Entrevista a Zuleta

Humorista gráfico. Colombia.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

Zuleta: Por supuesto que me gustan las entrevistas, porque justamente es la oportunidad de poder expresar mis reflexiones y opiniones en torno al ámbito de la caricatura, ya que justamente esta entrevista se da en dicho contexto. De entrada, en la presente entrevista me dicen que mis respuestas pueden ser humorísticas o serias, al respecto vale decir que aborrezco las respuestas humorísticas de muchos caricaturistas en las entrevistas, como si no tuvieran la capacidad de dar una buena respuesta o reflexión con argumentos y se escudan en respuestas estúpidas y casi ignorantes. Una entrevista es para conocer el pensamiento del consultado, y por ello prefiero una respuesta seria que ayude a fomentar un contexto de reflexión que sea aportante. Por ello trataré de dar unas respuestas serias y argumentadas, acordes a mi pensamiento, y me abstendré de respuestas humorísticas como otros colegas (que mas que humorísticas son estúpidas e inaportantes).

 

PP: En este año 2014, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

Zuleta: Puntualizando sobre el humor gráfico en Colombia, este se da en dos contextos, el primero en los periódicos y revistas, y el segundo en caricaturistas que hacemos nuestro trabajo por fuera de ese primer ámbito, entre el cual me incluyo. Con respecto al primero, si bien existen periódicos y revistas donde se publican caricaturas, en su gran mayoría son de un pésimo nivel, no solo por las ideas tan simples que desarrollan sino también por una gráfica tan poco interesante. Por ejemplo son muy contados este tipo de caricaturistas colombianos que tienen presencia en concursos internacionales, porque justamente la forma de resolver su humor es muy parroquial, haciendo un uso excesivo de textos. Y para rematar dicha situación, la caricatura en Colombia dejó de crear opinión pública, y solo se volvió en la presencia de un espacio gráfico que por tradición todos los periódicos lo tienen. Por tanto, es una caricatura que no cumple realmente su función con respecto a la sociedad, pues no logra aportar nada al contexto de reflexión frente a un hecho noticioso. Caso contrario sucede con un grupo de caricaturistas que no publican actualmente en Colombia, y anexando solo algunos que si publican, es un grupo que se destaca en participaciones en concursos, y su nivel es tan altamente bueno que se han logrado múltiples premios en concursos internacionales.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

Zuleta: Respondiendo nuevamente desde el contexto de la caricatura, Colombia no es un país de humor gráfico, por lo menos de un humor inteligente no lo es. Partiendo un poco de la situación señalada en la anterior pregunta, aquí la caricatura perdió fuerza de opinión, y solo es un espacio que por tradición se mantiene en los medios impresos. Las caricaturas que salen diariamente en los periódicos, muy pocas se quedan grabadas en la memoria del lector, y mínimamente algunas generan opinión pública. Esta falencia tiene implícitamente un problema que le sucede a la misma caricatura en general; si bien la estrategia gráfica de la caricatura es muy simple y sencilla, en muchos casos esta condición hace que cualquiera pueda ser humorista gráfico y, por tanto, sucede entonces que muevas una piedra y aparece una caricaturista. Pero, si bien aparecen muchos que hacen dibujos, muy pocos logran resolver ideas buenas, donde no solo sea el gesto de humor sino también el sentido crítico de opinión con respecto a la noticia, ahí, en ese punto, realmente hay muy pocos. Es curioso entonces que los editores de los periódicos exijan a sus columnistas artículos buenos, críticos, argumentados y bien escritos; pero en cambio, al caricaturista le publican cualquier pendejada, sin considerar sí la idea es buena, que la manera gráfica sea interesante, y que sea una caricatura que genere opinión. Por tanto sino hay editores que exijan una caricatura de nivel en sus publicaciones, seguirán apareciendo un montón de caricaturas con pésima calidad, a lo cual cualquier persona se tomará la atribución de considerarse caricaturista.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

Zuleta: Diría que si, hacer llorar es simple, hacer reír es un acto más complejo. Pero hacer reír y al mismo tiempo hacer pensar es todavía más. Justo en este último aspecto es donde está ubicado el tipo de humor gráfico que realizo. Sin bien, hacer situaciones chistosas donde genere risa en el espectador, casi siempre los caricaturistas recurren a situaciones triviales, pero después de ese momento de risa viene un vacío y la caricatura pierde su efectividad. En cambio, cuando se hace humor inteligente, la caricatura logra un atemporalidad mayor; mi estrategia es en muchos casos atrapar al espectador con una situación graciosa, pero esto lo llevo a un contexto más complejo y, allí, inserto una pregunta reflexiva que muy seguramente seguirá presente en el espectador, y al observar nuevamente mi caricatura, esta no se agota sino que lleva a una acto de reflexión mucho mayor. Y este tipo de caricaturas creo que contribuye a la construcción de un pensamiento crítico en el espectador.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

