Humor y conversación

Es difícil lograr un equilibrio en la conversación cuando te sientes abrumado, infeliz y exhausto. “Algunas personas podrían estar batallando para tener conversaciones positivas porque el mundo es oscuro”, afirmó Alison Wood Brooks, profesora adjunta de Administración de Empresas en la Escuela de Negocios de Harvard en su investigación sobre este tema. “Otras personas enfrentan una fatiga conversacional mientras tratan de gestionar sus hogares abarrotados. Aunque existen otros que desearían poder sostener más conversaciones ya que combaten una profunda soledad”.

Aunque en este momento hay muchos aspectos que no podemos controlar, cuando se trata de las conversaciones que tenemos, hay cosas que sí podemos controlar. Podemos elegir temas que hemos leído o escuchado para poder incluirlos en la conversación. También controlamos la atención que le ponemos a la conversación. Podemos escuchar con detenimiento y hacer preguntas posteriores. También podemos elegir con quién nos comunicamos.

“Trata de hablar con personas que te hacen sentir alegre”, comentó Brooks. “Piensa en cómo te sientes durante las conversaciones y después de ellas”. Si hay alguien que constantemente apaga tu ánimo, “tal vez sea mejor interactuar con otras personas por ahora”.

Por último, también somos responsables de nuestra actitud en esta situación. Podemos hacer bromas y tonterías. Las investigaciones sugieren que el humor es un mecanismo excelente para salir adelante que nos ayuda a distraernos (y a sanar) de las noticias negativas. Así que, como Brooks señaló, trata de hacer reír a las personas. ¡Y no olvides reír tú también! “Aun cuando debas abordar un tema serio, no es necesario que toda la interacción tenga ese tono formal, terrible y oscuro”, dijo. “Tienes permitido llorar y sonreír a la vez”.