Silvia Schujer

Escritora argentina

¿Por qué te gusta hacer reír a tus lectores infantiles?

¡No! ¡No me gusta! Lo que yo quiero es que mis lectores sufran, se amarguen y, si es posible se desmayen de pena. Que ya desde las primeras líneas del cuento o de la poesía, se les haga un nudo en la garganta y tengan que salir corriendo a buscar un pañuelo para secarse las lágrimas y sonarse la nariz. Y que si no encuentran pañuelos y están leyendo en la cama, usen las sábanas. Y cortinas si las tienen cerca. Eso es lo que quiero. Pero ocurre que me pongo a escribir y todo me sale al revés.<--break->

 

El humor que haces en tus libros: ¿cómo se te ocurre?

Contesto seriamente. Perdón: seria demente… digo seria, de mente:

Escribir con gracia es mi venganza contra la desgracia, es decir contra todo lo que me hace sufrir y no puedo evitar.

 

¿Qué te gustaría decirles a los lectores de Humor Sapiens?

A los lectores les pido

con el permiso de Pepe

que sepan que lo que digo

no son palabras al cuete

 

Las risas siempre son risas

Las penas apenas son

me quedo con las primeras

que arrasan raza y razón.

 

Y de este universo en verso

me hago humo con humor

porque querría que rían,

en vez de ir tanto al doctor

 

¿Puedes hacer una breve autobiografía para Humor Sapiens?

Nací en Olivos, provincia de Buenos Aires. Cursé el Profesorado de Literatura, Latín y Castellano y asistí a numerosos cursos de perfeccionamiento en el área de letras. Fui directora del suplemento infantil del diario La Voz y realicé colaboraciones en distintos medios gráficos. He desarrollado una extensa labor orientada a los niños en la Secretaría de Derechos Humanos del gremio de prensa y he sido coordinadora general del Departamento de Promoción y Difusión de Libros para Chicos y Jóvenes de Editorial Sudamericana.

En reconocimiento a mi labor literaria he recibido numerosos premios y distinciones. Entre otros, el Premio Casa de las Américas 1986 por mi obra Cuentos y chinventos y el Tercer Premio Nacional de Literatura por Las visitas, otorgado por la Secretaría de Cultura de la Nación, Buenos Aires, 1995. Las visitas, además, integré la lista de honor IBBY en 1994.

Entre mis más de cuarenta obras publicadas se encuentran Oliverio Juntapreguntas, Puro huesos, La abuela electrónica, Canciones de cuna para dormir cachorros, Pasen y vean –canciones de circo- y, en Alfaguara, El tren más largo del mundo, Mucho perro, Las visitas, La cámara oculta y El tesoro escondido.