Entrevista a Percy (Percival Eaglehurst)

Humorista gráfico. Chile (1922-2013)

PP: ¿Le gusta que le hagan entrevistas?

PERCY: Sí, me gusta porque es la oportunidad de explicar cuál es mi intención en lo que expreso en "mis monos" y en especial con mi personaje "Pepe Antártico", que a la fecha lleva 64 años de publicación diaria en periódicos de mi país.

 

PP: En este año 2013, ¿cómo ve el estado del humor en el país donde vive, en televisión, radio, teatro, literatura y gráfica?

PERCY: Creo que en la actualidad es penosa y decayente. En alguna medida creo que se debe a los problemas mundiales contaminantes. Mucho odio y violencia en la política y aspectos generales que encabezan las envidias sociales y hasta deportivas. Todo se traduce en el dinero como factor único de felicidad. Lo observamos diariamente sobre todo en la TV, donde la publicidad comercial abarca -muchas veces- mayores espacios que la información cultural y de entretención. Hay poco espacio para el humorismo literario, gráfico. Las editoriales más grandes del país, como lo fue por ejemplo Zig-Zag, dejaron de serlo, prefiriendo muchas veces transformarse en impresores de envases comerciales en general. La radio escasamente tiene programas donde el humor es el protagonista principal y como lo fueron antaño los tan escuchados radioteatros. El teatro a nivel de espectáculos es quizás donde encontramos un humor más visible y explícito.

 

PP: En varios países de América Latina se dice: "Mi país es un pueblo de humoristas", "en mi país, tú mueves una piedra y sale un humorista", etc. ¿En el país donde vive se dice lo mismo?

PERCY: Pienso que el dicho se ha ido borrando y creo que mucho de esto se debe a que hubo una época política en que Chile se llenó de odio. Pese a todo, nuestro país está formado por gente ansiosa de felicidad a través de la amistad, el compañerismo, la familiaridad, el amor. Los problemas permanentes de la naturaleza los hemos sabido tolerar y superar gracias al humor. Tenemos algunas otras frases características que se dicen ante los grandes problemas tales como "hay que seguir poniéndole el hombro" y/o "tomémosnos un trago compadre".

 

PP: ¿Es verdad la acuñada frase: "Es más fácil hacer llorar que hacer reír?

PERCY: Obvio que es más fácil hacer llorar que hacer reír. La prueba mejor: quítele un juguete a un niño. Lo más probable es que llore y si no, es capaz de dejarlo a usted llorando por el dolor de la patada o del objeto que le lanzó. Todo depende del estado anímico de cada uno; existen personas que ríen fácilmente, otras necesitan mayor estímulo para sacarle una sonrisa. Sin embargo, estos dos grupos, con toda seguridad, llorarán frente a una escena triste. Hacer reír, pienso yo, es como tener una varita mágica. El chiste, la mueca, el salto divertido o lo que utilicemos para hacer reír siempre será bueno. En lo personal, yo utilizo el chiste o la broma; son mis armas o medios de conquista, ya sea en el amor, en la amistad y en el compañerismo. En todo caso, ambos son necesarios en la vida, tal como la sal y el azúcar​.

 

PP: ¿Cuándo decidió hacerse humorista?

PERCY: Desde niño siempre quise ser útil y sentirme amigo de la gente que me rodeaba. De la misma manera seguí siendo así, en todo lugar que tenía que estar, aún cuando fuera por corto tiempo. Ser agradable al trato. Y así sigo hasta el día de hoy. En lo personal yo no me siento humorista, sino simplemente un agradecido de la vida, y eso es lo que proyecto. Pero si tengo que marcar algunos inicios más potentes en el humor creo que fue cuando comencé a hacer amistad con artistas teatrales, quizás ahí demostré en forma más fuerte mi humor contando chistes y situaciones que celebraban y posteriormente las ponían en escena enriqueciéndolos con sus participaciones. Ello permitió que, al poco tiempo, yo comenzará a escribir libretos. Por otro lado mientras realizaba mis estudios de Pedagogía en Artes Plásticas y Publicidad, trabajaba en un diario de la tarde ilustrando crónicas, cuando no se obtenía la foto respectiva. Y ahí fue cuando, en una ocasión que no llegaban de Argentina las tiras (historietas cortas) del dibujante Divito, el director del diario me llamó para que hiciera por unos días, tres o cuatro historietas con un personaje que yo debía crear. Ese fue exactamente el momento que creé a Pepe Antártico, que ya cumplió 64 años y el que me permitió ganar el Premio Nacional de Periodismo en Dibujo el año 1969.

 

PP: ¿El humorista nace o se hace?

PERCY: Creo que el humorista profesional nace, algo viene en los genes que llegado el minuto brota y se da a conocer. En mi larga trayectoria profesional como profesor y periodista del dibujo, creo que el humor, ha sido un pilar importante en mi vida que la ha fortalecido y me ha dado motivos suficientes para sentirme feliz y pródigo en contaminar a quien acepte mi amistad.

 

PP: ¿Cuál ha sido el mejor y el peor momento de su carrera hasta el día de hoy?

