Pepe Pelayo

Todo lo que he podido averigüar sobre el chiste

Por Pepe Pelayo (Creador y estudioso de la teoría y la aplicación del humor cubano/chileno
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Según un estudio realizado por la Universidad inglesa de Wolverhampton en el 2008, el chiste más antiguo del mundo data del 1900 a.C.. Procede de un proverbio de los sumerios, artífices de la primera civilización del mundo (actual sur de Irak).

Estos son los diez chistes que dicha Universidad estableció como los más antiguos de la historia:
 

1- 1900 a.C.: Algo que no ocurre desde tiempos inmemoriales: Una joven mujer que no se haya tirado un pedo en el regazo de su esposo.

El Humor, la Risa y el Cristianismo

Por Pepe Pelayo (Creador y estudioso de la teoría y la aplicación de humor / cubano-chileno)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Este artículo lo armé, extrayendo fragmentos de mi libro en proceso de edición “La risa divina. Humor & Religión”, solo para publicarlo aquí, en humorsapiens.com.

Los enemigos del humor y su mala reputación

Por Pepe Pelayo (Creador y estudioso de la teoría y la aplicación de humor / cubano-chileno)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

En un número de la revista “Humor”, que publica la Sociedad Internacional de Estudios del “Humor” a la que pertenezco, aparece un artículo sobre un estudio científico relacionado con la risa, llevado a cabo por una prestigiosa Universidad.

Cómo crear un sketch

Por Pepe Pelayo (Creador y estudioso de la teoría y la aplicación de humor / cubano-chileno)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Título engañoso. Lo advierto aquí por si no desea continuar leyendo. Porque no busque en este texto la fórmula mágica para crear un sketch. Yo solo quiero transmitirle lo que pensé y sentí al crear el primer sketch mío. Ojalá le sirva esta reflexión.

En enero de 1984, el día de la celebración del primer año de nuestro grupo de humor literario y gráfico “Tubería de Media Pulgada”, decidimos juntarnos las agrupaciones escénicas profesionales de la ciudad de Matanzas, Cuba: “El Teatro Mirón Cubano” y “El Grupo Dramático de Radio 26”, más el colectivo de humor gráfico “La Colmena” y nosotros.

¿El humorista nace o se hace?

Por Pepe Pelayo (Escritor, comediante, especialista en teoría y aplicación del humor chileno-cubano)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Ante todo, creo que puedo afirmar con toda seguridad que soy un humorista. Pero como también soy una persona honorable y decente (aunque no lo podría afirmar tanto como lo anterior), no me califico yo mismo de bueno, regular o malo en lo que hago. Esa es una labor de otros (¡allá ellos!).

¿Humorista que escribe para niños o escritor que hace humor infantil?

Por Pepe Pelayo (escritor, humorista y estudioso de la teoría y la aplicación del humor cubano)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Esta reflexión está basada en mi experiencia. Solo en ella.

Para comenzar, voy a insistir en un punto fundamental según mi criterio. El humor no es un arte independiente. Es más, aún no tengo claro si es un arte. Aunque si lo fuera, sería un arte dentro de otro. En otras palabras, para crear humor hay que crear una de las modalidades artísticas que existe. Por lo tanto, el creador de humor debe primero dominar el lenguaje del humor.

¿Por qué pueden ser importantes los libros de chistes infantiles, ya sean escritos o dibujados?

Por Pepe Pelayo (Escritor, comediante, especialista en teoría y aplicación del humor chileno-cubano)
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Foto: David Amsler / / CC BY-NC-SA 2.0

 

Los especialistas separan los libros infantiles en dos categorías: “libros de literatura” y “libros para niños”. Los libros de chistes, evidentemente caen en la segunda clasificación.

Unos adultos podrían pensar: “es mejor darle a un niño un libro de literatura, porque si lee poco, que por lo menos lea algo importante”. Y unos padres o docentes hiperserios dirían: “el niño está para cosas más trascendentales y serias, y no para simples chistecitos”. Es real que así piensan muchos. He sido testigo de esas opiniones cuando firmo en las Ferias de Libros o visito centros educacionales.

Páginas