Entrevista a Osval

Humorista gráfico cubano

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

OSVAL: Primero déjame presentarme: Mi nombre es Osvaldo Gutiérrez Gómez, caricaturista autodidacta, soy de Ciego de Ávila, por ahora no me he ido para la Habana, creo que desde este pedacito y con la ayuda de las tecnologías puedo llegar a La Habana y al resto del mundo.

Las entrevistas no me desagradan, en fin es una forma de comunicarme con mis semejantes y gracias a las entrevistas uno conoce mucho de las interioridades de los artistas y figuras públicas. Muchas veces estoy en una barra tomándome unos tragos, y viene alguien que sabe que tu eres humorista y te llena de preguntas y al final sale uno interrogado y medio borracho y sin que se publique toda la “basura” que hemos hablado, así que sin ofender y después que me he dado tremenda lija para responderte, lo mas correcto es que llene el cuestionario y te de la gracias.

 

PP: En este año 2014, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

OSVAL: Bueno esto es mi opinión, no quiere decir que así anda exactamente, pero creo que cualquier país en crisis, dispara esa crisis para todos los sectores, y en el humor no deja de estar presente; aunque para ser sincero nosotros los cubanos nos reímos de nuestros propios problemas, más que nadie, no se si es porque tenemos más problemas o porque somos mas humoristas. En fin creo que en la televisión hay un resurgir con programas como Vivir del Cuento, quizás el programa de más teleaudiencia en Cuba y A otro con ese cuento, este con un corte de chistes rápidos, que funciona bien. Pero es una realidad que faltan más espacio o mejor faltan mejores proyectos y que sean mejor pagados por supuesto, también que sean más abiertos, a veces no criticamos en nuestros programas a un narizón, y después pasamos un show de Benny Hill, donde sí lo hacen. En la radio no escucho mencionar alguno de gran radioaudiencia, incluso ni en medios provinciales a no ser el clásico Alegrías de sobremesa. El teatro hace un enorme esfuerzo manteniendo festivales y rotando por el país espectáculos de muy buen gusto. En cuanto a la gráfica, que me toca más, creo que estamos estancados en las mismas publicaciones de hace décadas, Palante es casi un dinosaurio que necesita renovarse en cuanto  a diseño y formato, y lograr que sea al menos quincenal para que llegue más al público. Tiene 16 paginas que pudieran dividirse en 8 para que sea más fresco. El Dedeté se suscribe al periódico Juventud Rebelde y creo que aunque pudieran hacer más, es también el que más llega al lector, mezclando un humor costumbrista, con el blanco y editorial.  Se mantienen salones nacionales convocados por el museo del humor y el suplemento Melaíto, una publicación de provincia que defiende muy bien lo que hace y mantiene anualmente, a opinión de muchos colegas, el mejor salón que se hace en la isla. La literatura se defiende en las Ferias del Libro. Aunque como todos en general falta hacer mucho más por el humor cubano.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

OSVAL: Bueno, ya lo dijiste en países de AL, es decir no creo que un noruego diga que en su país mueves una piedra y sale un chistoso… pero creo que Cuba es una isla de grandes humoristas, donde en cualquier esquina hay un tipo haciendo un cuento o gritándole a alguien una broma. Existe un despertar en cuanto a jóvenes humoristas, pero creo que muchos han tomado el camino de Ares o Boligán, que es muy bueno, pero han dejado atrás el humorismo de Panchito, José Luis, Martirena, Pedro, Manuel, que son muy costumbristas, no es que critique a Ares o Boligán, que han puesto bien en alto el nombre de Cuba, y a los cuales admiro, pero quisiera que no perdiéramos ese humor que le saca una carcajada y que hace feliz a la gente.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

OSVAL: Bueno hace rato que yo no lloro con ninguna película o algún libro, no es que sea insensible, es que me es muy fácil reír, será porque admiro a Chaplin, cuando en una canción dejaba escrito aquello de que “una sonrisa cuesta poco y produce mucho, no empobrece  a quien la da y enriquece a quien la recibe”. Creo que el que tenga el don de hacer reír, no le cuesta mucho, eso le sale solo, incluso hay artistas que uno se acostumbra a verlos en personajes cómicos que después no los acepta en dramatizados, aunque sean geniales, al final uno les encuentra algo chistoso, por lo menos a mi me pasa.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

OSVAL: Desde que mi familia empezó a reírse conmigo, y yo creí ser gracioso. Me encanta que las personas rían, eso es muy bueno para el ser humano, incluso lo dicen los científicos.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

OSVAL: Para mi que nace, como todo artista o ser en general que tenga algo que mostrar y decir a la sociedad, todos tenemos un don, algunos lo desarrollamos otros mueren con el. Pero, sí es necesaria la escuela y el interés de la persona por desarrollar lo que la madre natura le dio.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento en su carrera hasta el día de hoy?

OSVAL: Creo que hay un momento en mi vida que coincidieron los dos y fue una vez que estando en La Habana, (vivo en Ciego de Ávila, una provincia del centro de la isla) me llegué a la redacción del Dedeté (suplemento del periódico Juventud Rebelde), entregué unos trabajos y me dijeron que no le cuadraba lo que hacía y no me publicaban. Entonces eso me dolió pero a la misma vez me hizo reflexionar que les asistía la razón, tenía que superarme. Y desde ese momento me di a la tarea de conquistar el espacio con tenacidad y oficio. Hoy creo que he ganado algo, me publican varios medios nacionales y el Dedeté me tiene entre sus principales colaboradores. Por eso te digo que fue triste pero a la vez fue feliz, porque me retaron y eso me gusta. Han existido otros momentos felices como recibir un premio, pero de verdad cuando veo en los diarios un dibujo mío publicado es la mayor felicidad.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

OSVAL: Ya en las repuestas creo que he dejado claro, que me gusta reír y hacer reír. Creo que no pasa un día en que no abra la cajetilla de dientes. Y en cuanto a que tipo de chistes, prefiero el que más inteligente se haga.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

OSVAL: Ahora realmente no me viene una a la cabeza, pero si recuerdo una vez que compraba una pizzas en un sitio publico y una mujer le decía a otra con mucha sonrisa: viste la caricatura que salió en el periódico hoy, donde el médico aconseja a un viejo cornudo, enseguida se la enseñé a mi marido, se partió de la risa… Yo no quise identificarme como el autor pero me causó alegría que a alguien le gustara mi caricatura y la usara para bromas con su esposo, que al final nunca supe si en verdad era un cornudo.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

OSVAL: Verá en mi obra que manejo varios tipos de humor, creo que no puedo quedarme al margen de hacer una caricatura reflexiva, denunciando las atrocidades que cometemos a diario, con nuestros semejantes y con el planeta que habitamos, pero tampoco puedo apartarme del humor costumbrista ese que se encuentra en la bodega, en una parada de ómnibus, o cuando hablamos con amigos y familiares. Creo que es muy bueno para el artista ser más integral y superarse cada instante. Como me pides que te mencione algunos colegas con los cuales me identifico, te diría que en Cuba: En su momento Manuel y Ajubel, y el colectivo del suplemento Melaíto que se publica en la provincia de Villa Clara. Internacionalmente admiro a Quino, Fontanarrosa, el mejicano Chris...

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

OSVAL: Que publique en Cuba, que si hay barreras se rompan, que mantenga esos deseos de defender el humor cubano e internacional, y que algún día nos podamos tomar unos tragos en esta isla que nos vio nacer a ambos. Ya veremos quien paga.

Osval - Humor gráfico
Osval - Humor gráfico
Osval - Humor gráfico