Entrevista a Delga

Humorista gráfico. Cuba.

PP: ¿Le gusta que te hagan entrevistas?

DELGA: Me gusta que me entrevisten en relación con el humorismo, porque a lo mejor me preguntan algo en lo que antes no había meditado.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

DELGA: Hace menos de tres años que resido en EE.UU. pero no obstante creo conocer del humorismo que aquí se hace, sobre todo por venir de Cuba y siempre haber visto películas de comedias norteamericanas y dibujos animados ingeniosos como los de la Pantera Rosa. Además, por ser caricaturista siempre veía algún libro o revista con comic humorísticos y chistes gráficos. Como poseía Internet en mi casa me mantenía bastante actualizado de lo que hacían colegas de otras partes del mundo. En Cuba el humorismo gráfico de prensa después del 59 fue de los mejores del planeta, a partir del nacimiento del Pitirre. Entre los más destacados cito a Fornes, Chago, Nuez, Sergio Ruiz, Posada, Manuel, Cartucho, Wilson, Muñoz Bachs, Jesús de Armas y actualmente Ares y Boligan. En Cuba el humorismo en televisión no se desarrolla, porque con un programa semanal la creatividad se estanca. El programa radial Alegrías de Sobremesa es un buen ejemplo de ejercicio diario del oficio. El tema se trabaja antes que desaparezca o envejezca. Otro factor igual de dañino es que los funcionarios que censuran o aprueban algo, lo ven todo a través de lo político. Están en su cargo hasta que se equivoquen. En las artes escénicas hay más libertades y con ingenio se puede actualizar la obra con lo que sucede a diario.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

DELGA: Todos los pueblos son iguales de graciosos, de trabajadores, de valientes, de alegres, etc.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

DELGA: Para el humorista es fácil hacer reír. Si se lo propone puede hacer llorar. El que no es humorista no hará nunca un chiste.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

DELGA: Decidí hacer humorismo gracias a un viejo profesional que me estimuló a dibujar y me acompañó a entregar ese primer trabajo en la redacción de Bohemia. Me lo publicaron y todavía no se me ha acabado la gasolina.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

DELGA: El humorista nace y se hace. Para escribir o dibujar hace falta vocación. Para hacer humor, además de tener vocación para estas disciplinas, hay que tener la virtud del humorismo. Se nace humorista y con el estudio y el trabajo diario se van descubriendo técnicas para trabajar el chiste. Yo no conozco escuelas para aprender humorismo, pero estudiando uno va descubriendo truquitos. Claro si no recibes el primer chispazo de nada vale la técnica. Siempre estarías repitiendo la misma fórmula. A mí el chiste me brota como el sudor, sin proponérmelo. Yo siempre les aconsejo a los jóvenes no irse con el primer chispazo y ponerse a trabajar hasta que lo pula. El chispazo es un chiste en bruto que hay que pulir, y como todo trabajo cuesta trabajo. En mi caso después de pulirlo tienes que dibujarlo. Doble trabajo.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera en el humor hasta el día de hoy?

DELGA: Mi peor momento es cuando el dibujo no me satisface. Siempre estoy inconforme con lo que hago. Mi mejor momento cuando los colegas hablan bien de mi trabajo.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

DELGA: Me rió fácil con el chiste que descubro cotidianamente y les cuento in sito a los que me acompañan en ese momento. Ese ni lo escribo ni lo dibujo. Ahí queda. Creo haber contagiado a mis nietos de 7 y 11 años con esa manía de encontrar chistes a su paso y ya los veo ejercitándose en ese habito. Ese también es uno de mis mejores momentos.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionda con su profesión?

DELGA: En una de las últimas Bienales del Humor se decidió homenajear a los caricaturistas que pasaban de 70 años. Con tal motivo se le enviaron correos electrónicos a los añejos, invitándolos a la inauguración de la exposición titulada: Expo Temba. Rene de la Nuez, uno de los invitados al ver el rótulo, dijo que el mensaje que él recibió tenía un error y decía: Expo Tumba, y se dijo al leerlo: ¡Qué humor negro el de esta gente!

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

DELGA: Me identifico con el humorista gráfico matancero Manuel por la gracia y el excelente dibujo. Lo considero el mejor caricaturista cubano de todos los tiempos.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

DELGA: Pepe te aconsejo que nunca te vayas con el primer chispazo. Al chiste hay que pulirlo para que brille.

Delga - Humor gráfico
Delga - Humor gráfico
Delga - Humor gráfico