Entrevista a Bermúdez

Humorista gráfico. Cuba.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

BERMÚDEZ: Sí, me gusta que me hagan entrevistas. Pero mucho más me gusta que las publiquen.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

BERMÚDEZ: El humor en Cuba, en sentido general, desde hace más de veinte años no anda bien de salud y no aparece la medicina que lo salve. Hay un incontenible éxodo de humoristas y lo peor es que parte de los que se van son de los mejores. La mayoría lo hace para resolver sus problemas económicos que acá se agudizan. Soy amigo de algunos humoristas cubanos que no viven en Cuba y aseguro que si no están aquí no es precisamente por asuntos políticos, aunque algunos estén haciendo un humor contra el sistema de gobierno en este país.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

BERMÚDEZ: Casi puedo decir "Mi país era un pueblo de humoristas". Creo que así suena mejor, aunque reconozco que el cubano no ha perdido el buen sentido del humor "a pesar de los pesares".

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

BERMÚDEZ: Un verdugo lo afirmaría sin rodeos. No es fácil provocar la risa, pero es más saludable.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

BERMÚDEZ: Cuando me dí cuenta, en los años 80, de que como técnico de un museo apenas alegraba a los visitantes. El "Dedeté" me abrió las puertas y empecé a creerme que era caricaturista. Aún me lo creo.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

BERMÚDEZ: El hombre nace. Luego se hace buen o mal humorista.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera en el humor hasta el día de hoy?

BERMÚDEZ: Pienso que mi mejor momento como humorista fue en el año 1997 cuando gané cuatro premios internacionales. Dos en Cuba, uno en Japón y otro en Turquía, aunque recuerdo con especial cariño cuando vi publicadas por primera vez mis caricaturas en el "Dedeté". Me sentía como si hubiera ganado el "Premio Nóbel del Humor". Mi peor momento como humorista es este que vivo desde hace más de un año pues no tengo un lugar seguro donde poner una mesa para dibujar ya que carezco de una casa para vivir. Veo también con mucha tristeza cómo se va perdiendo mi colección de caricatura cubana, que es, según dicen, la segunda del país y son más de quinientos dibujos de los más importantes de los últimos cincuenta años. Me he acercado varias veces a algunas instituciones y organismos (UNEAC y PCC Provincial) y no solucionan mi problema. Esa es, al parecer, la atención que merece un humorista gráfico que por más de veinticinco años se ha sentido bien cubano en Cuba, sin renunciar a ello ni claudicar jamás.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

BERMÚDEZ: Me río con facilidad. Es muy difícil verme triste o de mal humor. Los chistes que prefiero para reírme a lo grande son, claro, los chistes míos.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

BERMÚDEZ: En una reunión de amigos conocí a una bella muchacha y para ganarme su admiración decidí hacerle un dibujo. La joven aceptó posar. Sería un retrato. Nervioso empecé a dibujar con esmero y profesión su rostro y así estuve por varios minutos. La muchacha sonreía y yo notaba en su cara el cansancio. Sudoroso, después de más de media hora intentando hacer un retrato fiel a su cara, le entregué el dibujo luego de comprobar que estaba perfecto, que los cánones de la academia estaban allí, etc. La joven, después de mirarlo bien, se acerca a mí, me da un sonoro beso y me dice, sonriendo: “Bermúdez, eres el mejor. Te quedó muy bien esta caricatura”.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

BERMÚDEZ: Me identifico con algunos humoristas gráficos cubanos a los que admiro, respeto y hasta envidio. Son ellos: Abela, Chago, Posada, Manuel, Ajubel, Carlucho, Ares y Boligán.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

BERMÚDEZ: Sigue haciendo ese buen humor y un consejo sano, sanísimo: Que tan pronto como te sea posible, publiques esta entrevista.

Ricardo Bermúdez - Humor gráfico
Ricardo Bermúdez - Humor gráfico
Ricardo Bermúdez - Humor gráfico