Entrevista a José Gai

Humorista gráfico. Chile.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

GAI: No, pero haré una excepción por tratarse de un caso “gremial”…

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado actual del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

GAI: No conozco casi la situación en radio y teatro. Me parece que en literatura se hace muy poco. En TV, no soy muy entusiasta con lo que se hace en formato tradicional (el humorista unipersonal), salvo contadas excepciones, y tampoco en la tendencia de los stand up (me parece que las risas de estudio que los acompañan son más que generosas). Y en gráfica, no hay mucha novedad ni grandes avances en lo que se publica en la prensa “normal”; en formato digital sí he visto intentos: algunos interesantes, otros bien logrados.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

GAI: Creo que no. Me parece que se dice que debajo de una piedra hay un político, un analista, un abogado, etc.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

GAI: No me parece una verdad absoluta, pero sí una relativa. Y, hablando del humor, me gusta aquel que, más allá de una eventual risa o sonrisa, también busca -si no derechamente un llanto- al menos un asombro, una inquietud.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

GAI: No hubo una decisión. Mi profesión de periodista y una cierta habilidad para dibujar me permitieron muchas veces incursionar en el tema del humor. Hará una década que el humor gráfico y la ilustración se han vuelto un oficio más permanente.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

GAI: Creo que hay algo innato que conforma la base para intentar meterse en esto. Pero también hay mecanismos que uno aprende de la práctica, de la observación, y que ayudan, si no a convertirse en humorista, a tener un cierto oficio como para atreverse, por ejemplo, a crear personajes o proyectos de producción periódica, habitual.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

GAI: No veo grandes cimas ni simas en lo mío, pero, tratando de no dejar en blanco la respuesta: lo mejor podría ser la publicación de mi primer libro en el rubro (Sabor a gol, Editorial Planeta, 1997), en donde mezclé dibujos humorísticos que había publicado casi durante una década con textos de apoyo también hechos por mí. Lo peor…, tal vez mi “cese” en LND (La Nación Domingo), en 2010, por una absurda censura a un columnista y que arrastró a la editora y –absurdo al cuadrado- al ilustrador (yo) del artículo.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

GAI: Hago mía la frase de tantos humoristas de que la gente de este oficio suele ser seria y más que seria. En mi caso, la causa de mis risas escasas es esa más que el hecho de mirar con ojo excesivamente crítico a los humoristas. Tipo de chistes: me gustan los que le dan una vuelta inesperada a lo normal, al lugar común, los que añaden un punto de vista adicional, e inesperado, a una situación. Un ejemplo que se me viene ahora a la cabeza para ilustrarlo: Olafo.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

GAI: Aparte de la señalada (el humor del absurdo en ese episodio de LND), no recuerdo nada muy rescatable.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

GAI: En el medio audiovisual: Gila y, en Chile, Kramer. En gráfica, Fontanarrosa (también gran humorista en literatura), Sempé, Charles Schulz, Perich… En Chile, Hervi. En el Chile global, Fernando Krahn.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

GAI: ¿Estaré para dar consejos…? Bueno, intento con uno: evitar los chistes fáciles, de risa asegurada (y a menudo, estúpida). Un ejemplo: los chistes de “humoristas” chilenos sobre la forzada mediterraneidad boliviana. Nunca he entendido que nos hace reírnos con eso, salvo que en nuestro subconsciente carguemos con una cierta vergüenza, con un pecado original.

Pepe Gai - Humor gráfico
Pepe Gai - Humor gráfico
Pepe Gai - Humor gráfico