Entrevista a Pablo Piloña

Humorista gráfico guatemalteco

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

PABLO PILOÑA: Puedo acostumbrarme sobre la marcha.

 

PP: En este año 2014, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

P. PILOÑA: No lo creo en uno de sus mejores momentos en la televisión, radio, teatro o en la literatura. Creo que va un poco mejor en la parte gráfica.

 

PP: En todos los países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

P. PILOÑA: En mi país lo que ocurre es que nos reímos de las desgracias que vivimos, siendo a veces un problema porque de tanto reír se deja de solucionar lo solucionable. También es parte de nuestra forma de ser el inventar apodos, sacar chiste de situaciones personales o generales. Puede ser que en muchos de nuestros países latinos se de aquello de reír llorando.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

P. PILOÑA: Totalmente, lo bueno cuesta más.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

P. PILOÑA: A la mejor decidí hacerme otras cosas sin saber que lo mío era ser humorista, pero al final resulté siendo lo que soy y no las otras cosas que decidía ser y que hubieran sido tristes errores.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

P. PILOÑA: Creo que todo nace y es mejor si además se hace. De manera que el humorista nace y es mejor si se hace cosquillas.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

P. PILOÑA: No determino el mejor para no cerrarle la puerta a todos los que están por venir, y de peores tampoco hago lista, porque no le otorgo a lo malo el derecho de ganarse una corona. Claro que ha habido más de un momento complejo, como tener que hacer una viñeta diaria desde la funeraria en el velorio de mi padre, a quien yo quise tanto… o hacer chistes y caricaturas cuando atravesaba situaciones de amenaza y de inestabilidad para mis hijas. Pero es precisamente en esos momentos cuando el humor me mantiene cuerdo y de pie.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

P. PILOÑA: Con diferentes tipos de chistes, más bien depende de quién los cuente o de cómo lo haga. Si procuro reírme mucho, aunque los no tan allegados tienen la idea de que soy un tipo muy serio o hasta mal encarado. No creo que muchos imaginen que yo hago humor.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

P. PILOÑA: (No respondió).

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

P. PILOÑA: Es un asunto variable, porque más es identificarme con la obra que con quien la ha creado. De manera que me puedo identificar con la obra de alguien hoy sí, y otro día no tanto, además que puede que la obra del colega me caiga muy bien aunque con el creador no sea exactamente igual.

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

P. PILOÑA: Que no dependas de los consejos de otros, porque cuando tienes el humor adentro, distrae buscarlo afuera.

Pablo Piloña - Humor
Pablo Piloña - Humor
Pablo Piloña - Humor