Zuleta: Inicialmente el humor gráfico entro a mi vida por varias situaciones, una fue siendo chico el encuentro con un librito de la famosa Enciclopedia del humor latinoamericano. Segundo, todavía siendo chico iba recortando las caricaturas que salían en el periódico local y las dibujaba modificando los chistes que allí salían, Y por último a través del Festival Internacional de caricatura cartoonrendon en Colombia, donde su director fue profesor mío de artes, él fue quien me motivó a realizar caricaturas, y de ahí empecé a participar en este evento y posteriormente comencé a enviar mis trabajos a concursos internacionales, donde siendo aun muy joven sorpresivamente era seleccionado y lograba algunos premios. Así que ese hobby que realizaba paralelamente con mi carrera en artes, se convirtió en una bola de nieve que fue creciendo, y esos dibujos con ideas ingenuas, poco a poco se fueron convirtiendo en dibujos con ideas poderosas que comenzaron a darle la vuelta al mundo logrando premios muy importantes. Pero justamente esa formación en arte contemporáneo, ha permitido que mis caricaturas tiendan a ser más conceptuales, y por ende, sea un humor inteligente que no se queda en una idea graciosa y vacía.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

Zuleta: Nadie nace con un conocimiento ya aprendido, por lo tanto no se puede confundir el hecho de que se tenga cierta habilidad técnica con el oficio que se ejerce, por tanto la respuesta puntual es que se hace. Si bien, yo desde muy chico tuve la habilidad y el interés por el dibujo, la disciplina de trabajo hizo que esas cualidades iniciales se potenciaran. Y en el caso del humor, el copiar caricaturas de otros fue ayudandome a entender el lenguaje del humor gráfico y posteriormente se fui construyendo poco a poco un estilo ya más personal que me diera una identidad propia tanto en el diseño como en el tipo de humor. Y como lo dije anteriormente, el hecho de que mi formación profesional fuera en artes, con énfasis en arte contemporáneo, contribuye a que tenga no solo un conocimiento sobre las técnicas que utilizo sino también una capacidad creativa para generar ideas más conceptuales.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

Zuleta: Indudablemente, lo mejor de mi carrera es todo lo que me ha sucedido a raíz de la caricatura de Eva, titulada “mujer libre”. Esta caricatura no deja de sorprenderme. Inicialmente la hice para Brasil en 2012, ese mismo año obtuve un premio en Colombia, y logré publicarla en el Mundo de Karry en Perú, cuya publicación me permitió ser ganador del tercer puesto en el concurso más prestigioso del mundo, el famoso World Press Carton Sintra en Portugal 2013, permitiéndome no solo cumplir un sueño personal de viajar a Europa, sino además este premio potenció mi carrera como caricaturista. Seguidamente, con ella obtuve un segundo puesto en el concurso Ciudad de las Ideas en México, y obviamente también me dio la fortuna de conocer este país. Además, esta caricatura a través de las redes sociales como facebook, permitió que ésta se compartiera alrededor del mundo de forma impresionante, generando un activismo social donde las mujeres de todo el mundo comentaron esta caricatura resaltando cómo la situación que yo planteo cambiaría la historia de las mujeres. Y hasta el día de hoy, dicha caricatura sigue compartiéndose; y paradójicamente el pasado 8 de marzo día internacional de la mujer, fue muy publicada en muchas partes del mundo, y de esta forma, en una página de facebook en Brasil, esta fue censurada, y cuyo hecho provocó una indignación mayor de las mujeres, haciendo que esta caricatura fuera comentada en su defensa por más de 1.500 personas. Así que es un gran orgullo personal ser el autor de una de las caricaturas que más impacto de opinión ha generado a nivel mundial.

Lo peor de mi carrera hasta el momento, es que paradójicamente soy un caricaturista que no publica en periódicos, porque no he contado con esa oportunidad en mi país o en el exterior. Solo publico en algunas revistas especializadas de caricatura en formato digital. Por eso la posibilidad de publicar diariamente en un periódico, es un sueño que tengo y espero algún día tener esa oportunidad.

