Estado de ánimo y percepción de los colores

La Universidad de Rochester, en Estados Unidos, ha desarrollado una investigación con el objetivo de comprobar si el estado de ánimo influye de alguna manera en la forma de percibir los colores.

El estudio, publicado en Psychological Science, contó con 127 voluntarios a los que se dividió en tres grupos diferentes. El primero visionó una comedia que consiguió despertar en los sujetos sentimientos alegres y divertidos; al segundo le tocó un drama y el tercero quedó como grupo de control neutro, es decir, sin condicionantes externos.

Posteriormente, los responsables del estudio mostraron a los participantes 48 muestras de color que debían relacionar con uno de los colores principales (rojo, amarillo, azul, verde). Los resultados concluyeron que aquellos que habían estado expuestos a la tristeza eran menos precisas en la identificación de las tonalidades derivadas del azul-amarillo.

Así pues, quedó demostrado que las emociones pueden afectar a la percepción de lo que nos rodea.