Fernando Lalana y José María Almárcegui

Aurelio tiene un problema gordísimo