Entrevista a Laíno

Humorista gráfico. Argentina.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

LAINO: Si son con fines educativos, sí. Siempre que pueda aportar mi experiencia para ayudar, especialmente a los jóvenes que necesitan una orientación o un consejo. Una entrevista ayuda porque siempre se encuentran en ellas historias, problemas o situaciones que son comunes en una profesión; por lo tanto, aquellos que lo han experimentado están en capacidad de dar soluciones o ideas que ayudan a resolver.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

LAINO: Habiendo regresado recientemente a mi país, después de medio siglo de vivir en el extranjero, he podido apreciar muchos cambios. Cuando se está ausente de un lugar, máxime cuando es por largo tiempo, todo se hace más obvio; por ello puedo apreciar que el humorismo, en todos los medios de mi país, continúa con mucha salud y con los cambios naturales que requiere la actualidad. En síntesis, yo diría que no puedo aplicar el viejo refrán: ”Todo tiempo pasado fue mejor” ya que los tiempos cambian y la vida también y en ello el humorismo juega un papel muy importante.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

LAINO: No sé realmente si es verdad o una frase popular, pero en todo país existe una característica propia del lugar por su naturaleza y eso conlleva los estados de ánimo de la gente que traduce sus emociones; por lo tanto, el humor es algo natural, como lo es la tristeza y otros tantos sentimientos. De allí creo que nace la frase.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír"?

LAINO: ¡Sí! ... Porque el humor te hace llorar de risa.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

LAINO: Creo que Dios me dio una mano. Hace casi 70 años que comencé a dibujar, lo demás vino solo. El amor por los muñequitos o cartoons que leíamos cuando pequeños en las revistas que devorábamos de principio a fin fueron forjando mi personalidad y los deseos de emular a aquellos que nos abrieron el camino y que es muy común en nuestra profesión.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

LAINO: Yo creo que el talento es natural. El tiempo y la vida enseña y con ello se mejora a través de los años. La experiencia es una sabia maestra que nos ayuda a ir mejorando al mismo tiempo que vamos aprendiendo y eso es aplicable al diario trajinar.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

LAINO: Pienso que el mejor momento que he tenido en mi vida (hablando sobre nuestras vidas dedicadas al humor) ha sido el día que publiqué mi primer trabajo. ¿Por qué? En primer lugar, porque eso ocurre generalmente cuando se es muy joven y sin mucha experiencia. Segundo, por la natural expectativa de ver nuestro trabajo plasmado en un pedazo de papel (en este caso hablamos de revistas); y además, como todo ser humano nos embarga el ego metido bien profundo en nuestras almas y que nos hace pensar que la fama está ya a la vuelta de la esquina. En cuanto al peor momento, no estoy seguro de poder describirlo. Generalmente pasa por la inexperiencia, es decir cuando teníamos que entregar el trabajo y los nervios se apoderaban de uno y de repente cuando estaba casi terminado ... zas!! Se volcaba el tintero y todo el trabajo se iba a la basura. A decir verdad, no recuerdo mucho de ello.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

LAINO: Definitivamente, soy del grupo que aprecia un buen chiste y lo premio con una buena carcajada. Para algunos otros les dedico una sutil sonrisa. Me gustan mucho los humoristas de teatro o televisión a quienes denominamos en inglés “one liners” (de un línea). Son muy creativos y espontáneos (decimos que se mandó una “morcilla”); y por supuesto, la sección que leemos primero en los periódicos, los comics diarios.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

LAINO: Ocurrió hace muchos años en un concurso de dibujos donde era uno de los miembros del jurado invitado. En la galería de trabajos expuestos por los participantes habían colgado obras de los jueces, y uno de los míos estaba al lado de los concursantes. Resultado final: mi trabajo ganó el premio. Naturalmente, se vieron algunas caras coloradas.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

LAINO: Me identifiqué mucho con Saul Steinberg, pero siempre me gustó el francés Sempé y el inglés Ronald Searle.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

LAINO: Ser tú mismo. Ser honesto, no escatimar tiempo en fortalecerte, tomar ejemplo de los mejores y aplicarlo a tu propia personalidad.

Osvaldo Laino - Humor gráfico
Osvaldo Laino - Humor gráfico
Osvaldo Laino - Humor gráfico