¿La gente con mayor sentido del humor es más antisocial?

Por Pepe Pelayo (escritor, comediante y estudioso de la teoría y aplicación del humor).
Copyright © Pepe Pelayo. Publicado en Humor Sapiens con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Me entretuve leyendo la traducción de un estudio publicado en el Journal of Personality and Social Psychology. Se trata de una investigación dirigida por Kai Chi Yam y Christopher Barnes de la Universidad de Washington en Seattle.

Supe que ellos escogieron a un grupo de cien personas a las que se les pidió que evaluaran chistes y que, de acuerdo a éstos, dieran a conocer sus opiniones de la forma más sincera posible.

¿Cuál fue el resultado? Aquellas personas que se mostraron más sinceras, presentaban menor sentido del humor, aseguraron los investigadores.

Al ver eso enseguida me pregunté: ¿significa que mientras más hipócrita y deshonesto es alguien, mayor sentido del humor tiene?

Continué leyendo y surgieron más dudas. Por ejemplo, el estudio científico también arrojó –y cito textual-, que aquellas personas con un “humor más simple” tienen mayor facilidad para relacionarse con otros, mientras que aquellas que eran más sinceras y directas, proyectaban ser personas “difíciles de tratar”.

Analicemos paso a paso. “Las personas con un humor más simple son más sociables”. Lo primero es entender qué quiere decir “humor simple”. ¿Que no consumen o crean un humor más sofisticado, más intelectual, más elaborado? ¿Qué se ríen solo de tropezones y acciones físicas, o burlas directas y humillantes, o vulgaridades, obscenidades o cosas así? Raro. He conocido y conozco personas que consumen y crean ambos tipos de humor (intelectual y básico, por decirlo de una manera muy elemental) y muchos son muy sociales y muchos no lo son.

Entonces, si no se trata de humor como ejercicio del sentido del humor, quizás se refieran al decir “humor simple”, al concepto de humor como estado de ánimo, como talante, como actitud ante la vida, ¿no? Si es así, llegamos a otra confusión: ¿cómo sería un estado de ánimo simple? ¿Humor simple es el de una persona sencilla, que no se complica mucho, que es bonachona, felizona? ¿O es una persona poco culta, menos profunda, menos preparada, menos educada?

Pero bueno, sea lo que sea tener un humor simple debe ser bueno, debe ser una cualidad positiva e importante, ya que dicen que las personas así se relacionan mejor con otros.

Sin embargo, el resultado que analizábamos tiene una segunda parte: “las personas más sinceras y directas son difíciles de tratar”.  Eso uno lo podría entender, porque sabemos que las verdades duelen y sabemos también que hay que tener tacto para decir las cosas, etcétera.

Ahora bien, ¿una persona que no es sincera y directa; es decir, que es deshonesta, intrigante, turbia, de segundas intenciones, hipócrita, etcétera, es más fácil de relacionarse?

Por otra parte, lo que me deja también con muchas dudas es la relación de ese concepto con el humor, porque como vimos, no llegamos a una conclusión definitiva al reflexionar sobre la primera parte del resultado que publicaron.

Y vayamos al final del texto que leí: “Aquellos que ponen menos énfasis en la honestidad y sinceridad tienen menos sentido del humor que sus homólogos “moralmente conscientes”. Dicho de otra manera, según ellos, “las personas más honestas y francas tienen más sentido del humor”.

¿O estoy loco o me perdí algo? Vean, por favor, la frase que puse en negritas al inicio. ¡Es lo contrario!

Me imagino que sea un error de traducción, o algo así.

Pero me alegro porque me sirvió para jugar un poco con esos conceptos y me dio una justificación para poder reunir algunos puntos sueltos sobre el sentido del humor, que muchas veces toco en mis “Charlas Chaplin”.

Aquí van de forma graneada:

* Los animales tienen emociones como la alegría y la expresan, pero el humano tiene sentido del humor y eso tiene que ver con el lenguaje, la representación simbólica. Ahí está la diferencia.

* El sentido del humor es más que la risa. Psicológicamente, la capacidad de percibir el humor en una situación es tan importante como la risa en sí.

* Tener el sentido del humor desarrollado y estimulado no significa que usted tenga que ir por ahí riéndose de todo y de todos. Significa que aprende a ver el aspecto cómico y humorístico de las cosas (que son dos conceptos distintos), además del aspecto serio de esas cosas.

* “La gente con sentido del humor y los niños se recuperan de las heridas más rápidamente y de forma más satisfactoria que las personas con mente envanecidas, con egos enormes, con mucho orgullo, gente individualista, con altas dosis de competitividad y exitismo”, afirma Branko Bokun, en su libro "El humor como terapia".

* Existe la evidencia de que las emociones negativas de una mujer embarazada pueden provocar un desequilibrio emocional y/o psicológico a su hijo. Por tanto, podemos afirmar que las emociones positivas también se las trasmitirían al niño, creando criaturas equilibradas, sanas y con menos problemas físicos y emocionales. Entonces el sentido del humor se hace imprescindible en la psicología prenatal.

* El sentido del humor tiene muchos niveles, desde la carcajada provocada por las simplonas torpezas de un payaso, por ejemplo; hasta la sonrisa producida por conceptos más abstractos.

* Un sentido del humor estimulado y desarrollado se basa en la capacidad de tomar en broma lo que siempre tomamos en serio. Cinco “i” debe tener un sentido del humor estimulado y desarrollado con todas las de la ley: i-conoclasta, i-mpulsivo, i-rreverente, i-mpertinente e i-nfantil.

* “La sociedad necesita gente seria: presidentes, ministros, profesores, papas, ayatollahs, imanes, rabinos, pastores, comisionados, gobernadores, jueces… Todos tienen que ser serios, porque si demuestran que tienen sentido del humor, la sociedad teme que pierdan eficacia. Si demuestran públicamente que tienen sentido del humor se volverían humanos. Se espera de ellos que sean como máquinas. Ejemplo, el modelo de caminar y saludar de Hitler era mecánico. El sentido del humor es una de las cosas más esenciales de la inteligencia. Cuanto más sentido del humor tengas más inteligente eres. Solo elimina algunas rocas que tus padres y la sociedad te han impuesto para impedirlo”, asegura Osho Rajneesh en este largo párrafo.

* El sentido del humor es como cualquier otra cosa: si no nos llega de nacimiento, tenemos que estudiarlo, estimularlo y desarrollarlo.

Después de leer y analizar cada uno de estos puntos, es muy fácil llegar a la conclusión de que alguien con buen sentido del humor -que muchas veces no es más que una mirada distinta del sentido común-, se relacionará más con otras personas. ¿Por qué? Porque el humor es la expresión de lo cómico. El humor es comunicar el proceso cómico que sentimos como individuos. Entonces, lo social es una condición del humor. Por lo tanto, a más sentido del humor, más sociabilización.

Sabiendo lo anterior, no importa mucho si hubo o no un error en lo que leí en la investigación de la Universidad de Washington.