Diálocos con Humoristas

Omar Franco

"El dinero no es el rasero del arte"

Hoy nos toca publicar el “diáloco” que sostuve con alguien considerado por mí como un “monstruo” de la actuación humorística cubana: mi amigo Omar Franco.

Lo recuerdo haciendo el personaje de un policía llegado a La Habana de la zona oriental del país y confieso que quedé maravillado. Una de las características del llamado Movimiento del Nuevo Humor Cubano de los años 80 del siglo pasado, era que no veníamos del mundo de la Academia, excepto el grupo Salamanca; por lo tanto, no abundaba la excelencia actoral entre nosotros. Entonces encontrarse de pronto a alguien con ese tremendo talento fue impactante. Tuve la suerte después de saber que nos admirábamos y respetábamos mutuamente y de ahí surgió una linda amistad hasta ahora. Es un honor tenerlo aquí para este “diáloco”.

Leer más
Teoría del Humor (Sapiens)

¿Qué es un humorista?

Pepe Pelayo
Creador y estudioso de la teoría y la aplicación del humor.

Humorista es el que hace humor. Pero si bien es cierto que en el proceso de la expresión y comunicación humana es posible resultar humorístico sin que nadie lo espere, y hacer humor sin pretenderlo, resulta obvio a la intuición que debemos llamar humorista sólo al que hace humor deliberadamente, es decir con la intención de provocar placer cómico. Aunque el hábito suele llamar humorista solo al que se gana la vida haciendo humor, olvidando al que lo hace también habitualmente, o frecuentemente, pero sólo por el placer de hacerlo, aunque no le paguen más que con la risa o la sonrisa, como es el caso de un aficionado o incluso un ocasional cuentachistes de sobremesa. Este también, por supuesto, es un humorista.

Leer más
"Comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo".
Quino

Homenaje póstumo: Quique Dapiaggi de Argentina

Enviado por Humor Sapiens el Vie, 21/08/2020 - 17:49
Quique Dapiaggi

Fue productor, periodista, conductor y animador. Una de las figuras de mayor convocatoria televisiva en la Argentina a comienzos de la década de 1980. Impuso en aquel momento una fórmula muy sencilla que funcionó con mucha eficacia, la de convocar a un grupo estable de humoristas provincianos radicados en la Capital Federal. El resultado fue un tipo de programa que tuvo el sello del conductor con diferentes nombres: “De lo nuestro con humor”, “La chispa de mi gente”, “Cuento contigo”, “Son…risas Once”, etc., con números muy altos en las mediciones de audiencia.