En cosquillas, alegría y burla, la risa es ditinta

Una nueva investigación descubrió que los diferentes tipos de risas hacen que nuestro cerebro reaccione de diferente manera.

Los científicos de la Universidad de Tubingen, Alemania, que investigan la percepción de la risa, encontraron las partes de nuestro cerebro sensibles a las reacciones de una risa de alegría o de burla, así lo publica The Daily Mail.

Sin embargo, las regiones de nuestro cerebro que son más sensibles a registrar los sonidos más complejos, reaccionan más a la risa del "cosquilleo".

El reírse de alguien y el reírse con alguien conlleva diferentes consecuencias sociales, aseguró el líder del estudio, el Dr. Dirk Wildgruber. Su investigación confirma que el cerebro es capaz de reconocer la diferencia entre los tipos de risas.

Por ejemplo, se pude determinar si una persona se ríe a través de burlas, el humor, alegría o simplemente como respuesta a las cosquillas.

Aunque muchas personas se ríen cuando les hacen cosquillas, “la risa social” en los seres humanos puede ser utilizada para comunicar felicidad, insultos u otros mensajes conscientes de sus compañeros. La “risa social” se utiliza conscientemente y está dirigida para influir o modificar las actitudes y comportamientos de los demás.

Por ejemplo, en los primates la risa está vinculada a jugar y a las relaciones sociales. En los seres humanos, la risa del cosquilleo puede abarcar funciones sociales muchos más complejas, que podría ser tanto positivas como negativas.

Durante el estudio, Wildgruber escaneó los cerebros de los participantes mediante imágenes una resonancia magnética funcional (fMRI). Las exploraciones cerebrales se utilizaron para estudiar las respuestas neuronales al escuchar tres tipos de risa: alegría, burla y cosquilleo.

En los análisis de las imágenes, el equipo de Wildgruber encontró que la risa alegre y la burlona producen diferentes patrones de conectividad en algunas partes del cerebro involucradas en la asociación del sonido, el pensamiento y la imaginación visual.

Estos diferentes tipos de risa, despiertan diferentes conexiones en el cerebro humano.

Los investigadores hallaron que las regiones del cerebro sensibles al procesamiento de la información social se activaron cuando la gente oyó la risa alegre y burlona, pero no cuando la risa vino de las cosquillas.

Según el profesor Wildgruber, esto se debe a que estos cambios dinámicos de percepción están conectados en diferentes regiones, en función de lo que pudieron escuchar los participantes.