Entrevista a Chino Navarrete

Humorista escénico y audiovisual. Chile.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

CHINO NAVARRETE: Esta es una pregunta que da para mucho, porque primero depende de la entrevista, si es de SII (Servicios de Impuestos Internos), no me gustan mucho, a pesar de que las grandes cantidades de dinero que he ganado las tengo todas invertidas en deudas… Tampoco me gustan las entrevistas que quiera hacerme la PDI (Policía de Investigaciones), a pesar del cenital que tengo enfrente que me hace recordar mis mejores actuaciones; por lo tanto, una de las única entrevistas que me gusta es esta, así es que pasaré a respondes la siguiente pregunta…

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

CHINO NAVARRETE: El humor es un potencial que acompaña a los tiempos y contextos en el cual se desenvuelven las sociedades; por lo tanto, todo lo que está en crisis merece ser visto con los ojos del humor y así poder hacer mas llevadera la vida, En mi país, como en muchos otros, los medios de comunicación transan en el mercado las sicopatías del promedio, lo que enferma a la sociedad, por lo tanto surge el antídoto “el humor” de acuerdo a cada situación anómala que vivamos.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

CHINO NAVARRETE: Los latinos, por ser personas que vivimos más intensamente las emociones requerimos de un bienestar a través de lo que sentimos, por lo tanto, es sabiduría responder ante toda circunstancia con humor. Este ejercicio nos ha hecho en nuestros pueblos ser humoristas innatos. De ahí, a ser profesionales del humor está todo el talento y el trabajo que se requiere para lograrlo y hasta esa estación, son pocos los que logran llegar y mantenerse.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

CHINO NAVARRETE: Vivimos un mundo demasiado egoísta que por momentos nos da pena, lo que permite que las lágrimas estén más cerca de aflorar que una sonrisa.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

CHINO NAVARRETE: No se si por mis carencias emocionales traducidas en un exacerbado temor al rechazo, comencé desde pequeño a desarrollar mi capacidad de ser simpático ante los demás, virtud que en ejercicio diario fui desarrollando con un resultado que agradezco a la vida, pues me ha permitido vivir y convivir gratamente.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

CHINO NAVARRETE: De lo único que puedo dar cuenta con cierta propiedad es de mi propio proceso. Nací humorista, ya que todos cuando me veían se reían En ese tiempo me hacía en los pañales y en todas partes y la gente decía “el humorista se hace”...

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera en el humor hasta el día de hoy?

CHINO NAVARRETE: Mi mejor momento como humorista está por llegar, a pesar de que debo agradecer los grandes momentos que he vivido gracias a este maravilloso arte y no es menos cierto que mis peores momentos están dados cuando no logré arrancar una sonrisa de aquellos corazones que me necesitaban.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

CHINO NAVARRETE: Soy de risa fácil, necesito reír. El humor en general me hace brotar la risa. Me gusta reír con el otro y me entristece cuando se ríen del otro.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

CHINO NAVARRETE: En cierta ocasión en el Festival de Viña del Mar (1994), era asediado por el público y en una ocasión que logré salir de mi hotel sin que la gente se percatara, dos señoras de edad madura, me vieron, me alcanzaron y me dijeron…señor una foto por favor…, con mucho gusto les dije yo… acto seguido, me pasaron la cámara para que les tomara la foto que deseaban de ellas dos. Fue un golpe a mi ego que me aterrizó para reírme de mí mismo.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

CHINO NAVARRETE: Creo identificarme con muchos comediantes internacionales y nacionales, de cada uno habré tomado un poquito. Veo en cada uno de ellos sus propios méritos, pero también he querido tener mi propia identidad como profesional, ya que el ser original te permite llenar de espíritu lo que haces. Mi homenaje para todo aquel que ha logrado sacar una sonrisa de un corazón apesadumbrado.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

CHINO NAVARRETE: No estoy habilitado para dar consejos, porque cada cual se forja desde sus propias particularidades, lo que más puedo hacer desde mí, es instarte con mucho entusiasmo a que sigas en todos los frentes donde puedas lograr que el humor fluya, principalmente en tu trabajo con los niños, ya que lo que hacemos con los niños, estos lo harán con la sociedad mañana…y necesitamos devolver la alegría a nuestro mundo.

Lo mejor de Jorge "Chino" Navarrete