PERCY: El mejor momento de mi vida fue cuando mi padre y mi madre decidieron crearme. !Excelente idea! Pero imagino que tu pregunta va dirigida a mi vida profesional y el mejor momento fue cuando recibí el premio más alto en distinción de beneficio público en la comunicación visual y para nuestra conducta y salud mental: El Premio Nacional de Periodismo en Dibujo en el año 1969, y como en esa época no se postulaba a dicho premio, éste constituyó una gran sorpresa para mí. El peor momento de mi vida, también sorpresa fue cuando el Rector de la Universidad Técnica del Estado, durante el gobierno militar, decidió echarme de la universidad, donde yo ocupaba el cargo de Vicerrector de comunicaciones, con la gravísima acusación de "ser amigo de los comunistas". Yo no era comunista, pero era amigo de los comunistas. No es el momento para explicar cuál fue mi defensa, pero quizás vale la pena algo que dije en la oportunidad, porque se presta para señalar que el humor es una muy buena defensa. Me explico: la situación ocurre en la oficina del rector militar. Lo acompaña otro militar que llevaba en un libro una larga lista de profesores, todos ellos, al parecer, comunistas.

Rector: ¿Niega que son amigos suyos?

Yo: No, por el contrario, son además colegas. Ah, ahí está también mi vecino, a quien traigo siempre en mi auto.

Rector: Entonces, reconoce que es comunista.

Yo: No, pues. O sea, ¿porque ellos son comunistas yo también lo soy?

Rector a coro con ayudante: Por supuesto, no lo puede negar.

Yo: Entonces usted, señor, es maricón.

Rector: (indignado se pone de pie y señalándome con el dedo) Fuera de aquí. ¿Qué se ha imaginado?

Yo: No me he imaginado nada, sólo saco las mismas conclusiones que Ud.

La historia siguió y nada de esto sirvió. Me echaron, no me pagaron lo que correspondía, pero lo que más me dolió fue la ceguera con que el odio puede envolver a un ser. Nunca pasará por mi mente odiar a los que no piensan como yo.

 

PP: Como profesional del humor, ¿se ríe fácil? ¿Con qué tipo de chistes?

PERCY: Me río, sonrío y gozo con todo tipo de chistes y situaciones que lo ameritan. Obvio que siempre hay chistes más graciosos que otros. Esto depende del momento, y de quién es el que lo dice o lo cuenta.

 

PP: ¿Alguna anécdota relacionada con su profesión?

PERCY: Tengo cientos de anécdotas, pero creo que lo más viene al caso es la siguiente: Se me invitó a una ciudad cercana a Santiago a participar como jurado de un concurso libre de comics para todo concursante. Decir todo concursante, significó que cientos de dibujos llegaron para participar. Después de un arduo trabajo de selección, quedaron los tres primeros lugares y de cuyos autores sólo conocimos sus seudónimos, pues sus verdaderos nombres estaban en sobre cerrado hasta el momento de la premiación. Llegó el día esperado, tanto por los concursantes como por los habitantes de la pequeña ciudad en general, ya que la premiación se celebraría en la plaza principal de ésta. El acto era toda una fiesta. Después de hacer entrega de varios premios, se llegó a los tres primeros, pidiéndome el alcalde que yo entregara el premio al primer lugar. Llegado el momento, se abrió el sobre con la expectación esperada y se dio el nombre del feliz ganador. Era un joven que me dio la impresión ser un estudiante. Mientras los aplausos no cesaban le entregué el premio y una vez que el silencio lo permitió, quise conversar con el muchacho. Le pregunté si estudiaba y me dijo en breves palabras que su situación económica no se lo había permitido y por eso trabajaba. Dirigiéndome a él con los brazos abiertos para darle mi felicitación le digo: “Este es uno de los muchos abrazos que recibirás, ya que estoy seguro todos en tu trabajo vendrán a abrazarte y felicitarte por tu extraordinario talento”... Apenas estaba diciéndole esto, una verdadera explosión de carcajadas tronó en el ambiente. Mientras tanto, yo miraba al gentío y no me explicaba que había hecho reír de esa manera a toda la gente que allí estaba, por lo que decidí hacerle la pregunta directamente a él, quien me respondió: "es que yo soy el cuidador del cementerio, señor".

 

PP: ¿Con cuáles colegas se identifica?

PERCY: Es difícil después de tantos años identificarse con algún humorista. Pienso sí, que en mis comienzos siempre estuve influenciado por los artistas argentinos de mi época y puede haber quedado algo de ellos en mi aprendizaje.

 

PP: ¿Qué me aconsejaría a mí como humorista?

PERCY: ​Cuidar de no ofender. En el humor suele recurrirse a veces a personas con defectos físicos, homosexuales o con otros problemas.

Deseo sinceramente que la suerte te acompañe y tu empuje de comunicador continúe con tu apoyo a todos los "moneros" existentes y para los que comienzan siguiendo nuestros pasos.

Entrevista a Perci Eaglehurst - Humor
Entrevista a Perci Eaglehurst - Humor
Entrevista a Perci Eaglehurst - Humor