Eduardo Abela

San Antonio de los Baños, 1891 – La Habana, 1965.
Humorista gráfico cubano.

Eduardo Abela Villareal fue pintor y caricaturista. Creador del personaje El Bobo. Autor de la obra Guajiros, paradigmática de la pintura cubana. Creó el Estudio Libre para Pintores y Escultores, para una enseñanza anticonvencional y verdaderamente incentivadora de la creación artística.

Comienza a publicar dibujos humorísticos en los periódicos habaneros.

Vive y trabaja en España desde 1921 a 1924, año en que regresa a Cuba y en 1925 revitalizó el célebre personaje popular El Bobo, que existía desde el período colonial, y que se convierte en instrumento de lucha contra la dictadura de Gerardo Machado. 

Comienza entonces una etapa de búsquedas en España, durante cuatro años, en interminable peregrinar por galerías y museos.

Viaja nuevamente a Europa y reside dos años en París con un éxito que le permite exponer en la Galería Zak. A su vuelta a Cuba en 1929, vuelve a la caricatura y se incorpora a la Campaña política contra Machado a través de sus irónicos dibujos humorísticos hasta la caída del dictador 1933 que marca el final de su labor periodística, cesa El Bobo y Abela se ve impelido a rehacerse como pintor. Durante la década del 20 cultivó una pintura basada en temas cubanos, con títulos como: La comparsa, Camino de Regla y Los funerales de papá Montero.

Prueba de que El Bobo no lo era tanto es que pudo sortear, más que menos, la censura oficial del periodo más represivo de la Dictadura machadista: la vena humorista y ponzoñosa de Abela conquista el favor de la gran masa, y el Bobo devino la Picaresca criolla que, contra viento y marea, salva escollos aparentemente imposibles quien era en genio y en figura, al artista escudado tras su inmortal Bobo.