 

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

Zuleta: Sí, me río con facilidad y me gusta hacer reír, por tanto me considero una persona con buen sentido del humor. En mi ámbito personal, el humor hace parte de mi vida diaria. Sin embargo no soy de las personas que memorice y le guste contar chistes, mi sentido del humor esta manifestado por comentarios irónicos sobre las situaciones. Mi humor está presente en mis clases de la universidad, en mi ámbito personal de familia, amigos y pareja. Siempre cada situación me genera hacer un comentario recurrente, que dentro de esa ironía a veces aguarda algo de verdad. Mas que reírme con determinado tipo de chistes, me gusta mucho el estilo de humor de un grupo de teatro colombiano, el Águila Descalza, confieso que soy un fan de ellos, pues es un humor inteligente que hace parodia sobre la misma sociedad colombiana y su historia; así que cuando me quiero reír y olvidarme de problemas, observo los videos de sus obras de teatro, al igual que el grupo argentino Les Luthiers. Ese tipo humor me alegra el día.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

Zuleta: En el 2012, gané un premio en el concurso The 4th Fadjr international Festival of Visual Arts en Teherán, Irán. Dado el prestigio de este concurso fui invitado con los gastos pagos a este país. Viajé desde Colombia a Frankfurt Alemania por cerca de 12 horas, y luego 5 horas desde allí a Teherán, llegando a media noche. Aquella alegría de estar aterrizando en un país árabe y ser mi primer viaje a raíz de un premio, se vio truncado cuando me detuvieron en emigración y se me impidió entrar al país, ni la carta oficial de invitación que me había dado la organización no funcionó, y según ellos, no se consideraba la entrada a su país por el simplemente hecho de ser colombiano, cosa que fue humillante. Y luego de esperar por dos horas con mi pasaporte retenido, fui devuelto nuevamente a Alemania. Allí guardias de seguridad me esperaba a la puerta del avión y me condujeron a una oficina por dos horas para expedirme un permiso especial y poder permanecer en aquel aeropuerto por cerca de 6 horas mientras que salía un vuelo para Colombia. Así que no solo fue la triste historia de no poder recibir en persona dicho premio, también la rabia de que no se me permitiera ingresar por ser colombiano, y estar casi tres días metido entre aviones.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

Zuleta: Hay tres caricaturistas que para mi han sido referentes imprescindibles en mi concepción de la caricatura. Ellos son los cubanos Ares y Boligán, y el colombiano Turcios. Inicialmente el trabajo de Ares lo conocí desde muy pequeño, y de inmediato se convirtió en un referente importante, tan así que por un tiempo adopte una estética de la caricatura muy similar a la de él, pero lo más crucial es que su trabajo me influenció por una línea de humor más conceptual, un humor inteligente, alejado de ese humor simple que solo pretender hacer reír, en este caso me incliné por un humor que hiciera pensar. Posteriormente conocí el trabajo de Boligán que compartía esta misma línea de un humor inteligente donde plantea las situaciones de una forma muy original y crítica. Y finalmente el trabajo del colombiano Turcios también me influenció, primero con sus caricaturas fisionómicas que iban más allá de la exageración habitual de los rasgos faciales en las caricaturas, ya que él lo llevaba a un extremo mayor combinándolo con el cubismo por ejemplo. Y el hecho de que todos ellos fueran múltipremiados a nivel mundial, asimismo genera un sentido de admiración. También debo decir que ha sido gratificante que después haber sido referentes en mi formación, actualmente haya tenido la fortuna de conocerlos personalmente, y compartir con ellos tanto en Colombia como en sus respectivos países de residencia, y contar con su amistad de colegas.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

Zuleta: Tradicionalmente se ha entendido que le humor es hacer reír. Pero yo creo que el humor es más que eso, y es realmente una forma divertida de dar a conocer la realidad y por tanto es una forma de invitar a reflexionar sobre ella. Por eso desde cualquier faceta del humor, creo que la función de éste es presentar de forma irónica situaciones de la sociedad. Y si un humorista desde su modalidad, logra hacer reír, pero al mismo tiempo está poniendo a pensar, esa complementariedad es lo que para mi significa el verdadero y buen humor. Mi respuesta la contesto en estos términos, porque no conozco tu trabajo, y me parece una osadía dar consejos a alguien que tiene tanta experiencia en este ámbito del humor. Si tu disfrutas y amas lo que haces, y a través de tu humor pretendes ir más allá de entretener a la personas y tu objetivo es también generarles preguntas, estás haciendo muy bien tu tarea, y por tanto los consejos u opiniones subjetivas que los otros digan sobre tu trabajo no son determinantes.

Raúl Fernando Zuleta - Humor gráfico
Raúl Fernando Zuleta - Humor gráfico
Raúl Fernando Zuleta - Humor gráfico