Entrevista a Castillejos

Humorista gráfico. México.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

CASTILLEJOS: Me gusta cuando en la misma hallo la oportunidad de externar mi sentir y lo que pienso acerca de la realidad que nos toca vivir. Además dado que el arte es de apreciación subjetiva siempre es bueno el punto de vista del autor acerca de la obra propia.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

CASTILLEJOS: Gracias a la labor incansable de los humoristas que nos han antecedido la brecha para el humor en México está abierta. Tanto del humor crítico como el humor para simple entretenimiento, quizá lo lamentable es que no haya los suficientes apoyos y en ocasiones espacios para relizar humor de calidad. En algunas disciplinas como el teatro, por ejemplo, el apoyo, los espacios y la difusión son escasos por lo cual se vuelve muy difícil tener acceso a ellas; en otros medios como la radio, televisión y los medios impresos el humor con frecuencia se amolda a las políticas impuestas a las editoriales desde el sistema o por su visión meramente comercial.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

CASTILLEJOS: Aunque no precisamente de esa manera se sabe que la tradición humorística en México es muy extensa y rica. México ha dado grandes personajes de la comedia hablada, escrita y actuada. Por mencionar algunas podríamos hablar del gran Mario Moreno “Cantinflas” o Germán Valdés “Tin-Tan” de entre una pléyade de comediantes y humoristas sin olvidar a los caricaturistas, historietistas y demás sin los cuales la historia del humorismo en México no podría entenderse.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

CASTILLEJOS: Sin duda el humor inteligente es todo un reto como lo mencionaba el actor italiano Renato Rascel “El humor inteligente no hace cosquillas en las axilas sino en el cerebro”. Para llorar tenemos todos las tragedias de la política, constantes y globales.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

CASTILLEJOS: En la preparatoria, cuando me di cuenta que la pasión por el dibujo y la caricatura que me acompañaron desde pequeño, podrían convertirse no solo en una herramienta de entretenimiento sino en un medio de expresión y de denuncia.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

CASTILLEJOS: Creo que ambas cosas, hay quienes nacieron con ese don y quienes lo han desarrollado, en ambos casos creo que la disciplina y la constancia en el quehacer humorístico son obligados.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera en el humor hasta el día de hoy?

CASTILLEJOS: Creo que el mejor momento fue cuando vi por primera vez publicada una caricatura mía en las páginas de un diario que miraba desde pequeño, después de ahí he tenido gracias a Dios la bendición de acceder a otras satisfacciones como el conocer a gente cuyo trabajo admiro y dedicarme a esto como profesión. No estoy seguro de cuál ha sido el peor momento, sin duda ha habido experiencias difíciles pero asumo que todo ayuda para bien.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

CASTILLEJOS: Me produce mucha risa la idea que no es evidente, el chiste que se lee entre líneas, la ironía y la sátira inteligente y bien lograda. Me desagrada el humor estereotipado que menosprecia la inteligencia del espectador o que abusa del lenguaje grotesco.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

CASTILLEJOS: En una ocasión me encontré con un gobernante del cual hice algunas caricaturas personales y me reclamó que lo dibujara tan feo, ante lo cual sonreí pensado lo que me hubiera gustado contestarle: Reclame a sus padres no a mí.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

CASTILLEJOS: Me gustan los trabajos de varios talentosos amigos y colegas. Admiro la obra de Naranjo, Boligán, Rius, Chubasco, Alarcón, Ares, Turcios, Dalcio, Cau y muchos más de los cuales siempre trato de aprender algo y termino aprendiendo mucho.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

CASTILLEJOS: Esforzarse siempre por hacer que el humor no se quede en la simple risa provocada o en la idea evidente. Aunque se dice que todo se ha dicho y se ha contado, lo cierto es que lo que nunca se agotará es el ingenio con el cual pueden ser contados. Observarlo todo y retener lo bueno así como amar y respetar la profesión, claro sin dejar de sonreír.

Dario Castillejos - Humor gráfico
Dario Castillejos - Humor gráfico
Dario Castillejos - Humor gráfico