Entrevista a Alfredo García

Humorista gráfico. Ecuador.

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

ALFREDO G: Siempre he sido de perfil bajo en mi vida; pero, con las actividades que venimos haciendo con el Comic Club y que atraen a mucha gente, ha llamado la atención de los medios y se ha vuelto algo común que nos entrevisten. De lo contrario, le huiría a las cámaras o a las grabadoras. Entre otras cosas, porque lamentablemente lo que uno dice, no es siempre lo que uno ve reflejado en la entrevista terminada; a veces terminas diciendo cosas que nunca dijiste y eso no es agradable.

 

PP: En este año 2011, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

ALFREDO G: Lamentablemente a nivel televisivo o radial, los productos manejan mucho el doble sentido, difícilmente se ve ahora el humor blanco, aunque hay buenos productos como La Tremebunda Corte, que es una parodia del programa del recordado Tres Patines. De teatro no sé mucho, aunque han tenido mucho éxito presentaciones como La Vecina, o el Monólogo de Pinargotti, aunque regularmente se manejan con el doble sentido. A nivel gráfico, hay muy buenos caricaturistas que captan bien la escena nacional, como Bonil.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

ALFREDO G: Bueno, la verdad habría que preguntarle primero a Julio Iglesias, que es el único animal capaz de tropezar dos veces con la misma piedra y para colmo de males con el mismo pie... Nunca dijo por cierto si le había salido un humorista en una de ellas. No sé si se podría decir lo mismo de mi país; pero, si hay gente con un muy buen sentido del humor y buen manejo del humor. El mencionado Bonil, que publica sus caricaturas en Diario El Universo, es muy bueno.

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír”?

ALFREDO G: Es posible que sí. Bueno, al menos científicamente se dice que se necesitan más músculos para reír.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

ALFREDO G: Bueno, yo no soy humorista, propiamente; soy Arquitecto y ejerzo mi profesión, aunque siempre he sido un asiduo lector (de casi todo, pero preferentemente Historia, Antropología Cultural, Arquitectura y Construcción, Ciencia y comics). Actualmente hago guiones de comics y me parece que nunca está de más una cuota de humor, que te haga más llevadera la lectura, inclusive en los comics de tipo histórico como Memorias Guayaquileñas, una colección del plan editorial del Municipio de Guayaquil, que cuenta la historia de mi ciudad en formato de historieta. Cuando se me encargó hacer los guiones, pedí se me diera carta blanca para profundizar en la humanidad de los personajes históricos, porque los textos los presentan siempre como personajes de piedra que jamás ríen ni lloran, ni sufren, cuando son simples seres humanos, que pasaron a la historia por sus hechos, pero que siguen siendo humanos. Y cuando no se ha podido, porque se conoce muy poco del personaje en su faceta familiar o informal, para ello se introduce a narradores (un joven que gusta de leer contra otro que no; un par de enamorados; etc.), que son los que llevan el desarrollo de la historia y ponen la cuota de humor. Y ha dado excelentes resultados, ya que esos comics son los más solicitados. Aparte, cuento con propuesta propias que pronto saldrán a la venta, como El Bateman, una parodia del Batman de la TV de los 60, que es como coger a un superhéroe y a un pelotero (no sé cómo les digan allá a los que juegan fútbol en la calle), meterlos en una licuadora y lo que sale es... ¡El Bateman! (y así otros como Chupeman, Flush, Vela Verde, Chanchúbela, etc); o, Comando EC, Para matar a Hitler, que es una visión paródica de la Segunda Guerra Mundial, donde un comando de soldados ecuatorianos es seleccionado para matar al Fuehrer.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

ALFREDO G: Supongo que se nace, aunque pueda haber influencias del entorno. En mi caso, del lado materno, los Baquerizo tienen un muy buen sentido del humor.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera en el humor hasta el día de hoy?

ALFREDO G: Lo mejor, la acogida de los comics que estoy guionizando; lo peor, la hasta ahora falta de apoyo de empresas e instituciones, salvo por el Municipio de Guayaquil, lo que es un caso excepcional y en parte se debe a que el Director de Cultura de esa entidad es un gran coleccionista de comics.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

ALFREDO G: Si está bien contado sí y no importa el tipo de chiste.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

ALFREDO G: Como anécdota, lo que me dijo una madre de familia encantada porque sus hijos, que nunca habían oído de personajes míticos del Ecuador como el Tintin, la Viuda del Tamarindo, etc., ahora jugaban con estos personajes, luego de haber leído Leyendas Guayaquileñas III y le agradaba el sentido del humor que se le había dado a la historia.

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

ALFREDO G: Me agrada mucho Quino; pero, también me agrada y trato de emular eso, al humor que autores de comics como Stan Lee, Peter David y otros, insertan sus comics, dándole dimensión humana al personaje. Eso en lo gráfico. Fuera de lo gráfico, recuerdo mucho el humor de Cantinflas, Tres Patines, Pepe Biondi y muchos otros, que nos divirtieron sanamente.

 

PP: ¿Qué me aconseja a mí como humorista?

ALFREDO G: Empezar por reírse de uno mismo, que es lo mejor.

Alfredo García - Humor gráfico
Alfredo García - Humor gráfico
Alfredo García - Humor gráfico