Roald Dahl y Quentin Blake

El vicario que hablaba al revés