Facismo y Nazismo

En 1942, el gobierno italiano prohibió reír en lugares públicos. Ese fue un importante signo que perdería la guerra, ya que es un acto de locos.

El gobierno nazi ni siquiera tuvo necesidad de eso, ya que a nadie se le ocurriría reír, ocupados en su idea superseria de superraza.