Humor negro e inteligencia

¿Te ríes con chistes de humor negro? Según un estudio científico publicado en la revista Cognitive Processing, tu reacción puede estar vinculada con la inteligencia. Se define como humor negro: "aquel “que trata temas siniestros como la muerte, la enfermedad, la deformidad, la discapacidad o la guerra con diversión amarga y presenta temas tan trágicos, angustiosos o morbosos en términos humorísticos”.

En el documento, un equipo de psicólogos concluye que las personas que aprecian el humor negro, podrían tener un coeficiente intelectual más alto, presentar menor agresividad y resistir los sentimientos negativos de forma más efectiva.

Para probar esta correlación entre el sentido del humor y el intelecto, los investigadores hicieron que 156 participantes de ambos sexos leyeran 12 caricaturas del Libro Negro del dibujante alemán Uli Stein. Por poner un ejemplo de uno de ellos, que parafrasea una broma clásica, muestra a un forense accediendo al recinto de un cadáver en la morgue mientras una enfermera reflexiona: “La autopsia está terminada; solo está buscando su reloj de pulsera”.

Los participantes debían apuntar si comprendían el significado de cada chiste e indicar si lo encontraban divertido. Al margen de las viñetas, se les realizaron varias pruebas básicas de CI y respondieron cuestionarios sobre su estado de ánimo, tendencias agresivas y antecedentes educativos.

Los resultados del estudio revelaron que aquellos participantes que comprendieron y disfrutaron los chistes oscuros o de humor negro mostraron un coeficiente intelectual más alto y reportaron tendencias menos agresivas que los que no lo hicieron, mientras que los que no se rieron de las caricaturas revelaron índices más altos de agresividad y los estados de ánimo más negativos del grupo,

En relación a la inteligencia, la clave puede residir en que procesar una broma de tintes oscuros se trata de una tarea compleja de procesamiento de la información que requiere más gimnasia mental que un chiste simple debido a dos aspectos: la persona debe analizar múltiples capas de significado y además, generar cierta distancia emocional para que el cerebro registre el contenido como benigno en lugar de hostil.