez estimula el pensamiento creativo».

Páginas

Índice de Investigaciones