Ayer y hoy en la poesía (II). El Humor